EL NEGRO FUTURO DE LOS PREMIOS LITERARIOS

-Has engordado, Daphne.

-Yo también me alegro mucho de verte, Margaret.

-Le han dado el Premio Alfaguara 2015 a Carla Guelfenbein.

-Me congratulo por ella, es una buena escritora.

– ¿Te “congratulas”, Daphne? Eres una cursi amanerada.

– No has mojado esta Semana Santa, ¿verdad, Margaret?

– (…….)

– ¿Te pongo un gin-tonic, mi sargento? Te tiemblan las manos.

– Sí, gracias. Yo también me alegro por Carla. Además sospecho que va a ser la última escritora agraciada con el Premio Alfaguara.

-¿Por qué dices eso, Margaret? Dale un par de sorbitos a la copa y ya verás cómo te sientes mejor.

Carla Guelfenbein revive la dictadura chilena en 'Nadar desnudas'

– Lo digo porque en Penguin Random House no son muy partidarios de estos premios. El galardón de Alfaguara venía con el paquete que compraron el año pasado y, me da a mí, que no están muy cómodos con él. Recuerda que en 2011 se cargaron el Premio de Novela Ciudad de Torrevieja (que concedía Plaza & Janés y que con un paquete de 360.000€ llegó a ser el premio mejor dotado de España). Y poco después eliminaron el Premio Jaén de novela, sobre el que dijimos alguna cosita en este blog. ¿Recuerdas?

-Recuerdo. Pero el Premio Alfaguara acerca las dos orillas, fomenta la literatura en castellano, estrecha lazos entre culturas hermanas  y esas cosas que se dicen, ¿no? Además se trata de una herramienta rentable de marketing.

– He estado haciendo las cuentas, querida e inocente Daphne, y la Guelfenbein tiene que vender más de 87.500 ejemplares (a 20€ de PVP por libro) para que la editorial haga negocio (gane al menos 1€) con el premio. Y eso sin contar lo que se gastan en promoción y en producción.

– Sí, la verdad es que es una cantidad alta en los tiempos que corren. ¿De dónde sacas esa cifra, sargento?

-La ganadora se embolsa 175.000 dólares americanos y en las bases (aquí) dice: “El importe del Premio retribuye la cesión de todos los derechos de explotación de la obra premiada en cualquier forma y/o modalidad hasta cubrir su totalidad, percibiendo el autor, una vez superada esta cifra, el 10% en las ediciones en tapa dura y/o rústica, el 7% en las económicas o de bolsillo”. He considerado la paridad entre Euro y Dolar.

-Ya, pero Penguin Random House debe competir con el Grupo Planeta, que tiene todos los premios literarios importantes (Planeta, Nadal, Primavera, Fernando Lara, Biblioteca Breve, Espasa de Ensayo, Azorín…); no se pueden quedar sin ningún galardón literario.

– Me parece, Daphne, que la que necesita un gin-tonic eres tú. En Planeta, con el cambio de presidente y equipo directivo y, sobre todo, debido al gran desprestigio reciente de estos galardones, se están planteando, cuando menos, “reorganizar” los premios literarios. En breve veremos cambios sustanciales.

– Creo, mi sargento, que la tercera menopausia se te encabrona en las vísceras y te lleva a verlo todo negro.

Carla Guelfenbein

– ¿Quieres la prueba definitiva? ¿Quieres saber de dónde saco la guinda para mi pastel de sospechas acerca de que al Premio Alfaguara le quedan dos siestas? Léete el último artículo de Ignacio Echevarría (aquí).

– No jodas, Margaret. Esta vez no puedes objetar nada a lo escrito por Nachito: denuncia con valentía los amaños de los premios literarios y critica que la editorial se gaste una pasta en fiestas mientras reduce los emolumentos de traductores y otros.

– No, si no me quejo. Lo único que digo es que Ignacio Echevarría y Claudio López Lamadrid son muy amigos. Lo son desde que en los años 80 coincidieron en Tusquets editores. Con mi amiga Miriam Tey.

– Y qué.

