EL CIELO DE PEKIN de Miguel Espigado

¿Necesita una crítica un libro que contiene su propia teoría? Este es uno de esos libros que parten de un concienzudo trabajo teórico previo, y Espigado uno de esos autores a quienes les gusta explicar sus planteamientos y métodos en el interior de la obra, convirtiéndolos así en material literario. Si a esto sumamos la coherencia con que ha mantenido los principios que reivindicó para sí cuando le entrevisté el año pasado, la necesidad de esta reseña se pone en serio entredicho. El libro en cuestión revitaliza al crítico cual elixir, y lo dota de renovado vigor para arremeter contra la literatura adusta del canon predominante. Así, su conflictivo mundo interior pasa a un primer plano, y da lugar a tramas de relaciones personales. Quizás por ello se lee mejor como una renovación de la novela de género antes que como una tentativa estética de última generación. Cierto es que Espigado siempre había defendido la hibridación de la literatura con la ficción audiovisual, aunque más bien desde la idea de reciclar esos códigos en literatura elevada y experimental.  Si, además, los discursos imperantes de nuestro tiempo (la publicidad, la moda, el fin de las ideologías fuertes, el abandono de la religión…) llaman a mensajes soft, frívolos, sin demasiada seriedad, el autor redobla la carga ontológica de sus obras, imponiendo gravedad a cada escena y cada reflexión, y valiéndose de la literatura para reciclar lo mundano en sublime o trascendente, en guerra declarada contra la mediocridad. Espigado no disimula su orgullo al saberse independiente de la actitud de moda, lo que no solo se manifiesta en su estilo (aunque menos abundante en arcaísmos que obras anteriores), sino también en los temas elegidos y en la idiosincrasia subyacente en la obra.

Como alegato total en contra de la corrección política en todas sus variantes puede provocar en el lector la sensación de haber despertado de un hechizo que mantenía sus lecturas actuales sometidas a una subliminal forma de censura; la auto impuesta por los escritores –a menudo inconscientemente- para mitigar sus íntimos prejuicios, odios, miserias, deformaciones, eliminando cualquier ambigüedad en el sentido final de sus textos que pueda hacerlos sospechosos de disidencia de la causa global a favor de las víctimas y la armonía social.

La vida como expresión, donde nunca el final es tan importante como el proceso. La vida como work in progress. Road movie. Como Making of de una identidad, de una vida. La génesis de una vida como la génesis de una literatura.

Miguel Espigado.

-¡Margaret! ¡Socorro! Hay un virus informático horrible avanzando por el pasillo. ¡¿Qué podemos hacer?!

-Déjame a mí, Daphne. Lo voy a echar a escobazos. ¡Fuera maldito bicho!

– ¡Margaret, nos ataca, estamos perdiendo la conexión!

Piiiiiiiiiiiiiiiiii

CTRL+ALT+DELETE

[30 minutos después se restablece la conexión  a internet en el cuartel general de la Patrulla de Salvación]

   Estimados lectores: les pedimos disculpas por lo ocurrido. Ha sido un “fallo técnico”.  Estábamos (en su blog) ampliando información sobre Miguel Espigado, autor de El cielo sobre Pekín, en Lengua de Trapo (que llegó ayer a las librerías), y el ataque de un virus maligno ha provocado severos daños en nuestro ordenador. Lo peor ha sido que en el texto que encabeza este “post” se han copiado al azar, y de forma involuntaria, trozos de reseñas que Miguel había realizado sobre los libros de autores como J. Carrión, F. Ferré, V.L. Mora, M. Salmón, C. Velazquez, F. Porta, F. Mallo y algún otro que no hemos conseguido rastrear. Es emocionante, por otro lado, comprobar lo buena persona que es Miguel: no hemos encontrado en su blog ni una mala crítica. Esa de arriba no es la reseña que queríamos hacer de este magnífico libro. A continuación la sargento Margaret -que no ha dormido, queremos pensar que debido a que no podía dejar la “novela”- les va a ofrecer su comentario sobre esta obra de…

-Ya puedes empezar, Margaret.

-………

-¿Margaret?

-¿Si? ….Ah…, ya, lo de Espigado. Un minuto.

[15 minutos después]

-Maaargaret, cariiiiño.

-Que no lo encuentro, nena. Lo llevaba en el bolso. ¡15 folios a dos caras escribí a lápiz esta noche! Además de las anotaciones en los márgenes. Y te juro que me encantó. Este libro me ha hecho replantearme la vida. Ya sabes: a donde vengo, de donde voy…

-Será al revés ¿no?

-Bueno, ¡qué más da!

[5 minutos más tarde se oyen ronquidos]

-¡Margarita, leñe, despierta!

