25 de Noviembre. DÍA DE LAS LIBRERÍAS

Nota al margen:

Anoche, al volver al cuartel, nos encontramos con tres pijas rubias y maleducadas que se nos habían metido de okupas. Se cepillaron nuestras reservas de ginebra (la comida ni la tocaron) y sospechamos que curiosearon en nuestros ordenadores. Ya las hemos puesto de patitas en la calle. Disculpen las molestias. La Patrulla de Salvación vuelve a coger las riendas de la cruzada en pos de la limpieza en el mundo editorial. La patrulla is back.

Vamos a lo importante:

Hoy se celebra el día de las librerías, y como homenaje a todas ellas, les voy a ofrecer los mejores pasajes de La Librería de Penelope Fitzgerald, (trad. de Ana Bustelo), un libro coqueto -como todos los de Impedimenta– y muy entretenido.

Los libros de Impedimenta , por lo bien que están hechos, son perfectos para llenar las estantería de madera de una buena y vieja librería. Uno de esos establecimientos en los que se puede charlar tranquilamente -sin prisas- con el librero de lo que más nos gusta, de libros. Esos locales continúan existiendo. Acudan a ellos y hablen con sus dueños. Son siempre gente amable y deseosa de compartir su tiempo con los clientes. Cuando salgo de una de esas librerías, después de haber pasado un buen rato en ese ambiente tan agradable, tengo la sensación de que mi vida se ha enriquecido un poco.

La librería

Florence Green decide abrir una pequeña librería, que será la primera del pueblo. Adquiere así un edificio que lleva años abandonado. Pero pronto se topará con la resistencia muda de las fuerzas vivas del pueblo que, de un modo cortés pero implacable, empezarán a acorralarla. Florence se verá obligada entonces a contratar como ayudante a una niña de diez años, de hecho la única que no sueña con sabotear su negocio. Cuando alguien le sugiere que ponga a la venta la polémica edición de Olympia Press de Lolita de Nabokov, se desencadena en el pueblo un terremoto sutil pero devastador.

(Copiado de la sinopsis de la editorial)

 

Lo mejor de libro (desde mi punto de vista, claro):

Pág. 55

   Los libros nuevos venían en paquetes de dieciocho, envueltos en un fino papel marrón. A medida que los fue sacando de las cajas, fueron formando su propia jerarquía social. Los más pesados y lujosos que hablaban sobre casa de campo, los libros sobre las iglesias de Suffolk, las memorias de los hombres de estado en varios volúmenes, tomaron el lugar que les correspondía por derecho natural en la ventana delantera. Otros, indispensables pero no aristocráticos, ocuparían las estanterías centrales. Ese era el lugar de los libros sobre coches –desde el Austin hasta el Wolseley-, obras técnicas sobre el pulido de los guijarros, la vela, los clubs de ponis, las flores silvestres y pájaros, y para los mapas de la región y las guías. Entre estos, las exitosas memorias sobre la guerra, con sobrecubiertas de color caqui y rojo oscuro, se enfrentaban unas a otras como rivales en aguda hostilidad. Al fondo, entre las sombras, colocó los Perseverantes, sobre todo filosofía y poesía, a los que tenía poca esperanza de perder de vista. Los Permanentes –diccionarios, libros de consulta y ese tipo de cosas- irían directamente a la parte de atrás del todo, con las Biblias y los libros para premios que, era de esperar, la señora Traill, de la escuela primaria, entregaría a sus mejores alumnos. Por último estaban las cajas de restos en mal estado procedentes de Müller’s. Algunos incluso eran de segunda mano. Aunque le habían enseñado que nunca se miran los libros por dentro mientras se está trabajando, abrió uno o dos, viejas ediciones de Everyman con sus tapas de color aceituna estampadas en oro. Allí estaban las elaboradas guardas que siempre le habían dado que pensar cuando era pequeña. Un buen libro es la preciosa savia de alma de un maestro, embalsamada y atesorada intencionadamente para una vida más allá de la vida. Después de vacilar un poco los colocó entre Religión y Primeros Auxilios.

Pág. 101

–          ¿Qué? ¿Al final va a encargar Lolita?

–          Todavía no lo he decidido. He pedido un ejemplar de lectura. Estoy algo desconcertada por lo que han dicho sobre ellas los periódicos americanos. Un crítico ha afirmado que su publicación era una mala noticia para el ramo y para los lectores, porque era aburrida, pretenciosa, de lenguaje florido y repulsiva. Pero por otro lado había un artículo de Graham Green que decía que era una obra maestra.

(…)

–          Prefiero no tener ninguna de esas cosas en cuenta. Si Lolita es n buen libro, entonces lo venderé en mi librería.

–          En el peor de los casos ganaría dinero, ¿sabe?

–          Esa no es la cuestión –respondió Florence. Y, de verdad, no lo era.

Pág. 120

–          Bueno, le he dado mi opinión. ¿Por qué cree que un hombre sería mejor juez en este caso que una mujer?

   Al decir estas palabras introdujo un elemento nuevo en la conversación, tan perceptible como un cambio en la dirección del viento. El señor Brundish no hizo ningún intento por cambiar la situación, sino más bien al contrario: parecía alegrarse de haber llegado a un punto previamente acordado.

–          No creo que los hombres sean mejores jueces que las mujeres –dijo Florence-. Pero pasan mucho menos tiempo lamentándose de sus decisiones.

