YA TENEMOS LA NOVELA GANADORA DEL PRIMER PREMIO SATÉLITE

Con la intención de dar buen ejemplo, hemos convocado un nuevo premio literario que va a romper todos los moldes, el PREMIO SATÉLITE. El objetivo de este galardón es reconocer el mejor lanzamiento editorial del año. Se valora no sólo la calidad del texto, sino también la originalidad del argumento, del diseño de la portada y del título. La sinopsis y el material promocional también serán tenidas en cuenta. Hemos pedido a cuatro profesionales (como la copa de un pino) del mundo del libro, que nunca habían formado parte de un jurado, que sean nuestros  primeros jueces. Los cuatro se caracterizan por su independencia. Les garantizo que no ha sido fácil encontrar, en el ámbito editorial, personas dentro de las cuales convivan (sin darse de ostias) la profesionalidad y la imparcialidad.

Por primera vez en la historia de los premios literarios se han utilizado métodos científicos para valorar a los candidatos. Aun así, la deliberación ha sido ardua. Después de tres noches sin dormir –había muchos y buenos candidatos- el jurado formado por Juan Cruz, Soledad Puértolas, Lorenzo Silva y Carmen Posadas ha decidido que el mejor lanzamiento editorial del año es:

Las cenas del club de los sábados, de Amy Bratley (Alevosía, 2013) [Alevosía es una marca registrada por Siruela] Ya hemos hablado en este blog de Alevosía (aquí) y (aquí).

Esta novela ha obtenido la máxima puntuación (9,99 puntos) en el apartado de título, original donde los haya: (aquí), (aquí) y (aquí).

La sinopsis –la mejor descripción del argumento en pocas palabras- ha alcanzado una nota de 9,89 puntos. Ayuda, por supuesto, el hecho de que el argumento sea único, raro, extraño, atrayente, curioso, insólito, interesante, inusitado, singular, asombroso… Y nos faltan palabras:

Tres años antes, el mundo de Eve se derrumbó cuando el hombre de su vida, Ethan, la abandonó de un día para otro sin dar la más mínima explicación. Sin embargo ahora, a punto de entrar en la treintena, parece que está a punto de alcanzar de nuevo la felicidad completa: tiene el ilusionante proyecto de crear su propio negocio, un café en el barrio de moda de Londres en el que servirá sus deliciosas tartas caseras, y un novio encantador, Joe, que la convence de participar en «El Club de las Cenas de los Sábados», el popular concurso que organiza el periódico donde él colabora y que cada semana premia al mejor cocinero y anfitrión de una cena completa. Quizás así consiga algo de financiación extra y de publicidad gratuita para su café. Eve será la primera concursante en recibir a los invitados, y la sorpresa será mayúscula…

Los ganchos comerciales son de 10, directamente:

Se buscan: Cuatro cocineros aficionados para participar en un concurso que premia la mejor cena.

Reglas: Cuatro desconocidos, cuatro semanas, cuatro casas, cuatro cenas.

Puedes ganar: 1.000 libras en efectivo.

Puedes perder: tu corazón.

Claro que una autora como esta no podía fallar:

Amy Bratley nació en 1974, creció en Northamptonshire y cursó estudios superiores en Nottingham; después se trasladó a vivir a Londres, donde trabajó como periodista freelance para diversos periódicos y revistas. Actualmente vive en Bournemouth, dedicada a la escritura, junto a su marido y a sus dos hijos. Es autora de las novelas The Girls’ Guide To Homemaking y Las cenas del Club de los Sábados, la primera en ser traducida al castellano después de cosechar un gran éxito internacional, incluyendo el Baccante Prize 2012 (a la mejor novela de ficción femenina publicada en Italia).

Fíjense en lo de “dedicada a la escritura, junto a su marido y a sus dos hijos.” ¿Los niños escriben con ella? ¿Su marido le hace de negro mientras ella da el biberón a los pequeños? Dirán ustedes que hay una coma. Vale, pero…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en editores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

41 respuestas a YA TENEMOS LA NOVELA GANADORA DEL PRIMER PREMIO SATÉLITE

  1. chicken lit dijo:

    Lo único que se puede decir es que el nombre de la marca editorial está muy bien puesto.

  2. Marie Jujika dijo:

    Querida Margaret:
    Quizás se refieran a que ella escribe y los otros, maridos, hijos, etc.,,,escuchan cuando ella les lee lo que ha escrito y le dan su aprovación o no…Creo que puede ser una bonita manera de hacerlo, ¿no?. Ya que estamos en familia…aprovechémosla.

    Marie

  3. Arturo dijo:

    ¿En serio alguien ha leído este libro tan ñoño? Sólo de ver la portada me produce urticaria. No me extraña que en el metro esté todo el mundo enganchado a VICTUS de Albert Sánchez Piñol. Una lectura picaresca muy acertada en los tiempos que corren. Son listos estos de La Campana.

  4. Pintamonas dijo:

    Juan Cruz, Soledad Puértolas, Lorenzo Silva, Carmen Posadas, Maeva y Alevosía: la sargento Margaret es Cristina Fallarás.

