MEMORIAS LÍQUIDAS; Enric González

Vamos a ver:

¿A quién le interesa que Javier Valenzuela, cuando fue director adjunto de EL PAÍS, le cuestionara una nota de gastos a Enric González, que entonces era el corresponsal en París, porque pensó que estaba intentando colar los gastos de viaje de su mujer? Yo, cuando fui señora de la limpieza en Telefónica –que una ha hecho de todo en esta vida-, también tuve una bronca con mi jefa porque no me quería pagar las horas extras. Argumentaba que las pasaba fumeteando y cotilleando en lugar de adecentando los cuartos de baño de la primera planta, que siempre fue la mía. ¿A que yo no les doy la tabarra con estas batallitas? Pues Enric González lo hace y además me cobra, nos cobra, 23 € por leerlo. (pág. 108)

Me estoy refiriendo a Memorias Líquidas, el libro de recuerdos profesionales que el periodista Enric González acaba de publicar con la nueva editorial Jot Down Books (Enero, 2013). Sí, los de la revista en internet.

[23€ me han soplao por 181 páginas con letra gorda y a doble espacio.]

Los de Jot Down serán muy buenos haciendo revistas digitales, pero editando libros… Leñeeee….

El librito tiene anécdotas interesantes, incluso divertidas, como es lógico siendo un recuento de la vida laboral de Enric González -como para no tenerlas (23 euracos, tú)-. Pero se nota que no ha gozado de la lectura previa (y consiguiente corrección) de un editor como Dios manda. El autor escribe bien, cierto, pero esto no es una crónica periodística. Se supone que tenemos entre manos un libro de memorias. ¿O no?

Los libros anteriores, en RBA, de Enric González (aquí) están muy bien. Por eso, porque comparo, hoy he acabado de entender para lo que sirve un buen editor.

[23€ del ala, así, por la puta jeta. Ya os cogeré yo.]

González, que ha pasado -desde que se volvió de Israel (su última corresponsalía)- los últimos meses sin mucho que hacer, ha estado colaborando con Jot Down  haciendo entrevistas y escribiendo artículos (aquí). Y parece que también ha aprovechado este tiempo ocioso para pergeñar este montón de anécdotas por las que he pagado 23€. Por entre medias de sus vivencias se le escapa algún quiero y no puedo cultureta (no lo digo en el sentido que le dio Joan de Sagarra) que no viene al caso. ¿Ejemplo?: lo de comparar en la página 80 a los redactores de EL PAÍS de los primeros años con el “individuo descrito en La rebelión de las masas de Ortega y Gasset”. Un buen editor debería haber dado su “toque” a esto.

No sabíamos lo de que cuando Arturo Pérez-Reverte amenazó, después de La carta esférica, con marcharse de Alfaguara, don Jesús de Polanco se desplazó personalmente hasta el domicilio del autor en la sierra de Madrid para hacerle una oferta “mareante”. (Pág 96).

Tiene gracia como describe (Pág. 90) la indumentaria de los reporteros de la guerra del golfo (the first):

Había quien llevaba siempre encima su equipamiento antigas, antiquímico y antinuclear, además de un chalequillo multibolsillos de esos que proclaman las condición de corresponsal de guerra (o de aficionado a la pesca) y un casco por si las moscas. Y así, disfrazados de marcianos, paseaban algunos por los lujosos hoteles de los petroleros.

La parte de Ruanda es emocionante.

[¿He pagado 23€ para enterarme que el autor se emborrachó con “sadiki” una bebida alcohólica casera inventada por los filipinos en Arabia Saudí?]

Enric González

Saldar cuentas pendientes con EL PAÍS (o mejor, con Juan Luis Cebrián) está bien, todos nos regodeamos, para qué negarlo. Pero con una o dos cosas hubiera bastado. Hay 100 páginas o así –más de la mitad del libro- en las que párrafo sí párrafo también le cae alguna pulla a Cebrián (en las páginas 176 y 177 lo llega a comparar, dos veces, con Goebbels). Este texto ha sido escrito y publicado muy poco tiempo después de la salida (ERE mediante) de su autor del periódico antes citado. Creo que se debían haber dejado pasar al menos un par de años. Un buen editor…

Lo que Enric González tiene contra Juan Luis Cebrián se resuelve en la calle a puñetazos o en el diván de un psicoanalista. Pero a mí que me deje en paz. Perdonen que me repita, pero si un buen editor hubiera metido mano en esto…

Pero una cosa no quita la otra y en lo que denuncia en la página 159 tiene más razón que un santo: “El uso del periódico (EL PAÍS) como catálogo de productos del grupo” (PRISA).