-ZZZZZZZZZZZZZZZZZ

Soy Daphne. Esto está degenerando. Les aviso: a este blog le quedan dos telediarios. Yo, desde luego, así no puedo trabajar. Esto ni es serio, ni profesional.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a EL CIELO DE PEKIN de Miguel Espigado

  1. Anónimo dijo:

    Estaba dispuesto a pasar por alto las misteriosamente sinceras reseñas positivas de casualmente Mallo, Carrión, Mora, Ferré, Salmón y un largo etcétera, y darle una oportunidad al libro. Pero la reseña de Contra la postmodernidad, más extensa que el mismo “libro”, selló, para mi, la suerte de Espigado: paso. Lo más curioso es que es un “indignado”, al igual que Ernesto Castro; ¿no se dan cuenta estos chavales del corporativismo que ellos practican? Menos mal que escriben reseñas en Quimera y no son políticos, sino Camps&Cia. serían nada en comparación. Claro, si la sargento indica que merece la pena leer el libro, la creo y a ello.

    • Querido anónimo:
      Es un libro buenísimo. Ha cambiado mi vida. Me ha marcado y me ha gustado mucho. Lo malo es que no consigo recordar por qué.
      Un saludo
      PD: Cuando haga memoria lo llamo y le cuento.

  2. “El cielo de Pekín es una realidad sospechosamente parecida a una película de ciencia ficción, lo cual acojona bastante”. Dicho por el mismísimo Espigado.
    Con eso queda claro todo…” Como dice el Link, (ver infra), debe ser la frase que más le ha impresionado a Fernando F. Garayoa. Supongo que autor de la entrevista.

    El cielo sobre Pekín: http://www.noticiasdenavarra.com/2011/10/19/ocio-y-cultura/cultura/el-cielo-de-pekin-es-una-realidad-sospechosamente-parecida-a-un-filme-de-ciencia-ficcion-y-eso-acojona

    Por cierto, su mención en el largo titular “la uno de los jóvenes y prometedores valores de la nueva literatura estatal”, eso de “literatura estatal” suena a los tiempos de Stalin… Y eso si que “acjn”…Yo no escribo tacos, salvo las nada honrosas excepciones, que en nada vienen a cuento. Ah! se me olvidaba, en Salamanca tambien hay escritores….
    Saludos afectuosoos… Maggie, y Daphne, un poco de Paciencia.

  3. Preocupín dijo:

    Gracias a esta entrada me he ido a su blog, que no conocía, y me he echado unas risas (la mezquindad me domina) con su detalladísimo relato de cómo hace promoción y se siente Iggy Pop (perdón, Afterpop) pero en listo, listísimo. Dónde venderán las pastillas de la genialidad, que a los borricos nos está vedada. De momento, procuraré no leerlo hasta no saber de qué modo cambió la vida de la autora de la (intrigante) reseña, no se me vaya a poner patas arriba mi modesta existencia de lector nada afterafterafterafterpost.

  4. Pues yo lo voy a leer…

    • Es un libro que… cómo podría explicartelo…único, de los que dejan huella. Esta novela de Espigado marcará un antes y un despues en tu vida. Te lo aseguro. Hay pocos libros como este. Nunca mis ojos asistieron a algo de este estilo. Impresionante!! En pocas ocasiones, a lo largo de la historia de la literatura, desde que los hombres prehistóricos empezaron a escribir en la cuevas de Altamira, algo como esto ha salido de una mente humana.
      No tengo palabras, “me se” humedecen los ojos de “emosion”.
      Qué experiencia tan marcante esta de leer este libro!!

  5. Toño dijo:

    Intento estar al día con los libros que salen de nuevos autores. Me gusta leer los blogs de crítica, puedo estar de acuerdo o no con las opiniones, pero antes de juzgar intento leer para opinar. Creo que no se debería críticar de esta forma sin ni siquiera haber leido el libro, cuestión de respeto y profesionalidad. Me gustaría de verdad que pudiesen leerse el cielo sobre Pekín y una vez leido hacer una crítica seria alejada de la crítica fácil que estoy leyendo en los comentarios. Las críticas que he leido en Afterpost son siempre con conocimiento de la obra que se evalua y nunca son críticas porque sí. Yo me he leido el libro y he de decir que me ha gustado. Una primera novela bastante solida y con un estilo narrativo rapido y potente. Espero que podais leerla y analizarla con verdadero rigor y con opiniones serias, Gracias

    • Preocupín dijo:

      De acuerdo en la crítica a la crítica (aceptando mi parte de culpa como anónimo comentador) sin verdadera y justificada crítica. Prometo leerlo y, en todo caso, admirarlo o denostarlo con conocimiento de causa. Eso sí, soy débil y no resisto la tentación de ironizar sobre blogs y artículos cuando asoma la egolatría y el descubrimiento de mediterráneos, pero Toño, quien seas, tienes razón y aquí te la doy.

  6. Pingback: Zzzzzzzzzzzzzz

  7. Me, and ypu... dijo:

    ¿Rigor?, ¿Lectura?. Me parece que pides demasiado. Supongo que en este post se hace uso de un humor muy sugerente, sutil, irónico y/o dionisíaco que personalmente no pillo. Cuadrado, explícamelo.