  5. Jack Nuance dijo:

    ¿Los premios qué? ¿Cristina fallasqué? (Esto me pasa por leer sólo las primeras frases del post y la ultima del último comentario.)

  6. aturdido dijo:

    La Patrulla recomendada por bloguero de El País: http://blogs.elpais.com/sin-tinta/2013/02/maldito-twitter.html. Ya somos del “establishment”.

  7. Jorge Simenón dijo:

    La cuestión no es si la sargento Margaret es Cristina Fallarás, la cuestión es si Cristina Fallarás es la sargento Margaret.

    • Soy Luis Bárcenas
      Fdo: Luis el cabrón

      • Matías dijo:

        Ya te gustaría: pegarse la vida que se habrá pegado (y se estará pegando hasta que lo entrullen), pasarse unos añitos en el talego a cuerpo de rey, y luego salir y volver a pegarse la vida de antes, aunque ahora en plan discreto por guardar las apariencias.

      • La voz de su ano dijo:

        Eres un ingenuo, Matías. Ni de coña que Luis “el Cabrón” Bárcenas va a pisar la cárcel ni un solo minuto, ni siquiera una simple comisaría. Sus antiguos amigos del PP no le dejarían, ya que calla mucho, y no sea que le cabreen y empiecen a rular documentos y cuadernos contables de la caja B por los periódicos. Pon que le pongan una micromulta y para de contar.

    • La voz de su ano dijo:

      Como diría Earl Hickey (el protagonista de “Me llamo Earl”): ¡Su puta madre! (léase con sorpresa mayúscula y ceja enarcada).

      • Sue Evans dijo:

        Señor de los ojales, como ponga más cosas entre paréntesis () le va a salir un comentario novelado, de tanta mierda que tiene que explicar de tan subjetivo modo para que su comentario gane, según su particular y limitado talento, cierta gracia y desparpajo. Y sepa usted que gracia mucha, pero a su costa querido muchacho.

    • Tomorrow Never Knows dijo:

      Acojonante: el librejo ése sobre el desahucio de la Fallarás está a la venta ya antes de que haya salido. Y es que como le corten la conexión a internet, me da que este blog se va a ir también al carajo.

    • Garcilaso dijo:

      ¡Qué maravilla que es la lengua castellana! Fijaos en que no es lo mismo decir: “A la puta calle”, que “A la calle, puta”.

      • Lope dijo:

        Pero sí es lo mismo decir “A la calle, puta” que decir “A la calle, Sue Evans” (ya sé, como coña no vale gran cosa, pero son estos detalles los que le hacen tanta ilusión, a la pobre)

      • Marie Jujika dijo:

        Si, y no es lo mismo decir calle Diputación que cien putas en acción…¿no?…

  8. Ann@ dijo:

    Sois tan corrosivas e ingeniosas, que he decidido enlazaros desde mi blog, al que os invito.
    Ann@

  9. Bravo dijo:

    Acaba de crearse el grupo de Facebook “Yo tampoco leo lo que escribe Fernando Aramburu en El Cultural”. Ya somos 1,699,720 amigos.

  10. Entre paréntesis dijo:

    Anda que no canta ni ná que la Sue Evans es la que firmaba como Lili Marlén pero hablando en bajito para que no se note…

  11. Sisi Emperatriz dijo:

    Oye, que dicen en Babelia que otro de los autores que publica Julián Rodríguez, el hermano del coordinador del suplemento, ratifica su prestigio con su última novela:
    http://cultura.elpais.com/cultura/2013/02/08/actualidad/1360327338_785578.html

  12. jose dijo:

    Yo lo que me pregunto es quien lee estas novelas. En teoría van destinadas a las mujeres pero son más insultantes que un anuncio de compresas.
    Y oye, de vez en cuando puedo entender que apetezca algo ligerito para pasar el rato, pero es que leer algo con unos personajes que son arquetipos unidimensionales (y además arquetipos más propios de los años cincuenta) y que sabes como va a acabar desde la página 10, no le veo mucho sentido

    • Marie Jujika dijo:

      Me ha encantado eso de “más humillante que un anuncio de compresas”…Qué razón tienes…

  13. Earl Hickey dijo:

    Jajaja, tanto ir a la contra y tanta hostia y aquí se censura cosa mala. Anda que no es usted vulnerable ni nada, mi sargento o mi Fallarás o quién carajo tenga a bien ser…

    • Sue Evans dijo:

      Será que no alcanza los estándares mínimos de calidad. También puede ser que le estén haciendo un favor ya que siendo usted tan susceptible al vituperio, es muy muy posible que le esten protegiendo bajo el ala, como un pollo indefenso.

  14. Tiene una pinta maravillosa. Bueno, no.

  15. Anónimo dijo:

    Comeclavos, para las dos gilipolleces que has escrito, igual era mejor no haber escrito nada.

    • Marie Jujika dijo:

      Pero y pregunto yo, ¿por qué no dejáis que cada cual publique lo que quiera y no insultáis a nadie?..Quiero decir que se puede uno expresar con libertad pero intentando no ofender, ¿o no?…Digo yo …

  16. Al Rico dijo:

    El premio Satélite ¿lo retransmiten vía satélite?

Los comentarios están cerrados.