EL PODER DEL LOBBY GAY ESPAÑOL LLEGA AL MUNDO LITERARIO

En 2005 el periodista Joan Martínez Vergel , después de una serie de entrevistas con los homosexuales más conocidos de España, publicó un libro titulado Gai, ¿el quinto poder? (editorial Volter). Entonces, tanto el autor como los entrevistados negaban la existencia de un lobby gay en España al estilo del que claramente opera en los EEUU. En 2006, en EL MUNDO, partiendo de este libro, elaboraban una lista con los 25 homosexuales más influyentes de nuestro país (aquí). En el primer lugar figuraba el juez Grande-Marlaska y en el puesto décimo aparecía un joven presentador de TV llamado Jorge Javier Vázquez.

En 2007 Boris Izaguirre quedó finalista del premio Planeta.

En junio de 2012 EL MUNDO publicó la lista de los 50 gais más influyentes de España (aquí). Jorge Javier Vázquez se había situado ya en el lugar nº 4. Solo lo superaban el juez Grande-Marlaska, el cineasta Pedro Almodovar y el político del PP, Iñaki Oyarzábal.

Tomando nota de lo que los chicos y chicas alegres han conseguido en los EEUU y apoyados incondicionalmente desde el gobierno Zapatero (con Pedro Zerolo actuando de ariete, nunca mejor dicho) los gais carpetovetónicos se han ido organizado y han llegado de facto (aunque con discreción) a constituir un lobby en toda regla. La ley del matrimonio homosexual ha sido el mayor logro de dicho grupo de influencia. Centrándonos en la cultura, hoy, si no entiendes, tienes las puertas cerradas, por ejemplo, a muchas películas y a algunas obras de teatro como actor.

Los homosexuales españoles han estado marginados hasta no hace mucho. Por eso las chicas de la Patrulla de Salvación aplaudimos a rabiar todos los logros recientes de este colectivo. Nos parecen muy bien todas las leyes que han sido aprobadas porque con ellas los gais se colocan en situación de igualdad con el resto de ciudadanos.

Pero…

Lo malo de los grupos de poder e influencia no controlados por la ley es que terminan siempre desbordando los objetivos por los que nacieron. Lo que era necesario hace unos años para conseguir la igualdad se ha convertido hoy  en una máquina monstruosa que enchufa y recomienda a los que son de la misma condición solo por el hecho de serlo.

Hace unos días me contaron -al oído, claro- el caso de un joven y guapo actor de teatro que se ha visto obligado a proponer a su novia (el chico es heterosexual) la suspensión temporal de la relación que mantienen. Tiempo necesario para que el chico se haga un nombre en el mundo de la escena. El actor ha suavizado su apariencia y ha comenzado a mover sus manos de cierta forma (usted me entiende). La chica, enamoradísima, confía paciente en que su novio cumplirá su promesa: que cuando consiga triunfar encima de las tablas hará una salida del armario pero a la inversa. La joven reza para que su amado tenga éxito lo antes posible, no sea que le coja el gusto al otro lado de la cama.

Alguien podría pensar que la explicación al hecho de que Babelia, en su edición de hoy, publique una reseña de La vida iba en serio de Jorge Javier Vázquez hay que buscarla en los despachos de la todopoderosa editorial Planeta. Esa persona estaría muy equivocada. La editorial solo quiere que sus libros se vendan, cuanto más mejor. Los ejecutivos de Planeta, que no tienen un pelo de tontos, saben que ya no es como antes. Hoy una buena crítica en el suplemento cultural del periódico con mayor difusión de España no se traduce como antaño en, al menos, 3.000 libros vendidos. Lo que si conserva Babelia es cierto prestigio en algunos círculos culturetas de progres de más de 50 años. Por ese motivo a un señor poderoso que quiere lavar su imagen de presentador de programas de charcutería rosa le puede interesar que su libro aparezca reseñado en dicho suplemento por Jordi Gracia, un catedrático serio (en apariencia). Así de simple.

El lobby rosa ha llegado al mundo de las letras. Dios nos pille confesados.

– Vale, Margaret, pero… ¿y los de Babelia?

– Mira, Daphne: en el consejo editorial de Babelia, como en la redacción de EL PAÍS, ya no hay nadie que sienta respeto por sí mismo como profesional.

PD: Algunos escritores jóvenes preocupados ante todo por vender deberían comenzar a ensayar ciertos gestos ante el espejo. Podría ocurrir que en los próximos años un cierto amaneramiento les resultara más útil que tanto twitter y tanto facebook.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores, Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

74 respuestas a EL PODER DEL LOBBY GAY ESPAÑOL LLEGA AL MUNDO LITERARIO

  1. gon dijo:

    Venga ya. Esto es autoparódico, ¿no?

    • Salvador Pinker dijo:

      Uno.
      La sinopsis de la novela de Doble Jota V parece un pobre resumen de un capítulo de las memorias de Terenci Moix en Londres remasterizado. Relato viejo y ñoño sólo apto para señoras sexagenarias convencidas de que España en los noventa era como Villavieja en la postguerra.

      Dos.
      Los lobbys tienen un efecto «normalizador» a la larga. Descubren por elevación que los grupos, en teoría menos favorecidos, tienen las mismas depravadas intenciones que el resto de los opresores. Esto demostrará que los homosexuales ni son mejores personas por serlo ni carecen de los sentimientos menos honorables que el resto de los mortales, y desde luego, como grupo, cuando fingen unirse, no mejoran, por mucho que se venda una imagen glamorosa de modernidad y progresismo. Un homosexual «concienciado» empieza dictándote su moda y acaba por decirte que debes casarte, que viene a traducirse «como debes vivir tu vida para ser el perfecto gay…», en el fondo, todo grupo se convierte en mitología de sí mismo, y ese cuento, aquí, y hora ya no vende. A predicar al tercer mundo.