–          He tenido tiempo de sobra para tomar la mía. Pero nunca he tenido problemas para llegar a una conclusión. Deje que le diga qué es lo que admiro del ser humano. Lo que más valoro es la virtud que comparten con los dioses y con los animales, y que, por tanto, no debería considerarse una virtud. Me refiero al coraje. Usted, señora Green, tiene esa cualidad en abundancia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Librerias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a 25 de Noviembre. DÍA DE LAS LIBRERÍAS

  1. Daniel dijo:

    Qué alegría que estén de vuelta. ¿Han revisado todos sus documentos comprometedores? Porque tres rubias, tres, pueden hacer mucho daño…
    Un abrazo. Y feliz día de las librerias.

    • Las rubias, por definición, son sospechosas.
      Un saludo
      La Margaret

      • Esta es una afirmación bastante machista: ¿no le parece? Con toda seguridad esta frase no la escribiría una mujer, con lo que acaba usted sargentomargaret de delatarse, dejando ver que tras su máscara se esconde un hombre, evidentemente algo misógino, y machista, si duda.

      • Querido Avalon Breton, (no sé si por el Surrealista… André, de nombre.)
        En España el ochenta por ciento de las mujeres son de pelo castaño oscuro o casi negro, es decir morenas…Tirar de bote y mechas es ya para dudar…Y por cierto, son las mismas mujeres las primeras en delatar a las falsas Rubias. Pues dicen: “del color del entrecejo…es el color del pendejo”, oído entre mis 180 mejores amigas…que diría Miranda Boronat.
        Saludos con todos mis respetos por el color ajeno.

  2. Me, and you... dijo:

    Además de pijas; imbéciles, envidiosas y cínicas.

  3. Quien está de Me&You hasta las mismos. dijo:

    Querido barra a , perro flauta con ínfulas, no confundir con “níngulas”,
    o lee esto…
    Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:
    Preferimos el DRAE, pero éste es más de tu estilo… Con todo mi respeto por la Escasa, como la llaba mi Tío el Notario.
    ÍNFULA:
    1.f. Adorno de lana blanca ceñido a la cabeza y con dos tiras colgantes a los lados, que vestían antiguamente algunos sacerdotes gentiles y algunos reyes. Más en pl.
    2. Cada una de las dos cintas anchas que cuelgan por la parte posterior de la mitra episcopal.
    3. pl. Presunción, vanidad:
    con tantas ínfulas se ha ganado la antipatía de todos.
    4. darse ínfulas loc. Presumir, darse importancia:

    Elige opción, pero ve a insultar al blog del Argentino lunfardo postmoderno del Boomeran(g) que seguro que te hace el mismo caso que el Doctor.

    Saludos….the polites ones, not as yours. Do you know what I mean?.

  4. ¿Un libro coqueto y muy entretenido? No sé, así no llama mucho. Lo dejo para el verano entonces, no? Sí, mejor.

    Besos, niñas. Me llevé un susto por la mañana.

  5. Sargento Margaret, paece que en alguna ocasión alguna rubia te jugó una treta o algo parecido, de lo contrario no se entiende tanta tirria hacia las rubias: mi bisaabuela, mi abuela, mi madre, mis cinco hermanas y mi mujer eran rubias, y hasta el día de mi muerte, que ocurrió hace unos años, no fueron ni idiotass ni gilipollas, y mucho menos trigo sucio.
    Y es que tiene guasa.

  6. Pingback: Aquí siguen

  7. No, no tengo nada que ver con André Breton. Avalon es porque nací en la isla de Ynys Witrin (Isla de cristal) conocida también por la isla de las manzanas, y Breton porque es el idoma que se habla en Penn ar Bed lugar donde nació mi padre Eilean Breton Leòdhais.

    España dicen que es la tierra de la muejr morena como las pintara Julio Romero de Torres, ¿No?

    Desconocía este argumento de: (Tirar de bote y mechas es ya para dudar…Y por cierto, son las mismas mujeres las primeras en delatar a las falsas Rubias. Pues dicen: “del color del entrecejo…es el color del pendejo”, oído entre mis 180 mejores amigas…que diría Miranda Boronat.)

    Gracias por mantenerme informado.
    Respetuosamente.
    Avalon.

    • No era argumento… no por tal, lo escribí… Saludos, Avalon, qué pena, Sería demasiado noveler que aún hubiera surrealistas. Salvo Dalí…. ese si que NO.

      Le dejo la copla pa que se la cante a quien de sus rubias se tiñan… como la Jolie…
      Julio Romero de Torres pintó a la mujer morena/ Con los ojos de misterio y el alma llena de pena/ Puso en sus brazos de bronce la guitarra cantaora/ Y en su bordón hay suspiros y en su capa una dolora./ Morena/ La de los rojos claveles/ La de la reja florida/ La reina de las mujeres/ Morena/ La del bordado mantón/ La de la alegre guitarra/ La del clavel español./ Como escapada de un cuadro y en el sentir de una copla/ Toda España la venera y toda España la adora/ Trenza con su taconeo la seguirilla de España/ Y en sus cantares morunos en la venta de Eritaña.
      Ay que tiempos, ….los Del Manrique. y su señor Padre.
      Sludos mis Libreras en cubierta y contra la ballena blanac de I- tochidick..

Los comentarios están cerrados.