– Pues que si Penguin Random House, que encarga muchos trabajos a Echevarría (el último la edición de los pecios de Sánchez Ferlosio en Debate: “Campo de Retamas”), tuviera en el futuro la intención de explotar a lo grande el Premio Alfaguara para promocionar a sus autores en Latinoamérica (con ese objetivo lo creó la editorial cuando pertenecía al grupo PRISA), digo yo, Nachito no se lanzaría a morder la mano de su amigo Claudio (uno de los que más manda en PRH). Un Premio como el Alfaguara (con esos 175.000€ de importe) o lo potencias o te lo cargas; no hay término medio. Entiendo que Ignacio Echevarría sabe algo más de lo que cuenta. Pero esto, claro, es un suponer.

– Me parece que te equivocas, Margaret. Ignacio Echevarría es un buen periodista cultural y su crítica del viernes en El Cultural me parece de lo más honesta. Además, que lo sepas, es un chico muy guapo y así, tan alto y con ese pelo largo y barba de una semana, me pone. Me pone mucho.

– Con tu pan te lo comas, Daphne.

– ¿Te pongo otro gin-tonic, mi sargento?

 

Nota a pie de cañón: ¿Entienden por qué decimos que estamos ganando la guerra?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

35 respuestas a EL NEGRO FUTURO DE LOS PREMIOS LITERARIOS

  1. Los premios literarios deberían ser para obra publicada, como en resto del mundo civilizado, pero esto es españa y hay tantos intereses creados…

    • isabel dijo:

      Ein? Si por resto del mundo no solo te refieres a Uganda y Belice, cuyos premios ignoro, no sé de qué estás hablando. Los hay de todo tipo: a obra publicada, sin publicar, en lengua original y traducida, prosa, verso y drama…

  2. Ire dijo:

    La idea de algún premio para dar a conocer escritores sin obra publicada tampoco es mala. El problema es la proliferación, la cuantía de los premios y, claro, cómo se otorgan esos premio o por qué. El fiestorro y el derroche que suele acompañar a los más sonados también tiene tela. En esta ocasión estoy de acuerdo con Echevarría. No se puede rebajar el sueldo de los empleados de las editoriales para costearlos, porque luego pasa lo que pasa: traducciones pésimas, originales sin corregir, etc, etc, que al final destruyen por completo la supuesta fama o prestigio que esos premios pretenden para la editorial que los convoca. Pero me temo que aunque se ahorre en eventos de este tipo los trabajadores van a quedarse como estaban, con suerte, y poco van a notar esos ‘ahorros’ en sus bolsillos a fin de mes.

    • jose dijo:

      Has dado precisamente con el problema en cuestión. Cuando se plantea un concurso literario sobre inéditos, uno podría pensar que el objetivo es descubrir nuevos autores, sin embargo es difícil pensar en autores reconocidos que no se hayan llevado alguno de los premios gordos en españa (y si no se los han llevado probablemente sea más porque no trabajan con la editorial que los otorga que no por que pasen de presentarse a semejantes chanchullos).
      Cuando un autor gana el Pulitzer o el Booker (por poner dos ejemplos) las ventas de la obra suelen incrementarse mucho porque el premio atrae a lectores que saben que el premio en cuestión viene avalado por un marchamo de calidad (luego ya te puede gustar la novela o no).
      Incluso obras nominadas (la tendencia es a hacer varias listas para que más novelas se puedan aprovechar de la promoción y el prestigio que aporta estar en esa lista) se benefician de ello.
      Nada de eso pasa con los premios españoles, ya ni siquiera el Nadal que en su día si gozó de cierto prestigio ya que sí cumplía la función de descubrir autores nuevos, goza del prestigio suficiente para atraer lectores.
      Y el Planeta está muy de capa caida. Si uno comenta entre lectores habituales el Planeta es casi más un desprestigio que otra cosa (aparte de ser bueno para la cuenta corriente de los ganadores). De hecho una buena novela que gane el Planeta probablemente se encontrará con bajas ventas ya que no satisfará las aspiraciones de puro entretenimiento del lector habitual de premios Planeta, ni atraerá a los lectores que podrían disfrutar de la obra, ya que estos desconfiarán del premio.

