CARTAS A LOUISE COLET. Gustave Flaubert (1821-1880)

El éxito y la gloria:

 Croisset, 16 de octubre de 1846.

 No, no desprecio la gloria; no se desprecia lo que no se puede alcanzar. Ante esa palabra mi corazón ha vibrado más que otros. Antes pasé largas horas soñando con triunfos asombrosos para mí, cuyos clamores me hacían estremecerme como si ya los hubiese oído. Pero no sé por qué, una mañana me desperté desembarazado de aquel deseo, incluso más enteramente que si hubiera sido satisfecho. Entonces me vi más pequeño, y dediqué toda mi razón a observar mi naturaleza, su fondo, y sobre todo sus límites. Los poetas que admiraba no me parecieron entonces sino más grandes, al estar más alejados de mí, y gocé, con la buena fe de mi corazón, de la humildad que a otro le habría hecho reventar de rabia. Cuando uno vale algo, buscar el éxito es estropearse sin motivo, y buscar la gloria es quizá perderse completamente. Pues hay dos clases de poetas. Los más grandes, los raros, los auténticos maestros, resumen la humanidad; sin preocuparse de sí mismos ni de sus propias pasiones, dando al traste con su personalidad para absorberse en las de los demás, reproducen el universo, que se refleja en sus obras, resplandeciente, variado, múltiple, como un cielo entero que se refleja en el mar con todas sus estrellas y todo su azul. Hay otros que no tienen más que gritar para ser armoniosos, llorar para enternecer y ocuparse de sí mismos para seguir siendo eternos. Quizá no habrían podido ir más lejos haciendo otra cosa; pero, a falta de amplitud, tienen ardor y elocuencia, de manera que si hubiesen nacido con temperamentos distintos, quizá habrían carecido de genio. Byron era de esa familia; Shakespeare de la otra. En efecto, ¿quién me dirá lo que Shakespeare amó, lo que odió, lo que sintió? Es un coloso que espanta; cuesta creer que fuera un hombre. Pues bien, la gloria la queremos pura, auténtica, sólida como la de esos semidioses; nos alzamos y nos empinamos para llegar hasta ellos; recortamos del talento propio las ingenuidades caprichosas y las fantasías instintivas, para hacerlas entrar en un tipo convenido, en un molde prefabricado. O bien, otras veces tenemos la vanidad de creer que basta, como a Montaigne y a Byron, con decir lo que pensamos y lo que sentimos para crear cosas bellas. Esta última actitud es quizá la más prudente para las personas originales, pues con frecuencia tendríamos muchas más cualidades si no las buscásemos, y cualquier hombre que supiera escribir correctamente crearía un libro soberbio al redactar sus Memorias, si las expusiera con sinceridad y de manera completa. Así pues, volviendo a mí, no me vi ni lo bastante alto como para crear auténticas obras de arte, ni lo bastante excéntrico para llenarlas solamente de mí mismo. Y como no tengo la habilidad necesaria para procurarme el éxito, ni genio para conquistar la gloria, me condené a escribir para mí solo, para mi propia distracción personal, igual que se fuma y se monta a caballo. Es casi seguro que no mandaré imprimir ni una línea, y mis sobrinos (digo sobrinos en sentido propio, pues no quiero más posteridad familiar que de la otra, con la que no cuento) harán probablemente tricornios de papel para sus niños con mis novelas fantásticas, y usarán como pantalla para las velas de su cocina los cuentos orientales, dramas, misterios, etc., y otras pamplinas que yo escribo con toda seriedad en hermoso papel blanco. Aquí está, querida Louise, de una vez por todas, el fondo de lo que pienso sobre este asunto y sobre mí mismo.

  Escribir:

 Croisset, 12 de junio de 1852.