      Tres.
      Quien lo lleva crudo, o mejor no consiguen cocerlo son los Bi, apestados tanto por unos como otros, pues ¿como aceptar que no pertenecen a nadie excepto a sí mismos? Y los Trans, mejor que funden un estado propio, como Israel, solamente así serán realmente felices y libres.

  2. julian bluff dijo:

    ¡Aquí ya no se libra ni Julian Bluff!.

  3. Tiemann Pl dijo:

    En la lista de los más influyentes hay más hombres que mujeres. ¿Machismo homosexual?

  4. Comeclavos dijo:

    El diccionario de ideas afines de Corripio ya fue en su día modificado por las presiones de este lobby. Supongo que ciertas modificaciones o añadidos eran necesarios, pero algunos se salieron de madre y otros se callaron como perrillas no fuera que les tachasen de reaccionarios. Pero la historia es la historia y consignar las cosas que fueron y que se percibieron de una forma determinada no ha de entenderse como una práctica homofobica, por más que hoy felizmente se perciban de forma diferente.

  5. Chicaportuguesa dijo:

    Margaret, no sé yo si las preferencias sexuales del autor tengan mucho a que ver en este caso (¿o tienes alguna prueba que no nos has contado?)… Yo creo es simplemente un pasito más hacia el fonfo del abismo.

    • Ire dijo:

      Yo estoy con chicaportuguesa. Creo que no hace más que seguir la línea de Babelia. Libro ‘promotable’ – ese sí, jaja- entre su público lector, reseñado por alguien de supuesto prestigio para darle pátina, nada más, dentro de la ‘morbo series’ tan trendy últimamente.

  6. La voz de su ano dijo:

    Y a todo esto, como ya no se puede consultar el Babelia porque es de pago, ¿alguien ha leído hoy la crítica al libro de Jorge Javier Vázquez que hace Jordi Gracia en Babelia y sabe si lo pone bien o mal?

    • C. dijo:

      “(…) el libro no es en absoluto censurable: su ausencia de presunción literaria y de artificiosidad retórica le presta un don de veracidad infrecuente y cuaja una intención literaria y moral que respira, alienta y hasta conmueve” (Jordi Gracia sobre “La vida iba en serio”, de J. J. Vázquez; Babelia, 19/01/2013).

      En fin.

      • Comeclavos dijo:

        “su ausencia de presunción literaria y de artificiosidad retórica”

        Esto por desgracia casa con muchas novelas actuales por más que el autor haya tratado lo contrario…

  7. Allau dijo:

    Lo de Jordi Gracia en el “Babelia” de ayer escamaba muy mucho (le pusieron una pastillita en el gintonic); pero meter por medio al “lobby gay” es como para daros de bofetadas hasta el cansancio. Contad a todos los que no son gays y bautizadlo como el “lobby heterosexual”. Siempre tuvo y tendrá más adeptos. No sufrais.

  8. OLYMPIA dijo:

    ¿Para cuándo una reseña sobre el lesbian power?. Resulta muy machista hablar de homosexuales masculinos y olvidarlas a ellas.
    Saludos.

    • No te preocupes que estamos trabajando desde hace 3 meses en un estudio (o investigación) sobre el lobby lésbico. Fíjate que nos hemos concentrado solo en la industria editorial española y ya tenemos para un libro de más de 400 páginas.
      Habrá que sacar un culebrón. Como las telenovelas méjicanas pero en blog.
      Mantenganse a la escucha
      Maggie

    • Comeclavos dijo:

      Olymplia puestos a pedir hazlo bien. No sólo pidas ¡exige! también una reseña sobre transexuales y otra sobre bisexuales.No olvidemos también a los fontaneros y a los electricistas, no queremos que nadie se siente el patito feo de la clase, no no no.Camareros, ingenieros, parados y am@s de casa también necesitan su sitio, no vaya a ser esto machista, clasista, existencialista o vete tú a saber.Espera espera, Jorge Javier nació en el 70, entonces una reseñas de gente nacida en los 60, 50, 80 y 90, otra sobre musarañas, las ahora esquivas mariposas y el cangrejo de río americano. ¡El filón que has encontrado es inmenso! Nos esperan grandes momentos, si señora.

      • Jaime dijo:

        Es asombroso que a este tío le dejen seguir escribiendo gilipolleces en algún blog. Supongo que éste es el único blog en el que le dejan, o el único en el que se atreve a escribirlas, vaya usted a saber…

      • Comeclavos dijo:

        Quizás sea cierto que es una gilipollez, pero yo lo veo así:

        Alguien escribe un artículo sobre la guerra del vietman y sale otro diciendo que es “muy belicista” y que es necesario escribir un artículo pacifista.

        Alguien escribe un artículo sobre Rubén Darío o Francisco Villaespesa y sale otro diciendo que es un artículo “muy modernista” y que es necesario escribir un artículo sobre el vanguardismo.

        Se escribe el presente articulo sobre una publicación en concreto y un supuesto escritor en concreto y ¿Es “muy machista” por no mentar el lesbian power? O M G

        Hablemos Gómez de la Serna y como los astrólogos se quedan sobados buscando estrellas binarias (y moñadas similares)

  9. viruela dijo:

    …no creo que Babelia sea leído (leído, no hojeado) por mas allá del 10 % de los que compran El País en los kioskos, que a su vez es una minoría muy minoritaria de la población (somos un residuo)… ayer en el cortinglés de mi barrio, una compacta cola daba la vuelta completa al centro comercial, aglomerándose ante una de sus entradas y ocupando clamorosamente una buena porción de su planta baja… Jorge Javier estaba firmando su libro.
    …dicho lo anterior, que necesidad tiene Babelia de enmierdarse, Planeta de poner la guita y los escasos lectores que acudimos a comprar la prensa al kiosko de soltar el euro y medio que nos cobran por un hato de papeles para forrar el cubo de la basura?
    o Babelia, o Jorge Javier… que se definan ya, que con un euro y medio me dan un lingote de ginebra en la taberna de la esquina