      Desde luego no estaría nada mal un premio a novelas de autores inéditos, pero no veo a ninguna editorial apostando por ello

  3. “La gran comilona del Ritz no deja de suscitar algunos escrúpulos, al menos a la distancia.” (¿A quién? ¿Cómo? ¿Perdón? ¿Mande? ¿en dónde?) Pero muy pronto: “Ya saben, pues, los comensales del Ritz, quién pagó las copas.” (¿?) Ah, ya, claro… ¡la distancia!

  4. Ari dijo:

    Lo de los premios literarios en España es como las elecciones en Corea del Norte: todo el mundo sabe quién va a ganar antes de que se abra el sobre. Un despropósito, vamos.

    P.D.: La Patrulla de Salvación debería dirigir sus miras al último ganador del Premio Minotauro. Con decir que llamar ‘novela’ a ese engendro literario es un halago… Más bien parece la traslación en papel de una partida de rol diseñada por unos adolescentes poligoneros que creen que Anne Rice debería ganar el próximo Nobel de Literatura.

  5. Mulato Geek dijo:

    Nada que objetar al fondo del artículo de Echeverría, pero como allí -en el Cultural- no se admiten comentarios he de ponerlos aquí, a sabiendas que el buen hombre se pasará por casa a ver que se retrocomenta de un post suyo.
    Resulta que Don Echevarría ha utilizado ostentosamente TRES (1,2,3) veces el vocablo ostentar, en diferentes conjugaciones. ¡En un texto de solo 626 palabras!
    Tenía a mano según el contexto, otras alternativas como exhibir, demostrar, alardear, hacer gala y muchas más, que el castellano rico, rico es, para según que cosas. No sé si semejante estreñimiento léxico fue voluntario o se le escapó, pero es que si se ejerce de Inquisidor Mayor hay que saberse el Santoral de memoria. Digo yo.

  6. ¿Hace una porra sobre en cuánto dejarán la pasta del premio Planeta en las próximas ediciones? Yo voto por 300.000€

  7. Ameba dijo:

    “Conmueve a veces el crédito que en según qué países de Latinoamérica se concede aún a los premios literarios que se dan en la península” dice Echevarría y luego agrega “Pero allí -lo juro- todavía hay quien se piensa que ostentar en un palmarés (…) significa algo más que una buena operación por parte del agente literario de turno”, a mi lo que en realidad me conmueve es que Echevarría piense que en Chile -o en cualquier otro lugar del planeta- los agentes literarios, las editoriales, los lectores avezados, se crean que ganar este o este otro premio literario literario implica, necesariamente, que escribes buena literatura. Por su puesto hay premios respetables, y uno sabe que ganarlos significa algo más que hacer una raya en el agua, sin embargo, todos sabemos también que esto no es así en la mayoría de los casos y que ganar un premio literario es, básicamente, un asunto de buena gestión política. El fenómeno al que se refiere Echeverría, el fenómeno del “ha ganado el Planeta y por lo tanto tiene que ser bueno” sólo es aplicable a los lectores poco entrenados, pero esto no sólo en Chile sino en cualquier parte del mundo.

    En Chile como en España hay editoriales, y las editoriales dirán y harán lo que sea necesario para que los libros que publican se vendan. Ahora, en Chile, a Carla Guelfenbein (que sí, está bien…pero sólo bien, tampoco nos pasemos), le harán una entrevista tras otra, la invitarán a dar conferencias, visitará todas las Universidades, y, con suerte, puede que alguna cadena de televisión (como TVN por ejemplo), haga un programa especial mostrando su trayectoria literaria, comenzando con sus primeros años de vida hasta llegar al momento de recibir el premio (aunque esto último sería más probable si Carla nos deja pronto, ya que en Chile se recortan minutos de programas de variedades y “realitys”, sólo si un escritor, pintor, músico, etc., chileno medianamente conocido se muere, o si dos docenas de mineros quedan enterrados bajo tierra. Que los chilenos no son tan cándidos como los quiere ver Echecarría). Y el caso seguirá siendo que, por mucho que parezca que quienes anuncian al premio y a la ganadora y al libro como el punto de inflexión de la literatura (o cualquier frase similar con que se adorne la entrega de un premio literario), los únicos que se lo creen al 100% siempre, son los lectores poco atentos, todos los demás (el compi de editorial, el profe de literatura que presenta al ganador en una charla en la universidad, el crítico literario con ganitas de escalar, etc.), saben lo que realmente vale el libro y el autor, pero, en caso de que ese valor no sea afín a sus intereses, se va a quedar bien calladito y va a tirar para el mismo sitio hacia donde tiren todos los demás.