(…) Desde la época en que escribía preguntándole a mi criada las letras que había que emplear para trazar las palabras de las frases que yo inventaba, hasta esta noche en que la tinta se seca sobre las tachaduras de mis páginas, he seguido una línea recta, incesantemente prolongada y trazada a cordel a través de todo. Siempre he visto la meta retroceder ante mí, de año en año, de progreso en progreso. ¡Cuántas veces he caído de bruces en el momento en que me parecía tocarla! No obstante, siento que no debo morir sin haber hecho rugir en alguna parte un estilo como el que oigo en mi cabeza, y que será capaz de dominar la voz de los loros y de las cigarras. Si alguna vez llega ese día que esperas, en que la aprobación de la multitud siga a la tuya, las tres cuartas partes y media del placer que yo obtenga se deberán a ti, pobre mujer, querida mujer, que tanto me has querido. Mi corazón no es ingrato; jamás olvidará que mi primera corona la trenzaste tú, y la colocaste sobre mi frente con tus mejores besos. Pues bien: hay cosas más próximas, que anhelo más que todo ese estrépito que se comparte con tanta gente. ¿Acaso sabe uno, por muy conocido que sea, cuál es su justo valor? Las incertidumbres sobre uno mismo que se sienten en la oscuridad se llevan hasta que se es célebre. ¡Cuántas gentes, entre las mejores, han muerto devoradas por esa incertidumbre, empezando por Virgilio, que quería quemar su obra! ¿Sabes lo que aguardo? Es el momento, la hora, el minuto en que escriba la última línea de alguna obra mía extensa, como Bovary u otras, cuando, recogiendo de inmediato todas las hojas, iré a llevártelas, a leértelas con esa voz especial con la que me arrullo, y me escucharás, y te veré enternecerte, palpitar, abrir los ojos. De todos modos, limitaré a eso mi goce.

 16 de noviembre de 1852.

(…)

 Se escribe con la cabeza. Si el corazón la calienta, mejor; pero no hay que decirlo. Debe ser un horno invisible, y así evitamos divertir al público con nosotros mismos, cosa que encuentro repugnante o demasiado ingenua, y la personalidad de escritor, que empequeñece siempre una obra.

 15 de enero de 1853.

 (…)Tardé cinco días en escribir una página la semana pasada, y para eso lo había dejado todo: griego, inglés…; no hacía más que eso. Lo que me atormenta en mi libro es el elemento entretenido, que resulta mediocre. Faltan hechos. Yo sostengo que las ideas son hechos. Es más difícil interesar con ellas, ya sé, pero entonces la culpa es del estilo. Así, ahora tengo cincuenta páginas seguidas en que no hay ni un acontecimiento: es el panorama continuo de una vida burguesa y de un amor inactivo, amor tanto más difícil de describir cuanto que es a la vez íntimo y profundo; pero, ay, sin desmelenamientos internos, pues mi caballero es de naturaleza tibia. Ya he tenido algo análogo en la primera parte. Mi marido ama a su mujer de manera parecida a como lo hace mi amante. Son dos mediocridades en el mismo ambiente, y que no obstante es preciso diferenciar. Si sale bien, creo que resultará excelente, pues es pintar color sobre color, sin ningún tono contrastado (cosa que es más fácil). Pero temo que todas estas sutilezas aburran, y que el lector prefiera ver más movimiento. En fin, hay que hacer las cosas como se han planeado. Si quisiera poner acción, obraría en virtud de un sistema, y lo estropearía todo. Hay que cantar con el propio registro de voz; y la mía nunca será dramática ni atractiva. Estoy convencido, por lo demás, que todo es cuestión de estilo, o más bien de carácter, de aspecto.

(…)

Croisset, 29-30 de enero de 1853.

Sí, querida Musa, tenía que escribirte una larga carta, pero he estado tan triste y fastidiado que no he tenido valor. ¿Será el ambiente, que me invade? Me siento cada vez más fúnebre. Mi puta y condenada novela me da sudores fríos. En cinco meses, desde fines de agosto, ¿sabes cuánto he escrito? ¡Sesenta y cinco páginas! ¡Y de ellas, treinta y seis después de Mantes! Lo releí todo anteayer, y me asustó lo poco que es y el tiempo que me ha costado (no cuento el esfuerzo). Cada párrafo es bueno en sí, y hay páginas perfectas, estoy seguro. Pero precisamente debido a eso, no funciona. Es una serie de párrafos modelados, completos, y que no montan unos sobre otros. Va a ser preciso desatornillarlos, aflojar las juntas, como se hace con los mástiles de barco cuando se quiere que las velas tomen más viento. Me agoto en realizar un ideal que quizá es absurdo en sí. Mi tema a lo mejor no implica este estilo. ¿Dónde estáis, felices tiempos de San Antonio? ¡Entonces escribía con mi «yo» entero! Sin duda es culpa del espacio; ¡el fondo era tan endeble! Además, el punto medio de las obras largas siempre es atroz (mi libro tendrá de cuatrocientas cincuenta a cuatrocientas ochenta páginas, más o menos; voy por la página 204). Cuando regrese de París, pienso no escribir durante quince días, y hacer el boceto de todo este final hasta el polvo, que será el límite entre la primera parte y la segunda. Aún no estoy en el punto al que creía podría llegar para la época de nuestro encuentro en Mantes. ¡Fíjate qué diversión! En fin, sea como Dios quiera. Dentro de ocho días estaremos juntos; esa idea me dilata el pecho.

