DAVID LODGE SE QUEDA SIN EDITOR EN CASTELLANO

David Lodge pasa por ser uno de los maestros del humor inglés contemporáneo, «uno del cuarteto de ases que completan Wodehouse, Evelyn Waugh y Tom Sharpe», en opinión de Jorge Herralde, editor de Anagrama.

Este párrafo que acaban de leer fue publicado en El Periódico el 25 de enero de 2003. En aquel entonces Anagrama presentaba en Barcelona la novela Pensamientos Secretos de David Lodge y Herralde se corría de gusto. Así lo contaba EL PAÍS. Hace unos años todos estábamos enamorados de David Lodge gracias al trabajo de celestina realizado por su editor en castellano, Jorge Herralde. Recuerden: “a la altura de Wodehouse, Waugh y Sharpe”.

Anagrama (aquí) ha publicado 12 novelas de David Lodge, casi toda su obra de ficción. Jorge Herralde, editor de Anagrama, no se ha cansado de repetir en todas las entrevistas que le han hecho (aquí, aquí, aquí, …) que la “política de autor” es marca de la casa en su sello.

La “política de autor” –para los perroflautas incultos que también nos leen- es la estrategia editorial que consiste en elegir buenos autores y serles fiel a lo largo del tiempo publicando todo lo que escriban. De esa forma el lector que guste de cierto escritor podrá comprar todos sus libros en el mismo sello y tendrá la seguridad de que esa editorial publicará (y traducirá en su caso) cualquier novela del citado autor. De este modo se fideliza a los autores y a los lectores creando vínculos casi afectivos que redundan en la calidad de la edición. La “política de autor” es cosa propia de buenos editores: Feltrinelli (el padre), Barral, Tusquets, Vallcorba, De Moura, Gallimard, Unseld…

En otro día, mediante un comentario, un lector de P. de S. denunció que había preguntado (alarmado por el retraso) y le habían respondido desde Anagrama diciéndole que no pensaban editar A man of parts (Viking Adults, 2011) la última novela de David Lodge:

Te agradecemos la consulta.

Lamentamos comunicarte que no lo publicaremos, tenemos un gran exceso de contratos.

Saludos cordiales,

Editorial Anagrama

Nuestro lector amante de Lodge había investigado en otros países de habla hispana y no había encontrado otra edición en castellano y por eso llegó a entender que Anagrama podría haber bloqueado la publicación en nuestra lengua de dicho libro. Ya saben, lo del perro del hortelano.

No es así. Hemos consultado con Anagrama y nos han dicho que no tienen derechos de exclusividad y que:

Querida Margaret:

En efecto, la puede publicar otra editorial. No tenemos dichos derechos.

Cordialmente,

 Editorial Anagrama

En teoría cualquier editorial podría negociar con el agente de Lodge y publicar esta novela en español. Pero hemos hecho una prueba. Ayer mandamos un correo a una editora (*), en cuya línea editorial podría encajar esta novela, preguntándole por el asunto y por si le apetecería sacar esta novela. Aquí sus respuestas:

P.- ¿Se puede producir una situación de bloqueo editorial?

R.- Las “buenas prácticas” que rigen habitualmente las relaciones entre editores y agentes “obligan” a que el nuevo libro se le ofrezca en exclusiva al editor habitual o al editor del último libro (Anagrama, en este caso) y sólo si este lo rechaza podría su agente proponerle la publicación a otros editores. Estas buenas prácticas se pueden romper de vez en cuando (normalmente cuando editor y agente o autor se han enfadado o cuando se ve que va a existir un desequilibrio muy grande entre las expectativas del autor y lo que el editor va a estar dispuesto a ofrecer) pero no es lo habitual, gracias a Dios.

Lo normal es que no haya un bloqueo legal, es decir, nada que jurídicamente impida que el agente le ofrezca el libro a otro editor. Lo que pasa es que si un autor tiene una decena de libros publicados en una editorial, lo lógico es que el agente se lo piense muy mucho antes de irse corriendo a ofrecer el libro a otro editor, y prefiera esperar a ver si el editor termina “entrando en razón”. Lo usual sería que, incluso aunque tuviera una oferta encima de la mesa de otro editor, el agente intentase esperar y ver si convence a Anagrama (que ha publicado varios libros anteriores) antes de buscarle un nuevo editor a Lodge. Y Lodge no sé si será consciente de la situación, porque dudo de que esté constantemente informado de los detalles de todas sus ventas extranjeras, pero quien es consciente seguro es su agente.

P.- ¿Te lanzarías a publicar esta novela en tu sello?