Aunque hay páginas que da bastante vergüenza (¿ajena?) leer.

Pág. 175:

Llevo algún tiempo trabajando en periódicos y sé cómo se fabrican. No es un espectáculo bonito, ni en El País ni en ninguna otra parte. Por cada periodista que se juega la vida en una guerra o consigue una noticia valiosa hay una reunión discreta, en alguno de los despachos, en que se decide que la evasión de impuestos del principal banquero (…… ) no es noticia de portada ni debe investigarse, o que el uso ilegal de información privilegiada por parte del presidente de (T…..), solo merece unas líneas en una página interior. Esto es así, y ha sido siempre así.

Vincular el hecho de que hay reporteros que arriesgan su vida en conflictos armados con los apaños y enjuagues que se hacen desde la dirección de los periódicos (siempre bien relacionada con el poder), por muy comprobados que estén estos últimos y por mucho que nos jodan, no es más que pura demagogia.

Lo que más me cabrea –y termino-  es que el libro ya está escrito y publicado. Qué no hubiera sacado un buen editor de este material. Se coge el texto; se lo poda y se lo adecenta; luego se sienta al autor en una mesa y látigo en mano –como cuenta él que hacía algunos de los jefes de redacción que tuvo en Barcelona- se le obliga a desarrollar algunos episodios y a describir mejor otros; se le añaden datos históricos que permitan al lector situarse en la época en que ocurren los hechos (si este libro lo coge mi nieto , no se entera de nada); se le añade sal y pimienta… bueno, pimienta no, que ya lleva demasiada; se le coloca una portada decente (que con esta de tela parece más el libro de firmas de una boda apresurada) y se pone a la venta con un precio más decente.

[¡23€, neng, 23€!]

Me quedo con ganas de saber quién está detrás del seudónimo “Delaney” que González –como hacía Groucho Marx cuando “se refería a personas en situaciones incómodas”- utiliza para aludir a un hombre “brillante, ingenioso y ocasionalmente malévolo” que compartió veladas durante la Mostra de cine de Venecia con Carlos Boyero, Oti Rodríguez Marchante y el autor, y que terminaba orinando contra la fachada de San Marcos.

[23 machacantes que me ha sacao el tío.]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a MEMORIAS LÍQUIDAS; Enric González

  1. Anahata dijo:

    Suck Down, deberían llamarse.

  2. Toma, maroma... dijo:

    ¡Viva España, viva el Rey, viva el Orden y la Ley!
    http://cultura.elpais.com/cultura/2013/02/07/actualidad/1360228328_922211.html

  3. PFFFFFFFFFF dijo:

    ¿Quién en su sano juicio pagaría 23€ por algo que sale de la factoría Jot Down? No es atraco si la víctima regala.

  4. julian bluff dijo:

    La imagen de Oti, Boyerito, el autor y “el otro”, que quizás sea “A. G” (pasado de Grey Gooses del Harry´s) sacando la chorra, o la pitilina, qui lo sa, en San Marcos: decididamente desalentadora ¿Eso tiene gracia? ¿Tiene su punto? ¿Tiene su aquel?. ¡NOOO!.

    “Las sales de Maggie”. Sugiere a una de las chicas, a Daphne, que vaya inmediatamente a por ellas 😉

    • Gracias, Julian, muy atento.
      Me he tomado dos gintonics, que me hacen más efecto -si estoy con el estómago vacío- que las sales.
      Me encuentro ya mucho mejor.
      Maggie

  5. DrJ dijo:

    Se paga muy bien y viste mejor lo de haber trincado de El País treinta años y ponerlo verde ahora. Acojonante. A este señor le pagaban apartamentos en Manhattan, etc -tampoco recuerdo yo que levantara ningún watergate en su estadía newyolkina, vamos…- y se llevó su buena pasta con el seudo ERE. A este paso, hasta la mismísima Elvirita Lindo y consorte Muermo Jerusalem Molina terminarán despotricando del Babelia y aledaños. Me temo que no llegará a tanto. Pero en la última entrevista del Jot Down Diez Minutos, Rosa Montero dice que lleva desvinculada del País cosa de quince o veinte años…! Nada, que un día de estos se nos aparece Ana Blanco en el Sálvame Deluxe despotricando del telediario de la 1..