(…)

 

Croisset, 23 de diciembre de 1853.

Hace falta quererte para escribirte esta noche, pues estoy agotado. Tengo un casco de hierro en el cráneo. Desde las dos de la tarde (salvo unos veinticinco minutos para cenar) escribo Bovary, estoy en su polvo, de lleno, en la mitad; sudan y tienen un nudo en la garganta. Éste es uno de los raros días de mi vida que he pasado en la ilusión, completamente, de cabo a rabo. Esta tarde, a las seis, en el momento en que escribía «ataque de nervios», estaba tan excitado, gritaba tan fuerte y sentía tan hondamente lo que experimentaba mi mujercita, que he temido sufrir uno yo mismo. Me he levantado de la mesa y he abierto la ventana para calmarme. La cabeza me daba vueltas. Ahora tengo grandes dolores en la espalda, en las rodillas y en la cabeza. Estoy como un hombre que ha jodido demasiado (perdón por la expresión), es decir, en una especie de agotamiento lleno de embriaguez. Y ya que estoy en el amor, es justo que no me duerma sin enviarte una caricia, un beso y todos los pensamientos que me quedan. ¿Saldrá bien? No lo sé (me estoy dando algo de prisa, para mostrar a Bouilhet un conjunto, cuando venga). Lo que es seguro es que desde hace ocho días esto avanza rápido. Que siga así, pues estoy cansado de mis lentitudes. ¡Pero temo el despertar, las desilusiones de las páginas copiadas de nuevo! No importa; bien o mal, es algo delicioso el escribir, el no ser ya uno mismo, sino el circular en medio de toda la creación de la que uno habla. Hoy por ejemplo, hombre y mujer simultáneamente, amante y querida a la vez, me he paseado a caballo por un bosque en una tarde de otoño, bajo hojas amarillas, y yo era los caballos, las hojas, el viento, las palabras que se decían y el sol rojo que hacía entrecerrarse sus párpados anegados de amor. ¿Es orgullo o piedad, es el necio desbordamiento de una satisfacción exagerada de sí mismo, o bien un instinto religioso vago y noble? Pero cuando rumio estos goces, después de haberlos experimentado, me sentiría tentado de elevar una plegaria de agradecimiento a Dios, si supiera que puede oírme. ¡Bendito sea por no haberme hecho nacer vendedor de algodón, autor de vodeviles, hombre ingenioso, etc.! Cantemos a Apolo como en los primeros días, aspiremos a pleno pulmón el aire frío del Parnaso, golpeemos nuestras guitarras y nuestros címbalos y giremos como derviches en la eterna algazara de las Formas y de las Ideas:

 

“Qué le importa a mi orgullo que un pueblo vano me ensalce… “

 

Debe de ser un verso del señor de Voltaire, no sé de dónde; pero eso es lo que hay que pensar.

(…)

 Croisset, 13 de marzo de 1854.

Hoy me ha sucedido lo que no me había ocurrido desde hacía muchos años, y es el escribir toda una página en el día. La he escrito desde las ocho hasta ahora, que es medianoche. Decididamente, tomo la resolución de acostarme antes. Necesito de vez en cuando panzadas de sueño. Y hoy, que había dormido la noche pasada doce horas seguidas, me he sentido fresco y atrevido, joven, en una palabra. Está todo dicho. Espero que esto va a marchar, so pena de volver a caer más tarde en agua muerta, como dicen los marinos. Pues nunca voy, en nada, a un ritmo igual. Sólo mi voluntad sigue una línea recta, pero todo el resto de mi individuo se pierde en arabescos infinitos. Cuesta un esfuerzo diabólico enderezar todas esas curvas, adelgazar lo que está demasiado gordo y engordar lo flaco en exceso.

(…)

 Fuente: Cartas a Louise Colet de Gustave Flaubert. (Siruela, 2003). Las cartas de Flaubert a su amante aquí recogidas van de 1846 a 1855, tiempo en que el autor escribió Madame Bovary.

Las negritas son nuestras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a CARTAS A LOUISE COLET. Gustave Flaubert (1821-1880)

  1. Participante dijo:

    Interesante, y muy sabias esas negritas.