R.- En general prefiero no considerar obras menores de autores ya establecidos. Y buscar, en cambio, obras mayores de autores menos conocidos. Suelen ser mejores libros los segundos que los primeros. El hecho de que Anagrama lo haya rechazado es un dato que a priori me predispondría en contra, pero habría que ver también, antes de preguntar si el libro está disponible y de leerlo, cuál ha sido la recepción del libro, a qué idiomas se ha traducido, qué ventas ha tenido, etc. En el caso de que nos animásemos a leerlo creo que seríamos más exigentes con ese libro que con otros, es decir, el libro tendría que gustarme especialmente, porque no íbamos a poder desarrollar ese autor ( dudo mucho de que aunque su agente nos vendiese este libro eso nos convirtiese en su “option publisher”, es decir, en el editor al que, dentro de las buenas prácticas de las que te hablaba, se le ofrecen por defecto las nuevas obras del autor para que las considere de manera preferente; a fin de cuentas Anagrama ha publicado una docena de sus libros y los tiene vivos en catálogo).

(*) Aunque nuestra amiga la editora hable de “buenas prácticas” y contando con su autorización para dar su nombre en este post (nuestra editora en una valiente), hemos preferido no citarlo dado el ambiente cainita que actualmente reina en el mundo editorial.

Resultado: El libro está en el mercado para que cualquier editor, previa negociación, lo publique en castellano. Pero esa es la teoría. Seguro que la mayoría de los editores piensan como nuestra amiga. Con lo que lo más probable es que nuestro lector, el amante de Lodge, se quede sin leer en castellano A man of parts, la última novela del que Herralde llamó “uno del cuarteto de ases que completan Wodehouse, Evelyn Waugh y Tom Sharpe.” Lo de la “política de autor” queda muy bien en las entrevistas, pero hay que ser consecuente y llevarla a sus últimas consecuencias. Nuestro lector, el amante de Lodge, seguro que compró en Anagrama las 12 novelas anteriores del autor inglés. ¿Hay derecho a que su colección quede incompleta? Los verdaderos amantes de la literatura estarán de acuerdo con la pertinencia de mi pregunta y comprenden mi zozobra solidaria con nuestro lector.

Ya ven cómo ha comenzado a funcionar Anagrama desde que los italianos de Feltrinelli entraron en su capital. Por eso, cuando se venda la próxima editorial pequeña al gran grupo multinacional y nos digan en el periódico que “todo va a seguir igual”, que “la línea editorial se mantiene intacta”, desconfíen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a DAVID LODGE SE QUEDA SIN EDITOR EN CASTELLANO

  1. Lolita dijo:

    Es muy posible que si Herralde lo ha rechazado sea porque el libro no da la talla, por muy Lodge que sea. Luego cuando se publican libros malos os quejáis.

    • No, guapísima, no.
      La “política de autor” tan cacareada por Herralde obliga moralmente a editar lo mejor y lo peor del autor.
      Si un lector ama a un autor, quiere leer todo, lo bueno y lo menos bueno. Solo así se profundiza en el conocimiento de un escritor.
      Un beso
      Maggie

      • Tal y como está el país, me veo ya mismo a David Lodge haciendo un crowdfunding para seguir publicando en nuestro país su obra. Y, mientras tanto, todas esas autoras (porque son casi todas mujeres) de panfletos calenturientos tan mal escritos que hacen sangrar la vista, encontrando editoriales y lectores.

  2. Ire dijo:

    Creo que el problema es mucho más sencillo, Maggie. Lodge no es un autor ‘humorístico’ comparable a Sharpe, ni mucho menos, aunque haya publicado obras irónicas. Lodge es mucho más. ‘A man in parts’ no es una novela de ficción sino una especie de biografía novelada sobre H.G. Wells, escritor de ciencia ficción del que pocos aquí habrán oído habla, presumiblemente según Anagrama, en línea más con sus trabajos de crítica, todos más que notables. Es decir, Anagrama probablemente ha considerado que ese libro no va a satisfacer las expectativas de los lectores de Lodge, porque ¡ella misma tiene un concepto erróneo de Lodge! Me entran ganas de llorar.

  3. Pol dijo:

    Yo creo que a Anagrama ha dejado de interesarle Lodge. Así de sencillo. Recuerdo que tardó años en publicar sus dos últimos libros. Supongo que este dato ya es muy significativo del enfriamiento del idilio.
    Tal vez la última, ‘La vida en sordina’, no sea la mejor novela de Lodge pero para mi tiene enorme interés por razones incluo extra-literarias. Sin embargo, incluso reconociéndome “fan” del Lodge humoristico, considero que “¡El autor, el autor!” es una de sus obras maestras. Una novela en la que él mismo como autor echa el resto a todos los niveles, pero que tuvo la fatalidad de coincidir en su lanzamiento con otra novela también basada en la biografía de Henry James.
    Probablemente Anagrama como editorial es libre de hacer lo que quiera con el nuevo libro, pero si no lo publica yo lo consideraré una traición, una alta traición, porque fue gracias a Anagrama por quien conocí y pude seguir a Lodge a través de la práctica totalidad de su bibliografía, es decir, que como he sido absolutamente fiel al autor y a la editorial a lo largo del tiempo.
    Desde mi punto de vista la editorial tiene un compromiso pero si no lo quiere asumir por las razones que sean, entonces debría decirlo claramente y facilitar la publicación del libro de Lodge por parte de otra editorial.