    • Por eso digo que en esto no tiene nada que ver PLANETA. La editorial organiza las promociones en el Corte Inglés, que eso sí que genera ventas. Lo de Babelia (que sólo procura limpiar la imágen del presentador) se consigue levantando un teléfono.
      Durante el franquismo se levantaba un teléfono y se decidía la portada de ABC o del YA. Pues eso.
      La Margaret

      • Little Miss Dirty dijo:

        Señora Sargento, ahora mismo en Planeta la editora responsable de Ficción en castellano es una tal Ángeles Aguilera que viene directamente del Grupo Santillana, donde fue jefa de Márketing. Si esa señora no conoce a la cúpula Babeliana y a toda la sección de Cultura de El País por haberla tratado durante años a fin de que promocionaran a los autores alfaguareños, aguilareños y sumadeletreños y lo que se tercie, que baje Billy Willder y lo vea.
        A menudo suele pasar que los autores muy vendedores, después de embolsarse los derechos de autor, suelen comenzar a dolerse y lamerse las heridas porque por mucho que les quiera el “gran público”, la crítica les ignora. Léase Zafón, o Dueñas, o el mismo Pérez Reverte. Llega un momento en que, forrados como están de pasta, quieren más, y ese más es ser tratados como “autores” tan respetables como Vila-Matas, con sus critiquitas que les avalen ante el espejo cuando se miran a él y fruncen el ceño y ponen la mano en el mentón y se creen Javier Marías o Sallinger. Y entonces los editores, para tenerlos contentos y que sigan escribiéndoles libros que les salven las cuentas, levantan el teléfono y llaman a los medios afines o a aquéllos donde tienen conocidos para que, por piedad, por caridad, a cambio de la inserción de un faldón muy bien pagada o de unos milloncejos que sirvan para arreglar las goteras de su Academia hagan el favor de hacer una buena crítica o acepten a su autor en la sacrosanta institución dándole un baño de legitimidad literaria que les haga creerse lo que no son, porque sí son bestselleros, pero no literarios.
        Fíjese si no en cómo las primeras novelas exitosas de Zafón, o la primera novela de cualquier tipo de Dueñas, o hasta las de Javier Sierra, han acabado teniendo críticas a sus obras más vendedoras, pero sólo al cabo de muchos meses después de su publicación: viene a coincidir ese momento, más o menos, con el punto en que el autor, cansado de contar los billetes, ha comenzado a darse cuenta de que en la Feria del Libro o en Sant Jordi los demás autores no le ajuntan y Gimferrer o Marsé o algún “pope” les mira por encima del hombro. Y eso no, porque yo quiero ser como ellos. Buaaaah, si la crítica no me quiere me deprimo y lloro y ya no escribo más, hala. No, eso no, mi niño, mira, ahora mismo llamo a mi amigo fulanín en Babelia, o El Mundo, o en La Razón y ya verás cómo llegan las críticas y te quieren. Qué bien, así cuando vaya al próximo Corte Inglés a firmar ya puedo decir que soy un AUTOR, qué contenta se pondrá mi mamá.
        Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

      • Big Mister Dick dijo:

        Little Miss Dirty: Amén

  10. Pingback: Ah, Sargento, sargento

  11. julian bluff dijo:

    Bueno, vamos a ver…

    Primero: a mí, si gracias a un pretendido lobby gay han publicado gente como: Hollinghurst, Edmuns White o Margarette Yourcenar proclamaría ¡vivan los lobbies!. Pero mucho me temo que no. Que los tres veían ya geniales, de fábrica.

    Segundo: ¡Olé los cojones de mi admirado Jaime Bayly -un puto genio como diría V.D- por declararse abiertamente bisexual y aspirar a la presidencia del Perú. Y por escribir como Dios, obviously.

    Tercero: el libro de JJ Vazquez, se hubiese publicado, y vendido como churros, aunque el tío fuese: heterosexual, metrozezual o machirulo pirulo. O, incluso, el portero del Alcoyano. Que es el conductor del ¡Sálvame! cojons. Cosa distinta es que para llevar ese programa como una puta máquina (nuevo homenaje a V.D y al resto de la juventud piafante) ser marikamala le haya ayudado lo suyo.

    Cuarto: hay más maricas “molones” que bollos “molones”. Porque, igual, hay más maricas no molones que bollos no molones. La vida es asín.

    Venga, a disfrutar ahora del vermouth y la paellita, que son casi las dos.

    • Sí, bluff, pero no habría sido reseñado en Babelia si no fuera uno de los prebostes del lobby rosa.
      Puntualicemos.
      Maggie

      • Chicaportuguesa dijo:

        Soy un poco cortita, pero entiendo que el franquismo decidiera las portadas de ABC (¿puede que lo siga haciendo?), pero quién levantó el teléfono y a quién llamó para que saliera la reseña de JJV? ¿El mismo autor? ¿Por qué en Babelia le harían caso al supuesto lobby rosa? De verdad necesito más información.

      • julian bluff dijo:

        Maggie,
        A lo mejor da la casualidad que JJ Vazquez escribe igual de bien que Zafón/Pisón/Tizón/Salmón. Por ponerme machacón. Tampoco sería tan extraño ¿no creen?. Y todos esos sí que salen en el Babelia sin el menor problema no sé por qué no va hacerlo el badaloní. Por poner un ejemplo paralelo de más allá del Atlántico, Izaguirre, Boris, es mejor que Pron, que Figueras y que Neuman pero de aquí a Lima. Y voy yo y lo suelto. No pasa nada.