  2. Me ha parecido utilísimo lo de que el corazón debe ser un horno invisible… Para un post-it en cada escritorio.
    Posts como este son, ¿cómo se dice?, constructivos.
    Gracias.

    • Me alegro de que te haya gustado, Javier.
      Lo que decía Flaubert en sus cartas es como una bitácora de lo que fue el proceso de escritura de sus libros.
      En mi modesta opinión, los que hoy quieren ser escritores deberían, además de leer los libros de don Gustavo, echar un ojo a sus cartas.
      No te pierdas, además, la correspondencia de Flaubert con George Sand. La ha reeditado Marbot en castellano hace año y medio. Una maravilla.
      Un abrazo y ánimo

  3. Daniel Nehmovich dijo:

    Esta es la razón. Por ella, el blog de la patrulla se nos descubre tal y como es en realidad; un sitio en la red para amantes de la literatura. Tras un par de entradas humorísticas y unos cuantos comentarios de queja, que muy probablemente carecían de motivo y de razón, sacan el conejo de la chistera, nos enseñan estas cartas y vuelve la literatura. Igualito que los facebooks y los puñeteros twitters del mundillo literario que podemos admirar hoy en día… Sí, igualitos… Gracias por el hallazgo. No estaba enterado pero a buen seguro me hago con el libro pero que ya mismo.

    • Te agradecemos mucho tus palabras, Daniel.
      Si te interesa el asunto no dejes de leer la correspondencia de Flaubert con George Sand. La discusión (siempre con cariño) que mantuvieron durante años sobre si para un escritor es más importante escribir o vivir no tiene precio. Sand (una vividora en el mejor sentido de la palabra) no comprende que Flaubert pase todo el día solo, encerrado, solo escribiendo. Don Gustavo desprecia la vida (de los burgueses) y valora, por encima de ella, su titánico esfuerzo para conseguir sacar adelante los libros que tiene en su cabeza.
      Y todo ello con admiración mutua. Cada uno en su estilo.
      te copio el link de Marbot ediciones:
      http://www.marbotediciones.com/es/inicio/catalogo/correspondencia?view=item
      Una joya.
      Un abrazo
      La Margaret

  4. Pingback: Remanso hoy

    • Te gustará, amigo Carlos.
      No son cartas de amor. La pobre Louise se queja (así se lee en las cartas de respuesta de Flaubert, las de ella las quemó la sobrina del escritor) del poco contacto físico que tienen. La chica debió pasar aquellos años muy desatendida. Salvo que se aliviara con el fontanero, claro. Son cartas sobre como escribe, sobre sus obsesiones, sobre su lucha titánica para conseguir poner negro sobre blanco lo que él sabe que debe ser su libro. Osea: sobre el sudor, las lágrimas e, incluso, el sufrimiento físico que cuesta escribir un libro si su autor es honesto y exigente. Igualito que lo que les ocurre hoy a estos chicos que con 35 años publican en España. Flaubert inició esta correspondencia con 25 y la termina con 34 años de edad, que conste en acta.
      Seguro que nuestros escritores jóvenes (en castellano) copulan más que Flaubert. Tienen mucho tiempo libre.
      Un beso
      La Maggie Mae

      • Sí, ya supongo que no son de amor. Conozco su historia. Colete me dio siempre mucha pena. Yo creo que Flaubert la quería como amiga y que a la única mujer que amó de verdad fue a su madre. ¿No era Sartre quien aseguraba que F. era gay? También creí entendérselo a Maupassant en “Todo lo que quería decir sobre Gustave Flaubert” (http://www.editorialperiferica.com/index.php?s=catalogo&l=35). No lo dice directamente pero a veces parece que sí lo insinúe o quizá soy yo que tengo una mente calenturienta. Por cierto, esto es un secreto, pero respecto a este asunto tan espinoso (y otros no tanto) escribí hace mucho mucho tiempo (en mis comienzos como blogero) un post que nunca me atreví a publicar.

        Abrazo,

  5. Daniel Nehmovich dijo:

    ¿Gay? Qué curioso. La verdad es que, de entre los clásicos, a Flaubert lo he frecuentado poco. Tengo que subsanarlo cuanto antes. ¿Diríais que la inclinación sexual influye decisivamente en la literatura de un escritor? Dada la represión y censura contra la homosexualidad, me inclino a considerar que resulta determinante en la concepción del mundo del escritor, y en la obra que la expresa. A ver qué decís.