    Echeverría vuelve a repetirnos algo que ya sabemos, pero además con el agravante de creer que porque en un país latinoamericano, por ejemplo Chile, se le de bombo y fiesta a la recepción de un premio literario de origen español, esto sea por respeto, por admiración, o por algún otro sentimiento que vaya más allá de un afán comercial. Que ya lo dicen los mismos chilenos “en todas partes se cuecen habas”.

  8. Pingback: EL NEGRO FUTURO DE LOS PREMIOS LITERARIOS (Patrulla de salvación) | Libréame

  9. julian bluff dijo:

    Cuando he leído el título de la entrada, he pensado en un premio literario destinado a “hegros” esto es, escritores anónimos que les escriben sus novelas (bueeno, una parte; tampoco vamos a exagerar) a otros conocidos. ¡Y hasta excelentemente reputados por la crítica! Estaría bien ¿no creen? Averiguar a partir de las novelas de los “negros” la identidad de sus “negreros”. El galardón ¡cómo no! sería “El Plato de Lentejas de Plata”. Seguro, seguro, que se presentan unos cuantos. 😉

  10. Hanna dijo:

    Estoy tratando de entender las razones, si las había, por las que se me censuró un comentario que envié ayer por la noche y que incluso llegué a ver publicado. Si llego a entenderlas, vuelvo. Pero lo cierto es que no había en él sino lo que publicaron en su momento diversos medios. En fin, on verra.

  11. Pingback: EL NEGRO FUTURO DE LOS PREMIOS LITERARIOS | Lit...

  12. Sisi Emperatriz dijo:

    Es decir, que nos estáis dejando caer que Ignacio Echevarría, que va de gran defensor de la honestidad literaria, es solo un mercenario del capital y del amiguismo que ha recibido la orden de cargarse el Premio Alfaguara… Y que Claudio López Lamadrid, descubridor nada menos que de Elvira Navarro, Gonzalo Torné o Daniel Gascón, es el verdugo. Pues mira, sí, no sé por qué ni siquiera me sorprendo.

  13. Inma dijo:

    Interesante

  14. yung beef dijo:

    mira que sois pringaos…wack niggas escritorzuelos.. dejad que los hustler hagamos nuestra pasta gansa y el que quiera ser dostoievski que con su pan se lo coma..money makes the world round round..no puedes pararlo pues hazlo girar…snitches!

  15. yung beef dijo:

    yo no me imagino a un violinista enamorado de la musica y de su instrumento enfadado porque a shakira le dan un grammy latino… mezclais el arte y el bisnes y sois pateticos…

    • Totalmente de acuerdo carne. Con ambos post. Dicho eso sí -si se me permite- desde mi patetismo pre-vigoréxico tipo siglo XX. La creación es una necesidad, el bisnes, como mucho, una consecuencia. Right?

    • Hombre, si el violinista está pidiendo en el metro y Shakira en su piscina de Miami…

      Una de las características de nuestra época es que el capitalismo se apodera del arte y éste pasa a ser un producto de consumo. Consecuencia lógica: desaparece el arte y sólo hay “bisnes”. Y sabemos que el “bisnes” no es amigo de la complejidad creativa ni del esfuerzo receptor.