        Y… si pasa… se le saluda 😉

      • Zafón/Pisón/Tizón/Salmón Y Maricón
        Maggie

  12. Jorge dijo:

    Comeclavos, mírate eso, casi te diría que empiezas a preocuparme.

  13. El lobo gay dijo:

    ¿El Lobby gay español? ¡ja,ja, ja, ja… esto es lo mejor que he leído en años!
    Y además viene después de la reseña de la señora aquélla que había descubierto a Dios mientras la daban por el culo….¡Sublime!

  14. jose dijo:

    Yo esta vez me he perdido directamente.
    Por que seamos serios, lo del actor no se lo traga nadie. Por que aunque es cierto que se ha avanzado mucho, en españa (salvo que seas periodista del cuore) ni dios sale del armario (me refiero a personajes públicos).
    Mientras en estados unidos es cada vez más común (y eso que a priori se juegan mucho más), yo sinceramente no sabría decir ni tres actores gays, así que dudo mucho que nadie sea discriminado por ser heterosexual y tenga que dejar aparcada a la novia. Más bien al revés, más de uno dejará aparcado al novio no vaya a ser que las fans se cabreen.

    Y en lo literario siempre ha habido escritores homosexuales estupendos (igual que los ha habido muy malos) y con éxito de ventas. Vamos, nada nuevo bajo el sol. Eso sí, con la temática gay ha pasado algo así como con la novela erótica, que ha sido integrada totalmente en el mainstream. Vamos, que por muy destinada al gran público que esté una novela no es nada raro que tenga personajes homosexuales.

    En cuanto a la reseña en Babelia, difícilmente tendrá nada que ver con la orientación sexual de JJ Vázquez, si no con el hecho de que el colega (por motivos que desconozco) tiene muchísimo tirón y vende libros como rosquillas.
    E igual la cosa ha cambiado, pero Vázquez (a diferencia de su tocayo ferrolano) no gozaba precisamente de las simpatías de la mayoría de los homosexuales, más bien todo lo contrario

  15. jose dijo:

    Y por cierto, lo de los gestos ha quedado un poquitín rancio. Hay homosexuales amanerados (y heterosexuales también) y los hay que no lo son.

    Y sinceramente, pretender que los homosexuales lo tienen más fácil en cualquier actividad pública por el mero hecho de serlo es francamente ridículo. Dudo mucho que a nadie lo insulten, lo despidan o lo echen de casa por el mero hecho de ser heterosexual

  16. YO SOY ESPARTACO dijo:

    la incomprensión de todo esto se puede ver es este video

    http://www.youtube.com/watch?v=jjnrLt3VuSM

    y aquí un remix del mismo video para que donde la incomprensión hace mella quede más patente

    http://www.youtube.com/watch?v=On3etueeGIg

  17. G. dijo:

    Pues personalmente, como lesbiana reconocida ante todo el mundo que soy (y orgullosa de ello), estoy bastante harta de escuchar hablar de ese supuesto lobby gay que tanto presiona y ante el cual tantos sectores se rinden. Ahora resulta que los gays y lesbianas somos poderosísimos y que lo podemos conseguir todo con nuestra capacidad ilimitada de influencia. No somos gente normal, no, trabajadores, madres, padres, ciudadanos de cualquier clase, no. Desde hace unos años resulta que somos un grupo poderoso de presión al que hay que mantener a raya, y ese concepto de nosotros me mosquea bastante. Decís que ahora para conseguir algún trabajo, mucha gente hetero se ve obligada a fingirse homosexual. Ahá. A mí, que trabajo estrechamente en relación con el mundo de la cultura y tengo amigos y compañeros pertenecientes al mundo del teatro, la publicidad o la edición, no me consta ningún caso, y si se ha dado (que puede suceder), ha debido de ser verdaderamente excepcional. Más comunes y documentadísimos (y tristemente actuales, todavía) son los casos inversos: jefes, directores o mandamases heterosexuales que se han negado a contratar o a contar con empleados homosexuales, que directamente les han despedido o que no les han tratado con el merecido respeto cuando se han enterado de su condición sexual, que muchas veces ellos sí que se han visto obligados a ocultar o disimular de la manera más injusta y humillante. A quien diga que exagero, que piense simplemente en cómo está la cosa en el ejército norteamericano, donde ni siquiera puedes decir abiertamente que eres gay sin temor a represalias que te pueden costar el puesto de trabajo.
    Basta ya de ejercer este tipo de velada homofobia (que también lo es), poniendo al colectivo gay como receptor de unos privilegios que jamás hemos tenido, y ejecutor de una presión a todas luces falsa. Nuestros derechos los hemos ganado después de largas luchas y mucho sufrimientos, y la discriminación existe aún hoy en día. Nadie nos ha regalado nunca nada.

    • Amiga G.:
      Lo que hemos publicado tiene poco que ver con la homofobia. Entendemos que los homosexuales como personas que son tienen los mismos derechos que el resto. (es triste tener que dar explicaciones, pero…) Lo que criticamos es el abuso de poder. Pero lo haríamos de cualquier otro grupo.
      Otra cosa: no te consta ningún caso de hetero haciendose pasar por homo para conseguir trabajo, porque como es lógico se trata de que no se note.
      Un abrazo
      Margaret

      • Peter dijo:

        Mire, suelo estar de acuerdo con usted el cien por cien de las veces. Pero de verdad que asocie el abuso de poder que se puede haber dado en este caso con la condición sexual, con el ser o no ser gay. No le acuso de homofobia ni nada por el estilo. Sólo que me parece que aquí usted ha escrito una de las tonterias más grandes que he leído en los últimos tiempos. Ocultar ser hetero para lograr un puesto de trabajo. Señora me gustaría que usted hubiese estado en mi lugar en más de una ocasión, a ver si se sentía tan poderosa siendo gay. No quiero dramatizar ni nada por el estilo, y voy a seguir leyendo este blog cada día, pero sabe usted hoy me ha cabreado y yo no estoy destruyendo el libro, no me lo merecía. Un abrazo Sargento, usted es buena persona, al menos esa impresión tengo.