    • Pitiminí dijo:

      ¿Rosa Montero desligada de EL PAIS 15 años? ¿Y quién es ésa que sale firmando columnas en EP semanal? ¿Una replicante?(en venganza por la fusilada de miss Montero en su última novela, supongo)

  6. OLYMPIA dijo:

    ¿Estre señor es hijo del otro señor que trabajaba en La Vanguardia y escribía novela policíaca?
    ¿Este señor es el traductor de Foster Wallace?
    Divertida crónica.
    Si me contestáis, gracias.

    • Este señor es hijo de gonzález Ledesma, autor de novela negra. Lo de DFW no me consta.
      Este señor es un buen reportero, lo es. Lo que ocurre es -quizás debido a que la profesión está hecha unos zorros- que se ha creido la útima esperanza blanca, el salvador del periodismo.
      Por eso, últimamente, está perdiendo un poco los papeles.
      Sólo eso
      Maggie

  7. Orianna dijo:

    Querida Margaret,

    ¿Comenta algo González sobre los millones que le dio el ahora pérfido de Polanco para que su mujer se operase en la mejor clínica? Casi para comprarse un piso entonces. ¿Comenta algo González sobre los cursos en ESADE que le pago Polanco? ¿Comenta algo sobre los másteres en Estados Unidos que le pago el malo de Polanco? ¿Quién es el ludópata? ¿Comenta algo sobre esa brillante idea suya de cobrar la indemnización de El País y luego ponerse a sueldo de El Mundo y parecer el mesías del Periodismo? ¿Comenta algo sobre la incongruencia de decir que te vas de Prisa porque hay un ERE y aterrizas en un diario con más de 200 periodistas en la picota? Querida Margot. No hacía falta leerlo para saber que necesita un editor serio. ¿No está sobado ya el adjetivo líquido? Un poco de imaginación, un poco.

    • Lo de lo que EL PAÍS se gastó en su formación (economía e idiomas) sí lo pone en el librillo. Lo de su mujer lo ha escrito es un artículo reciente.
      Lo que a mí me escandaliza es que Enric González y algún otro ex-Pais han esperado a enterarse de que Cebrián ganaba una pasta para rasgarse las vestiduras ante las manipulaciones del periódico y del grupo de comunicación al que pertenece.
      Algunas de las cosas que denuncia en el libro ya las sabía hace 5 años y entonces siguió cobrando los 7.000 netos que tenía como salario. Pongo aquí esa cifra porque el autor la cita tan cual en el libro. Luego se la rebajaron, es cierto. Quizás entonces comenzó a sentirse incómodo ante tanta manipulación.
      La Margaret

    • Erick Fernández dijo:

      Lo de “líquido” será por lo de pimplar, que por algo sale una copa de cóctel en la portada…

  8. Y a mí por qué me han borrado mi comentario, Margaret? Usted solo deja opinar aquí a sus amigos?

  9. Perdona Margaret, me queda una duda: ¿cuánto has pagado por el libro?
    ;)))

  10. Erik dijo:

    Una pregunta: ¿qué esperaba encontrar exactamente? Gracias y un saludo.

    • Esperaba encontar:
      1.- Un libro bien editado y encuadernado. Enric González no es ningún principiante. Muchos, que hemos leído sus anteriores libros, vamos a comprar el siguiente a ciegas y esto no es de recibo.
      2.- Unas memorias, no un ajuste de cuentas.
      3.- Menos autosuficiencia y más humildad.
      4.- Un retrato de la sociedad española de los últimos 30 años a través de la vida de un periodista.
      Eso.
      Margaret

  11. Irene Arce dijo:

    desengaño.

    1. m. Conocimiento de la verdad, con que se sale del engaño o error en que se estaba.

    2. m. Efecto de ese conocimiento en el ánimo.

    3. m. Palabra, juicio o expresión que se dice a alguien echándole en cara alguna falta.

    4. m. pl. Lecciones recibidas por experiencias amargas.

    Me parece que en este blog no se puede tomar en cuenta la primera acepción, más bien el segundo. ¿No será porque ahora escribe en el Mundo?

  12. Eva Márquez dijo:

    Gran blog. Enhorabuena!
    Librería Áglaya
    Cartagena

    • Gracias, Eva. Esto que hacemos aquí es fácil. Lo que sí que tiene mérito es lo vuestro: la editorial Áglaya (especializada en historia, para los que no lo saben) y la librería recientemente abierta (2011) en la c/ Ramón y Cajal (para lo que sean de la región) de Cartagena (Murcia).
      Meto aquí el enlace a la recomendable página de la editorial.
      http://www.editorialaglaya.com/
      Un abrazo y enhorabuena a vosotros
      Margaret

  13. Cluje dijo:

    Estaría bien que pusieses el precio del libro. Es fundamental en cualquier crítica literaria.