    • Yo opino, amigo Daniel, que la inclinación sexual de una escritor no influye en su literatura. Se puede ver más interesado por ciertos temas pero no creo que influya en su estilo. Un ejemplo: Mchael Cunningham (gran escitor homosexual americano, autor de “Las horas”) no escribe como un homosexual. Lo hace como una persona preocupada por su tiempo y su condición de persona. Punto.
      El asunto de la homosexualidad de Flaubert es interesante y divertido. Yo creo que no era gay reprimido, ni siquera gay a secas, y que no vienen, por descontado, de ahí sus neurosis.
      Tuvo sus experiencias homo pero como puro experimento juvenil. Las pruebas: Dice “A Gustave Flaubert Encyclopedia” (editada por Laurence M.Porter) que en su viaje por oriente (1949-1951) acompañado por su amigo Du Camp, concretamente en El Cairo, tuvo “anal intercourse” con un chico maronita de 14 años llamado Mohamed. En las cartas de Gustavito a Bouilhet le cuenta que en Turquía DuCamp intentó sodomizar en el “Jeremiah’s Cave” a otro chico pero no lo consiguió. Luego DuCamp lo negó. Flaubert habló sobre la homosexualidad sin problema y no se veía en sus opiniones ningún trauma propio de un reprimido.
      Yo opino que sus neurosis venían de su mala relación con su padre, al que no consiguió demostrar su valía y de (y esto es uan opinión muy personal compartida por uno o ninguno) descubrir que le amor romántico es la mayor mentira que existe. por eso ridiculiza hasta ese extremo a los/las enamorados/as en Madame Bovary.
      Pero este asunto nos llevaría muchas horas discutirlo y se me están quemando los huevos duros que estoy preparando a mis nietos para la cena
      Un saludo
      La sargento.

  6. Daniel Nehmovich dijo:

    Gracias, sargento. Es cierto que en lo últimos años se ha puesto de moda la insustancial concepción de la literatura “de género” (literatura femenina, literatura gay, literatura étnica y un largo etcétera), y tu comentario vendría a apoyar la tesis de que sólo hay literatura, a secas, buena o mala. Compartimos esa idea. Y también, por cierto, la exégesis de Madame Bovary. Añadiría que en la novela se insinúa (con buen hacer literario) que el amor romántico es una noción ideológica, o puramente ficticia, que mantiene la unidad de la familia burguesa y la división del trabajo que conlleva, además de perpetuar las relaciones materiales de las que emerge. Vamos, que es una artimaña para perpetuar el modo de vida burgués… Ya sé que esto huele a Marx desde lejos, pero, hay lecturas que marcan… No me vendría mal, por cierto, volver a Madame Bovary; y quizás lo haga. Gracias también por recordármelo.

  7. Buenas, Mi Querida Margaret, magnífica recuperación de uno de los más venerables escritores, Gustave Flaubert. Ya mencioné anteriormente en mi último “promenade” por este su Blog, las cartas de los escritores del Pasado, las cuales aportan una información inclasificable, que yo me atrevería a llamar “Lo que se daría, mucho tiempo después, en llamar, Metalitratura”, como broma.
    Un día, de esto hace décadas, un adolescente frente a una anaquel sobre el “boom,”, rebuscando, tropezó con un pequeño volumen entre otros muchos, Leyó “La Orgia Perpetua…,” Un esaclofrio le rasgó la espalda desde el coxis, pasando por la zona media hasta el hipotálamo. “Si estaba allí sería porque me dejaran leerlo” pensó el imberbe impúber . “Orgía, Orgía”… sus hormonas sólo eran capaces de ojear esa palabra entre un sudores lagrimales y la garganta más seca que el propio papel en que estaba escrito el libro.

    Tomándolo se lo llevó a casa y comenzó de inmediato su lectura. Para su sorpresa lo había escrito un tal Mario Vargas Llosa y el libro versaba sobre una tal Madame Bovary… en su mayor parte como de un tal Flaubert. Se decepcionó, lógicamente, pero un comezón diferente, surgió de su frustrada tentativa de leer algo donde se escribía “Orgía” en mayúsculas. Buscó a la suicida Madame Bovary, y encontró de repente, que sin quererlo había comenzado a vislumbrar la vida como era de verdad, y no como la veía con las gafas de pasta que le afeaban tanto, sintió tanta pena por ella que casi lo intenta él mismo, años después, paradojas de la Buena Literatura. Nunca sabremos qué efectos secundarios tiene, viene sin prospecto.