      • novas_7 dijo:

        muy bien dicho, completamente de acuerdo, esto solo es homofobia encubierta, ya no saben por donde atacarnos, …y sigo sin entender que es lo que tanto les molesta …porque que yo sepa un gay o una lesbiana es una persona mas normal y corriente con una tendencia o como sea correcto decir de atraccion sexual a su mismo sexo..y punto pelota.

    • Peter Folgier dijo:

      Aquí no hay más Peter que yo…si no te importa majo.

  18. Silvia dijo:

    No hay nada mejor, más poderoso, con más influencia que una mujer negra lesbiana, es que lo consiguen todo, oye, yo estoy por darme rayos uva e irme al Decathlon a comprarme ropa butch antes de ir a una entrevista de trabajo.

    • jose dijo:

      Hay una coña buenísima de Rosie Pérez, donde ironiza sobre las ventajas de ser hispana, después de que el candidato republicano MItt Romney dijera que si fuera hispano tendría muchas más opciones de ganar las elecciones.
      La falta de empatía, y de saber ponerse en el lugar del otro, llevan a soltar chorradas como las del bueno de Mitt

  19. Ágrafodido dijo:

    Creo que estamos confundiendo los términos.
    No se está hablando de los homosexuales como grupo con una tendencia sexual, sino de un lobby gay muy en particular que, al parecer, en los últimos años ha copado (justicada o injustificadamente) ciertas parcelas del mundo cultural y del espectáculo.
    ¿Acaso si habláramos de las presiones del lobby judío americano se nos podría acusar de racistas?
    ¿O es que nunca ha existido un lobby judío?
    (Seguro que alguna pluma precoz me saldrá ahora con que soy un nazi homofóbico).

    • Odiseo dijo:

      muy bien explicado. Algunos lobbys se han formado por la necesidad de ciertas personas protegerse o modo de reivindicar algo con más fuerza, no sólo como medio de medrar y ganar $$$. los familiares y víctimas de eta es un ejemplo.

    • novas_7 dijo:

      Me gustaría dejar claro que porque dos tres o cuatro gays influyentes hayan colocado o coloquen a sus amigotes etc….que no digo que no lo hagan o hayan hecho, no es justificación para que hablen así del colectivo gay en general. Es una barbaridad que se pongan a crear alarma social…y describir casos absurdos como el de ese actor, tal vez…ese actor no sea buen actor…no? Y dejen de pensar que España es tonta, le pueden dar los premios por enchufe a unos u otros…pero solo el que vale se queda…

  20. Vamos a ver:
    He recibido un correo en el que, una vez apartados los insultos, me vienen a decir (si no lo he entendido mal) que cómo se me ocurre a mí -“hombre, heterosexual y machista”- hablar de estos asuntos.
    Me parece de juzgado de guardia tener que definirse, pero como veo que estamos mucho más atrasados de lo que yo pensaba, ahí voy: soy mujer, tengo más de 65 años y yo, de eso, sólo con mi marido, con la luz apagada y en la posición del evangélico.
    – Postura del misionero, Margaret, del misionero.
    – Vale, Daphne, como se diga.
    Una vez aclarado -que no sé yo qué adelantamos con ello- tengo que declarar que en asuntos de sexo yo, como dice mi nieto Pacojosé, soy de las que dice eso de “Tú Mismo con tu mecanismo”.
    Y otra cosa: si todos somos -nos guste lo que nos guste- personas humanas, entiendo que todos tenemos derecho a opinar de estos asuntos. Y que como dice Agrafodido, no hablamos de tendencias sexuales sino de grupos de influencia y sus límites. Como si hablaramos del lobby de los fontaneros que juegan a la pentanca. ¿Me explico?
    OK?
    Margaret

    • Salvador Pinker dijo:

      Dijo ella muy indignada: Pues personalmente, como política reconocida ante todo el mundo que soy (y orgullosa de ello), estoy bastante harta de escuchar hablar de ese supuesto lobby político que tanto presiona y ante el cual tantos sectores se rinden. Ahora resulta que los políticos y los servidores públicos somos poderosísimos y que lo podemos conseguir todo con nuestra capacidad ilimitada de influencia. No somos gente normal, no, trabajadores, madres, padres, ciudadanos de cualquier clase, no. Desde hace unos años resulta que somos un grupo poderoso de presión al que hay que mantener a raya, y ese concepto de nosotros me mosquea bastante. Decís que ahora para conseguir algún trabajo, mucha gente normal se ve obligada a fingirse político o afiliarse a…. Ahá…

      Esto de que sólo se pueda “ser o pertenecer” para “poder” hablar de…es tan de escritores y críticos…

      • Telematías dijo:

        “La famosa respuesta la señora Bovary soy yo, abre a la interpretación postmoderna un debate paraliterario que se celebró hace unos años en ciertos círculos… (se refiere al panorama hispano) En torno a la caracterización de los personajes femeninos en algunas obras, tomando como referente lejano los roles lorquianos, se discutía si ciertos escritores estaban dotados de una sensibilidad especial, por su condición, conocida sotto voce, para recrear la psicología femenina y llevarla a una dimensión antes desconocida, (Sic) que ignoraba el hecho de que la literatura escrita por mujeres debería haber limitado tales especulaciones. (…)
        El mito del escritor amigo confesor paño de lágrimas con ese oído especial para las mujeres y una lengua natural para transcribir el universo femenino se consolidó a finales de siglo en numerosos modelos de recepción de masas, si bien tenía como precursores los roles femeninos de grandes del cine americano, gatas calientes y audrey’s varias, Cukor versus Wiliamns, retroalimentaban precisamente esa visión de las entrañas (…) que tan bien vestían por cierto, los modistos con ese touch que residía, como no, en compartir gustos con los escritores, directores y talentos varios que sobrevivían dentro del sistema.
        (…) actitudes como las de Rimbaud, Verlaine, Gide, la del mismo Proust hasta llegar a la de Genet, no tiene paralelismo efectivo en la disertación generalista en castellano, siempre yerma o motivo de befa que merece el aguijón ajeno, siempre notas al margen de la colmena (…)
        Los poetas gozaban como no del beneficio de la indiferencia, utilizada para, llegado el momento, erigirse en los guardianes de la- Su- tradición y traducir de repente a cuanto autor afín se topaban, (…) ”