  14. Tu espejo dijo:

    El precio del libro se convierte para ti en un trastorno obsesivo compulsivo, y a mí, como lector accidental de este blog, me la sopla. También es obsesiva tu reiterada petición de editor para el libro cuando tú, seguramente, escribes en un blog aprovechándote de que no haya editor que te edite. ¿Ejemplo?: la manifiesta contradicción de ilustrar aquello que “no viene al caso”. Todos hablamos desde nuestros complejos, traumas e incluso virtudes, y eso desmorona cualquier pretendida objetividad. “La objetividad no existe” debería ser la primera lección de una Facultad de Periodismo.

  15. Pingback: Periodismo y metaperiodismo: crónicas, ensayos, recopilaciones y otros estudios sobre el oficio de escribir noticias acaparan la atención de editoriales y lectores | El librófago

  16. Carlos Cebrián González dijo:

    Me complace informarle que acabo de publicar mi libro decimocuarto titulado “Historia y Evolución de las Empresas Centenarias de España”.autor: Carlos Cebrián González. Editado por: LULU.
    Esta obra, de 286 páginas, de la que he hecho dos ediciones (una en blanco y negro y otra a todo color), es un testimonio literario de la historia y esfuerzos, del acierto y tesón de 25 empresas centenarias españolas, muchas de ellas con proyección mundial, , que sorteando toda serie de dificultades, han logrado, llevar su negocio al puerto del éxito.

    Si les resulta factible hacer alguna reseña, de esta modesta obra, en el medio de su dirección, le agradecería me lo notificasen a mi email: por lo que les estaría muy agradecido.

    SINOPSIS DEL LIBRO “HISTORIA Y EVOLUCIÓN DE LAS EMPRESAS CENTENARIAS DE ESPAÑA”

    AUTOR:CARLOS CEBRIÁN GONZÁLEZ

    Cada año en el mundo se crean y destruyen miles, millones de empresas.
    Pero lo sorprendente y digno de elogio es que haya alguna industria,
    comercio o grupo empresarial que logre sobrevivir durante más de cien
    años.
    La pregunta que Uds. y yo nos hacemos es…¿Cómo han podido resistir los
    vaivenes de una economía nacional o internacional, guerras, crisis, y seguir
    adelante? La respuesta es compleja. Resulta muy difícil tomar el impulso de
    salida y colocar la primera piedra de tu negocio, pero mucho más es
    renovarte, no quedarte atrás en la evolución de tu actividad y ganar cada
    día más nichos de mercado, llegando con nuestros productos o servicios
    de gran calidad a muchos millones de consumidores.
    Para conocer los secretos de su éxito y de su floreciente longevidad he
    analizado en profundidad la historia y evolución de 25 empresas
    centenarias, muchas de ellas de gran proyección mundial. Me he quedado
    gratamente sorprendido. Espero y deseo que a ustedes, al leer este libro
    “Historia y evolución de las empresas centenarias de España”, les suceda lo mismo”

    ——————————————————————————–

    SI DESEAN CONOCER ALGO MÁS SOBRE ESTE LIBRO, EN SU VERSIÓN DE BLANCO Y NEGRO HAGA CLICK EN ESTA DIRECCIÓN:

    http://www.lulu.com/shop/carlos-cebri%C3%A1n-gonz%C3%A1lez/historia-y-evoluci%C3%B3n-de-las-empresas-centenarias-de-espa%C3%B1a/paperback/product-21365094.HTML

    si desea conocer algo más sobre este libro en su versión a todo color haga click en esta dirección:

    http://www.lulu.com/shop/carlos-cebri%C3%A1n-gonz%C3%A1lez/historia-y-evoluci%C3%B3n-de-las-empresas-centenarias-de-espa%C3%B1a/paperback/product-21365120.HTML

    Nota del autor. Entre estas empresas que saco en mi libro, destacan: Nestlé, González Byass. Osborne, Alvear, Conservas Albo, Bodegas Miguel Torres, Grupo Caballero, Galletas Gullón, Café Gijón, FREIXENET, Chocolates Valor, Bodegas Lustau, Bodegas Marqués de Murrieta, Mermeladas Helios, Tortas Inés Rosales etc.

Los comentarios están cerrados.