    Saludos como siempre afectuosos.

    • Querido amigo J. F.
      El libros de Vargas Llosa es maravilloso. No tiene precio. LLegamos a conclusiones diferentes pero comparada con la del maestro don Mario seguro que la mía es la equivocada. MVLL dice que se enamora hasta la médula de Emma Bovary porque la considera una mujer única por el hecho de buscar la excelencia, por no conformarse con la monotonía y lo que tienen el resto de mortales. Eso es lo bueno de los grandes libros, que permiten interpretaciones dispares. Yo, en mi modesta opinión, creo que la Bobary es una forma que tiene Flaubert de contarnos que el amor romántico no existe. La Bobary que yo le leo a Flaubert es inmadura y hasta un poco idiota. Pero repito que la opinión de don Mario es, con seguridad, más acertada y “acercada” a lo que el escritor francés quiso expresar.
      un abrazo y gracias por tus aportaciones a este blog
      La sargento y el resto de las chicas que te mandan un beso

      • Muy buenas de nuevo.

        No creo, perdón, que Vargas llosa, tenga la exclusividad de la visión-lectura de Madame Bovary, el adolescente hoy ya hecho hombre, no sólo intentó comprender los motivos de la “necia” de Enma, quijotesco guiñol producto de las novelas románticas, aprendió mucho de Homais, el Boticario, el Comerciante Lherheux, el resto de conocidos del matrimomio, así como de las personalidades tan finamente dibujadas por G. Flaubert. León Dipuis, tan ingenuo en apariencia y el sinvergüenza de Rodolphe Boulanger ,pero sobre todo del desgraciado como inasible al desaliento final, de Charles Bobary.

        Es decir , Vargas Llosa reconoció en seguida que la grandeza de la novela, no versaba tan sólo en realidad sobre la tonta historia de la “infeliz” Enma, era el teatro social, y por tanto retrato, de toda una sociedad, es decir, una novela total. Por ello de ahí su admiración por la obra.. “La Orgía…” debe mucho a las propias especulaciones y aspiraciones como literato del mismo Vargas Llosa, como a su lugar en el “Bomm”, puesto que “El Deicida” acecharía siempre al torturado Vargas Llosa. Simplemente, al hombre de hoy parece que le cuesta entender cómo es que “La Orgía…”, llegó tan tarde, (1975), pero mucho nos tememos, que en el fondo freudianoliterario del escritor, acechaba, la mezquina verdad de una sociedad, cuyo final, no fue un ni un suicidio ni nada parecido, tan sólo al día de hoy se prevé el aburrimiento total…

        Como siempre muy agradecido, por sus atenciones para conmigo, Un Saludo Afectuoso y otro beso inmenso par vos y las chicas, de quienes no me olvido.

  8. Inmaculada Concepción dijo:

    Ay Daniel, me tienes loca loquita. Y no es broma.

  9. Preocupín dijo:

    No había leído esta entrada, lo juro. Pero estaba releyendo las cartas, como efecto de una referencia en un libro de Prieto de Paula que había releído la semana pasada. Y sin haber leído vuestra entrada, lo juro, anoche me dio por incluir una cita en una entrada tontita de mi blog, una cita que me venía al pelo y que recordaba de anteriores lecturas. La coincidencia…¿será por el cambio de tiempo? ¿Tendrán la culpa las lluvias? ¿La nostalgia de otros modos de escribir, de otra actitud ante el arte? O simplemente que, por supuesto, siguen quedando muchos lectores de Flaubert y da para mucho más de lo que todos los blogs del ciberespacio puedan abarcar…

  10. susana moo dijo:

    Hola. saludar y felicitar por el trabajo que llevais a cabo aquí, estas bien infromadas colegas.
    Precisamente estoy leyendo las cartas a Louise Colete ( después de haber leido “La orgía perpetua” de Vargas Llosa) y me entusiasmo con las candorosas palabras de Flaubert, qué tio. Y estoy de acuerdo con algo que dice alguien por ahí arriba, que su mami era su gran amor. Y también con que la Bovary era un poco tontita. Recomiendo un libro que aborda las perversiones femeninas a través del personaje de la Madame, “Perversiones Femeninas ” Louise Kaplan.
    Bueno, ánimo Sargento, a su disposición pa lo que guste mandar. Le saluda otra pirada de la literatura y las artes en general.

Los comentarios están cerrados.