        Extractos del Ensayo: No digas que fue un sueño, más bien, una impostura. Ser mujer en el imaginario Homosexual.
        Mario Daimiel de Marcos.

      • G. dijo:

        Salvador Pinker, desconozco si eres heterosexual, lesbiana o transexual, pero me encantará escuchar tus experiencias de discriminación si las tienes. Si no es así, permíteme hablar de las mías o de las que he presenciado en los ámbitos en los que me muevo por causa de orientación sexual.

      • Querido G:
        Yo no te voy a decir si soy heterosexual, lesbiana, bisexual o transexual. porque no es necesario. Lo que sí te voy a decir -y nunca he hablado más en serio- es que:
        1.- cualquier acto de discriminación contra un/a homosexual me ofende como si fuera contra mí. Porque soy persona.
        2.- cualquier acto de discriminación contra un/a heterosexual me ofende como si fuera contra mí. Porque soy persona.
        3.- cualquier acto de discriminación contra un/a transexual me ofende como si fuera contra mí. Porque soy persona.
        4.- cualquier acto de discriminación contra un/a bisexual me ofende como si fuera contra mí. Porque soy persona.

        Un beso

        Fdo: la que mueve los hilos de la sargento Margaret

      • Salvador Pinker dijo:

        Par G, con afecto, (y para los que siempre rentabilizan el dolor ajeno):

        Los movimientos LGTB, son como ciertas religiones, es tal su deseo de salvarte, que no dudarán en condenarte al fuego, pero en el aroma de la barbacoa aspirarás el dulce sabor de la victoria de tu alma sobre el cuerpo. Se les olvida que en realidad han sido los homosexuales anónimos, que sin banderas ni consignas han hecho de sus vidas un ejercicio de heroica normalidad los que en definitiva han demostrado que el respeto se gana de manera individual. Son los que nunca llegaran a nada en esta vida con defensores de los derechos ajenos subvencionados. Es fácil salir del armario cuando ya eres juez. Lo admirable es no tener nunca armario y asumir que hay un precio a pagar por cambiar la tolerancia por el respeto. Conseguir la indiferencia por lo accesorio debería ser el ideal. Esto mismo sirve para los deberes éticos que cualquiera debería saber, no siempre se está en el bando ganador.

        La libertad individual es lo que tiene. Todos necesitamos modelos, hasta los heterosexuales, pero como estos, los homosexuales deberían poder elegir, o pasarse el resto de la vida buscando. Al final, uno siempre muere solo.

  21. Lobbysta dijo:

    Tenéis mucha razón al denunciar el abuso de poder del lobby heterosexual en el mundo de la cultura. Fijaos hasta dónde llega, que hasta sale un heterosexual reseñando una novela en Babelia. Mirad a ver, que a lo mejor hasta hay más de uno, y hasta pudiera ocurrir que en la reunión de redacción en que se les ocurrió ficharlo resultaran ser todos hombres y heteros.

    • Lessig dijo:

      se habla de la novela que por ser su autor quienes ha sido reseñada el babelia, nada más. dejad de ver a Torquemada en cada sombra

  22. Pirenaixo dijo:

    Cristina Fallarás exhibiendo al personal su verdadero YO.

  23. Ágrafodido dijo:

    Empiezo a tener la sensación de que la existencia de ese lobby homosexual es algo más que una mera especulación.
    Como apunté más arriba, se trataba de comentar la influencia (o no) de , de hasta dónde llegaban sus resortes, etc…, o eso me pareció a mí que era la intención de la Sargento Margaret… ¡HABLAMOS DE GRUPO EN CONCRETO, LEÑE!, que le hacen perder a uno la paciencia.
    Increíblemente, la sección de comentarios se ha visto inundada de cierto tipo de mensajes que han conseguido desviar, muy hábilmente, el foco de atención.
    Recuerdo un foro en donde se abordaba el comportamiento corrupto de un político vasco -uno en concreto- y cómo, al final, se clausuró porque empezaron a bombardearlo con comentarios sobre los políticos que vivían amenazados, que era una vergüenza que los atacáramos, que por qué no hablábamos de los asesinos, etc., etc… Eso sí, consiguieron que los trapos sucios de dicho político pasaran a un muy discreto segundo plano (mejor dicho, que se difuminaran bajo una valancha de reproches).
    Les propongo un ejercicio: Prueben a criticar lo de Jorge Javier y Babelia en cualquier otro sitio y esperen media hora…
    (Supongo que a lo de nazi homofóbico ahora sumarán lo de paranoico)

  24. Lobbysta dijo:

    Pues yo llevo leídos un post y cincuenta comentarios y aún no he visto a nadie que explique quién forma parte ese GRUPO CONCRETO. Y tampoco veo que te llamen eso que ya has dicho dos veces que te van a llamar. Es típico de estos debates ver a gente que se preocupa más por amenazas imaginarias o inexistentes que por realidades sociales que saltan a la vista. Y sí, de entre todos los rasgos individuales que pueden ser valorizados en un contexto determinado la orientación sexual es uno, ya lo creo. Y claro que puede ocurrir que la experesión “es gay” sea un punto a favor para conseguir algo. Si eso te llama la atención es porque estás tan acostumbrado a vivir en un mundo donde ser un tío hetero es EL punto a favor que no te das ni cuenta.