      • Nein Condón -¿me permites que te tutee?-, el arte no tiene nada que ver con metros o piscinas. Que un artista sea pobre o poco “famoso” -o nada- no le hace menos artista. Eso sí, muchos se perderán su arte, que es otro asunto. El acto de crear no tiene nada que ver con crear para muchos. Pienso. Muchos grandes artistas han vivido de trabajos nada relacionados con su actividad creativa. ¿No enterraron a Mozart en una fosa común para pobres pobrísimos? -o eso salía en la película de Milos Forman… que tampoco me he leído su biografía la verdad-. Eso de que el artista tiene que ser rico y famoso es una moto interesante que compran por lo general los comunistas core -con perdón-. No, Shakira -piscina incluida- no es mejor artista que Mozart. Sorry.

  16. Hanna dijo:

    He volvido, que no vuelto, conste ante quien haya de constar, lo que significa que he entendido y no. Explicada esta parte con absoluta claridad en lo que me concierne, diré que, aunque no comulgo con aquello de vale más una imagen que mil palabras (o una exposición oral a mil escritas, por qué no), juro que en este caso me habrían sobrado todas las críticas del mundo -cualquier mundo y la crítica más honesta y acertada- para decidir que se leyera el libro Rita -cualquier Rita, incluida la alcaldesa mayor de mi pueblo, que sufre de calores diversos-, tras haber oído esta voz autora y premiada. Por cierto, dejad correr al youtube siguiente, hacedme ese favor, ahí está lo mejor, y se pasa bien y por y para qué negarlo, aunque tampoco es preciso escucharlo hasta el final, ni hablar: “En mi familia habíaN (?) secretos relacionado a la dictadura”. Vaya por Dios, todas las familias son asín, Carla…
    .

  17. Hanna dijo:

    Perdón, me refería a este
    .

  18. “habían” Hanna 🙂 Brilliant. ¡Virgen del Carmen! -con perdón-, la veo mucho mas desmejorada que en la foto patrullera. (Si fuera tío diría lo mismo just-ing-case) ¿Escribe bien? Si alguien lee la novela que se chive. Pliz.

  19. Hanna dijo:

    ¿Desmejorada? Es que en la foto de Patrulla la mostraban muy ‘ameliorada’, Nic, ya sabes, un apaño por si alguien le premiaba concretamente la mirada perdida azul, pero diría que esta señora no suele perder así como así pero ni la mirada… Y no, no hay laísmo, leonés, nunca cuando puedes jugar con LO/LA: lo dejo/la dejo de momento (autor, autora, libro, novela…), cosa que no puedes hacer con LE, idéntico para masculino o femenino: le juré amor eterno (a él, a ella, a León, a la suegra), jamás ‘la juré’, por ejemplo, lo que gustes jurar… (¡ay, Señor, estos madrileños, segovianos, santanderinos, burgaleses, abulense, vallisoletanos, etc., etc., qué cruz!)

  20. …leoneses… 😉 Gracias Hanna. Mi cerebro no registra ciertas cosas. El lenguaje está, para mí, en el lado no racional. No es aprendido. La gramática es un a posteriori -latinajo, I know…- que respeto, pero para el que soy sordo. Por desgracia. No poseer la gramática es un sinvivir.

  21. jose dijo:

    Como en España no es en el único sitio donde se montan tinglados con los premios literarios, comentar que este año se ha armado una buena con las nominaciones del Hugo. Es que donde se ha visto que un premio de ciencia ficción lo gane una mujer o alguien que no sea blanco, así vamos.
    Eso sí, los argumentos son maravillosos tipo hemos saboteado las nominaciones pero es que los premios se estaban volviendo demasiado literarios (se ve que cuando los nominados eran Ursula K Leguin o Asimov no lo eran) y además, que la ciencia ficción está para pasar un rato entretenido con naves y lásers y que el prota se acueste con la chica, no para hacer una crónica social o plantearse ideas fuera de un marco realista
    Claro que si tienes detrás del asunto a alguien como Vox Day que calificó a una ganadora del premio como medio salvaje (sí, lo habeis adivinado, es negra) o que habla del error que supuso el sufragio femenino, uno ya puede esperar el calado del asunto.

    Hasta el bueno de George R R Martin se ha pronunciado sobre el asunto

Los comentarios están cerrados.