  4. Ire dijo:

    Probablemente a Anagrama solo le ha interesado siempre el Lodge que se parece Sharpe, como bien señala y recalca la sargento, sin tener en cuenta el perfil del lector de la obra de Lodge. Sus novelas humorísticas son solo un pequeño complemento a su producción, de otro alcance y en otra onda. Los lectores habituales de Lodge no nos quedamos únicamente con esa pequeña producción más frívola, aunque evidentemente divertida e inteligente como es habitual en Lodge. A mí me interesa el Lodge crítico, perspicaz, irónico, incisivo, como parece que se muestra en su última novela, en todo su esplendor, vaya.

    Y no estoy en absoluto de acuerdo en que ‘La vida en sordina’ sea una novela floja. Lo que es floja es la traducción al castellano. Prueba a leerla en inglés y te darás cuenta.

    Y a Anagrama solo le puedo decir que se ha lucido. No publicar a Lodge creo que es una de las decisiones más estúpidas que haya podido tomar. Está claro que no se iba a forrar con las ventas, pero acaban de tirar su prestigio por la ventana.

  5. Elena Rius dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo con Ire. Como admiradora de Lodge, lamento mucho que los lectores españoles se queden sin este “A Man of Parts”. Una novela que, por mi parte, he leído y disfrutado en inglés y que, a mi parecer, sin llegar a la altura de “¡El autor, el autor!”, es ciertamente notable. O sea, que la falta de calidad literaria no es desde luego un motivo que pueda aducir Anagrama para no publicarla. Me temo que a veces la “política de autor” dura lo que duran las buenas ventas.

  6. GluGluGlu dijo:

    Maggie, di el nombre de la editora! O al menos alguna pista sobre la editorial. A ver cómo eres, eh.

  7. jose dijo:

    Lo primero, el que preguntó a Anagrama tuvo más suerte que yo. Hace un par de años pregunté si pensaban reeditar El lenguaje perdido de las grúas y aun estoy esperando.

    Anagrama (y que conste que me gusta) es una editorial que se comió la mitad de las páginas de La canción del verdugo de Mailer cuando la publicó en castellano, así que francamente después de eso tampoco me voy a extrañar de nada.

    De Edward St Aubyn publicaron leche materna, que para eso es la que estuvo nominada al booker, y del resto pasaron en moto, y estuvieron sin publicar en castellano hasta que a Mondadori le dio por rescatar las novelas de Patrick Melrose al completo.

    Me da que esto es más una cuestión de ventas, si sus últimas novelas no se vendieron demasiado bien y ésta no viene precedida de buenas ventas, ya está la ecuación hecha

    • Ire dijo:

      Con lo cual, o nos ponemos todos a estudiar idiomas rapidito, o vamos a quedar condenados a leer únicamente las putas sombras de su madre, con suerte.

  8. Me lo acabáis de descubrir, al autor. Tiraré de biblioteca a ver si me gusta. Gracias

  9. Yo me temía que algo así estaba sucediendo. Lodge es une escritor estupendo, reconozco que para mí sus novelas recientes no alcanzan el nivel de “Terapia”, una maravilla que mezcla amargura, humor, ternura, descaro, todo lo anterior en proporciones magistrales. “A man of parts” me la leí en inglés y pareció una gran novela, un poco reiterativa por momentos (pero es biográfica y la vida es reiterativa) con una seriedad en el retrato de la época y el pensamiento de H.G. Wells que queda matizada por los toques de humor marca de la casa del autor. El problema, creo yo, es que es larga y no el típico tocho-bestseller. Me indigna esto que contáis. Voy a escribir a la editorial aunque no sirva de nada, sólo para que sepan que Lodge tiene dolientes. Aunque H.G. no sea un personaje tan conocido es España, no creo que haya alguien que desconozca “La guerra de los mundos” o “La máquina del tiempo, aunque no las haya leído”. El libro tiene también mucho sexo y eso bien aprovechado puede ser una gran campaña de marketing, En fin, que pocas ganas de asumir un MÍNIMO riesgo.
    Gracias por el post.
    saludos,
    Sonia

  10. Pilar Ruiz Gutiérrez dijo:

    Maravilloso, Lodge. “El autor, el autor” y “El arte de la ficción” están por aquí, haciendo compañía, y han sido muchas veces compartidos y regalados. Es una pena; espero que termine publicándose: si hay un escritor mítico de la ciencia-ficción (subgénero viajes temporales) ese es H.G Wells. Con legiones de fans ( Verne y él son los “abuelitos” de la moda del Steam-punk), las archiconocidas adaptaciones cinematográficas de “La máquina del tiempo” ya forman parte de la cultura popular: Wells incluso ha sido convertido en personaje en “Los pasajeros del tiempo” (“Time after time”, Nicholas Meyer, 1979) interpretado por Malcom McDowell, donde el escritor se enfrenta a nada más y nada menos que ¡Jack el destripador! Una película estupenda que recomiendo vivamente.

    Saludos a todos.
    Pilar

  11. Armando dijo:

    Nunca he leido a Lodge, pero me acaba de caer en las manos !El autor, el autor!, me lo recomiendan?

Los comentarios están cerrados.