    • Ágrafodido dijo:

      Lo dicho, no descansan:
      “…realidades sociales que saltan a la vista… de entre todos los rasgos individuales que pueden ser valorizados en un contexto determinado la orientación sexual es uno…”.
      ¡Y dale a la noria!

    • Odiseo dijo:

      industria del porno, hoteles, bares, playas, agencia de viaje, discotecas. En ocasiones para público gay en exclusividad o gay friendly… No hablamos de la cuestión de la orientación sino de la concentración. Es un hecho. No es un lobby poderosisimo pero bueno…

  25. jose dijo:

    Yo no se si el artículo es homófobo o no, lo que sí se es que es ridículo. Vamos a ser claros, yo no conozco ni una sola profesión en que ser homosexual suponga una ventaja. Hay muchas, afortunadamente, en que no supone una desventaja, pero que resulte ventajoso, no lo veo por ningún lado.
    Si cogemos los deportes, nos encontramos por ejemplo con que prácticamente ningún patinador sobre hielo (deporte que siempre da para mucha coña) sale del armario. ¿porqué? pues muy simple, por que probablemente afectaría a las votaciones, y no positivamente. También puede ser un miedo injustificado, Matthew Mitcham ganó los juegos de pekín en salto de trampolín, meses después de haber salido del armario, y con una puntuación altísima en el último salto, que impidió un pleno chino en la categoría.

    La anécdota del actor resulta muy poco creible. Ni siquiera en un ámbito tan pro gay como el teatral. Y aunque generalmente se ha asociado a la industria del espectáculo como gay friendly, en muchas ocasiones la sociedad avanza más rápido, incluso en sociedades conservadoras. Matt Bomer salió del armario hace menos de un año, a las americanas les sigue pareciendo guapísimo y un encanto, pero no hay peligro de que le den un papel protagonista en una película de alto presupuesto, por que el hecho de que sea gay será considerado un peligro de cara a la taquilla. Y en muchas ocasiones este tipo de discriminaciones en los castings ni siquiera vienen de heterosexuales, no hay nadie más homófobo que un homosexual reprimido.

    Cada vez que oigo lo del lobby gay me acuerdo de Ana Botella, mujer que ejemplifica lo que es usar influencias para llegar a un cargo que no te has ganado. En españa los lobbys son complicados, por que los españoles somos anárquicos por naturaleza, y no estamos muy por la labor de asociarnos. Obviamente sí que ha habido un movimiento de cara a obtener derechos, algo que ya no puede ser más lógico, pero la orientación se sigue usando para descalificar sin ningún tipo de problemas, y ahí están los artículos de periódicos deportivos que cada vez que hay un derby te sacan el pasado licencioso de Piqué en londres o lo mucho que le gusta a Cristiano Ronaldo ir a bares gays, como si el hecho de que si realmente algún jugador fuera homosexual, eso inmediatamente le hiciera bajar su valor como jugador.
    Lobbys gays sí que hay en estados unidos, y más les vale, por que en la mayoría de los estados son ciudadanos de segunda, sin siquiera derechos de visita en hospitales. De todos modos, allí hay lobbys para todos y para todos los gustos.

    Que en el mundo literario siempre ha habido homosexuales con poder no es una novedad. Hay un montón de escritores homosexuales que han pasado a la historia de la literatura, y muchos de los más reconocidos hoy en día son gays.
    Ahora, sacar como conclusión que hay un lobby cultural gay por que le hayan dedicado una reseña en Babelia a Jorge Javier Vázquez, me parece más especulativo que las noticias que dan en el propio Sálvame.
    Jorge Javier, por motivos que yo desconozco, siempre ha sido muy popular, a las marujas (sin intención de faltar al respeto) les encanta desde siempre. Es verdad que en sus inicios no tenía ese punto cabrón que hoy en día se gasta, quizás por que no tenía el mismo ego que ahora, pero por lo demás siempre ha tenido tirón. Del mismo modo que hay una parte que no le soporta, y entre los que no le soportan hay muchísimos gays, que aun no está tan lejana en la memoria la sonora pitada que le dedicaron cuando recibió un premio de la revista Shangay.
    Vamos, que si el supuesto lobby gay cultural existiera, dudo mucho que dedicara su tiempo a promocionar al presentador de Sálvame.
    Por lo demás su inclusión en Babelia es mucho más fácil de explicar desde el punto de la repercusión mediática que tiene el susodicho (repercusión que poco o nada tiene que ver con su orientación sexual). A él le hacen una reseña en Babelia, a otros con nivel de escritura similar les dan el Planeta, y no se lo dan por que sean heterosexuales, se lo dan por que creen que tienen tirón y venderán libros

    • Ire dijo:

      Lo del lobby gay español que cuenta la Maggie no lo tengo claro en absoluto. Que existe un lobby gay extranjero influyente porque tiene pasta es cierto, solo hace falta fijarse en algunos distritos de ciudades como Barcelona para verlo, y que resulta bastante incómodo entrar en alguno de los locales especialmente destinados a ellos si no lo eres también. Crearse sus propios ghettos seguro que no es bueno para nadie, y para ellos menos, pero también es cierto que nadie te obliga a ir.
      Pero hace un rato alguien ha hecho un comentario en otra entrada antigua, la dedicada a Martín Vigil. O bien la Maggie es bipolar, que bien podría ser, o se ha vuelto homófoba de repente, que no lo creo.