    • No esperaba más de ti

    • “Cuadrado, explícamelo.” Estimada Me & You, tanta familiaridad no viene al caso. Con el sagrado permiso de Margaret, pues últimamente aparezco por éste, su Blog y el de sus amigas, “como Pedro por su casa”, hasta que se cansen y me den con la puerta en las narices, (Ignorado, qué pavorosa expresión), intentaré explicar, no a Usted, a quien lo merezca, léase Lectores de Friedrich Wilhelm Nietzsche, por lo dionisiaco…
      Intentaré ser claro, huyendo de lo “rebuscado”. Para ello nada mejor que un símil, cuando una persona normal, tiene delante una obra de arte conceptual, piensa “no entiendo nada”, pero da la casualidad de que el autor- artista ha escrito un tocho con miles de explicaciones didácticas para su comprensión. El Espectador, que no ha leído dicho tomo es considerado invariablemente un estúpido en Arte Contemporáneo. En el mundo de los Libros, cualquiera puede ojear dos páginas de un libro y por mucha benevolencia, paciencia y tozudez de Lector empedernido, sabe inmediatamente, puesto que reconoce la buena Lectura, como se distingue un Tiziano, a metros de distancia, si el libro que está entre sus manos merece la pena el esfuerzo de llegar hasta su final. Tiziano, nunca defrauda. Pues con algunos de los libros que “son reseñados aquí” pasa lo mismo. Sus autores tienen que explicarlos, a través de Blogs, y otras herramientas del mundo digital. Como poco, sorprendente.
      Ya he apelado al sentido del humor. Pero esta vez invoco a Las musas. Sabato, Ernesto, quien nos dejó hace poco y cuan pocas fueron la plañideras de ello, resumió en muy poquitas obras un siglo entero, El XX, comparado con quien ya se imagina, siéntolo mucho al expresarlo, pero no se pueden pedir Peras al Olmo. Pero si “peros…”.

      Espigado es Salmantino, según he leído, Yo recomiendo a Aníbal Núñez San Francisco, (1944-1987), poeta, pintor, grabador, traductor español, amén de excelente persona, muerto, para nuestra inmensa desgracia en Salamanca, su ciudad natal, pero no en mi memoria. Un solo verso suyo puede ser la gema que perdió la literatura arramblada por tanta “mediocritas”, no tan bien intencionada.
      Ahora me doy cuenta de que no he explicado nada. Tendré el síndrome de la “Docencia”…
      Discúlpeme, Sargento Maggie, pero que conste que ha sido por alusiones, como en televisión tantas veces repiten sin venir a cuento. Saludos, sean del rigor que sean para Usted, mi ignota ME & YOU.

      • Me, and you... dijo:

        “En el mundo de los Libros, cualquiera puede ojear dos páginas de un libro y por mucha benevolencia, paciencia y tozudez de Lector empedernido, sabe inmediatamente, puesto que reconoce la buena Lectura, como se distingue un Tiziano, a metros de distancia, si el libro que está entre sus manos merece la pena el esfuerzo de llegar hasta su final.” Gracias por su condescendencia y sabiduría; así como la altivez que demuestra en cada uno de sus comentarios (cosas de la “docencia”, supongo…). Pese a su explicación, digo pedante exposición, sigo sin captar el “arte” o el “sugerente humor” que destila esta entrada. Probablemente sea yo.

        Aunque cabe la posibilidad de que no sea así.

  8. Me, and you... dijo:

    Entonces el sentimiento es mutuo.

    Me alegro.

  9. Fuselaje dijo:

    Ciertamente, la mejor manera de salvar el libro es hacer befa de un libro que no se ha leído. Por suerte, los propios escritores serios hacen el trabajo que se atribuyen ustedes y destruyen a sus colegas más ineptos:
    http://www.elboomeran.com/blog/539/blog-de-patricio-pron/
    Ay, Magaret, y mientras tanto, usted pisando nabos.

  10. Anónimo dijo:

    Pron, pron, pron sigue con su estrategia de decir quién es y quién no es inteligente (sin hacer una crítica inteligente y razonada) para que las huestes den por hecho que él es la inteligencia misma. Pron tiene miedo. Si no, ¿por qué no esperar a que la novela de Olmos haya sellado su suerte (buena o mala, da igual)? Es muy saludable que un escritor critique una novela de su propio sello, pero es muy sospechoso que lo haga tan rápido y tan visceralmente. La novela de Olmos le ha impactado tanto que busca derribarla. Bien por Olmos. Bien por Pron. Haced vuestras apuestas: ¿quién se convertirá en la estrellita de Mondadori?

  11. Pingback: Sobre El Cielo de Pekín | Elespigado

  12. Pingback: Sobre El Cielo de Pekín | Miguel Espigado

Los comentarios están cerrados.