      • G. dijo:

        Pues si eres gay y quieres entrar entrar en una discoteca de pijos heteros, quizá tampoco te dejen entrar, fíjate, es más, tal vez hasta te lo impidan de malas maneras si vas de la mano con tu pareja, y no digamos ya si te das un beso dentro de esos locales que parecen exclusivos para heterosexuales. Pero es que no hace falta ni entrar en un local para que puedas correr ese riesgo: a lo mejor vas por según qué calle de la mano con tu pareja y te increpan o te dan una paliza.

      • Ire dijo:

        G, no dudo que muchos y muchas homosexuales lo hayan tenido, y lo sigan teniendo en algunos sitios, muy jodido. Tengo amigos y amigas homosexuales que han tardado bastante en atreverse a reclamar su derecho a la normalidad, pero también te aseguro que yo no he visto nunca a nadie hoy en día ni prohibirles la entrada ni insultarlos. Y te reconozco que se han ganado a pulso ese derecho, que solo se puede reivindicar dentro de la normalidad, no en un microclima protegido, creo.

    • Mariano naniano dijo:

      Si declararse gay supusiera alguna ventaja social, tendríamos, por ejemplo, un Presidente del Gobierno gay.
      Y eso, hoy por hoy, resulta inconcebible.

      • Nos estamos desviando. Hay que ver. De poco en poco hay que venir aquí a reconducir (dentro de sus cauces) la discusión.
        Yo no he dicho que declarase gay suponga una ventaja. Por desgracia la sociedad continua -en general-siendo bastante homofoba. lo que he dicho es que en ciertos ambitos de la actividad artística (p. e. el teatro), te puede beneficiar a la hora de encontrar trabajo. Es un caso puro de discriminación positiva. Simplemente.
        Un saludo.
        Maggie

      • G. dijo:

        O equipos de fútbol donde ninguno de los jugadores tuviera reparos en declararse homosexual.

    • jose dijo:

      Ire, yo creo que es como todo en esta vida, hay gente maja y hay gente que no lo es. A mí no me extrañaría que fueras a un local de ambiente y no te sintieras bien recibida, por que eso le pasa hasta a los propios gays, vamos, que por compartir orientación sexual no significa necesariamente que vayas a encajar en un sitio.
      Sin embargo no creo que esto sea nada común. En muchos locales de ambientes hay abundancia de mujeres heterosexuales, y en muchos casos acompañadas de sus novios.
      Y en eso sí que me parece que se ha avanzado significativamente, cada vez es más común que se tengan amigos gays, y que la gente se mezcle. Las generaciones mayores seguramente se sienten más a gusto en un ambiente homogeneo, pero yo creo que esto no pasa con las nuevas generaciones.

      En cuanto al lobby americano, más les vale que lo tengan, por que con la cantidad de ultrarreligiosos que campan a sus anchas por los states como se descuiden te plantan una teocracia en la que tienes que ir con la biblia a todos lados. Además es propio del país el asociarse, e implicarse en temas sociales. De hecho cuando un tema les interesa, les afecte o no directamente, se implican a fondo, y ahí está el caso de dos jugadores de fútbol americano, ambos casados y con varios churrumbeles, que hacen campaña en favor del matrimonio gay cada vez que pueden. Y el matrimonio allá es de vital importancia, por que a diferencia de aquí, quien no está casado tiene un montón de desventajas, para empezar no tiene acceso al seguro médico del cónyuge o a visitas al hospital en caso de que la pareja esté enferma.

      En cuanto al ámbito cultural, sigo pensando que puede que no sea una desventaja (lo cual sería estupendo), pero ni siquiera en el teatro, donde hay un porcentaje alto de gays, creo que suponga una ventaja, o mejor dicho, dudo que sea una desventaja ser heterosexual. Y el hecho de que en españa ni dios salga del armario (me refiero a personajes públicos) me indica que muy ventajoso no debe ser (y no estaría mal que se hiciera más a menudo, más que nada para que los únicos referentes de los chavales no fueran los periodistas del cuore).
      En principio, para ser escritor, no creo que suponga ninguna desventaja, para empezar por que es uno de los oficios en que más se depende de uno mismo. Aquí no hay un director de casting que te eche para atrás o un entrenador, que no te deje jugar. Si a la editorial le pareces bueno, y que tienes un público, te publicarán.
      Y lo demás son las capillitas de siempre, hay gente que está en ellas, y gente que no está, pero vamos, que dudo que por ser gay vayas a tener críticas más positivas, y desde luego si hubiera un grupo de presión, dudo que perdiera el tiempo con alguien como Jorge Javier Vázquez, que ya tiene su plataforma mediática para hacerse promo (cosa que no duda ni por un momento en ejercer)

      • No se trataba de promocionar su libro, Jose. Con lo de aparecer reseñado en Babelia se quería ganar el prestigio que las ventas no dan. Aun diría más: el prestigio que en la mayoría de los casos -porque somos así de idiotas en este país- las ventas quitan.
        OK?
        Pues eso
        Maggie

    • novas_7 dijo:

      ahhh lo de que los gays sean mas creativos, sepan que el aislamiento y que te traten como una mierda desde pequeño hace que la sensibilidad se dispare, un gay es por lo general mas sensible que un hetero…y bastante mas bohemio…con lo cual no es de extrañar que destaquen en las artes.

      • La Ponderosa dijo:

        ¿Y tamaña tontería? Acaso se han mentado disparates como: plumas?, amaneramientos? Cuartos oscuros? “Una maricona mala es lo peor, tiene lo malo de las mujeres y lo malo de los hombres”? Se ha sido tan superficial, frívolo y poco veraz? Creo señor novas_7 que es usted una “Drama queen” que no sabe separar o atemperar sus sentimientos y vivencias personales en este debate.

  26. Anita Token dijo:

    Yo Recomiendo ¿Te importaría? Autor Robert Joseph Greene (ISBN 978-1-927124-27-7) Este es un buen libro para la juventud gay de leer.

Los comentarios están cerrados.