SIETE AÑOS de PETER STAMM

Les voy a contar, sin artificios, lo que me ha ocurrido con este libro (Acantilado, 2011). Los protagonistas, Sonja (la chica) y Alex (el chico), dos alemanes de veintipocos años que acaban de terminar la carrera de arquitectura, son guapos, educados y agradables. Esto, unido a la claridad y precisión con la que escribe Stamm, ha hecho que rápidamente, en las primeras páginas, me sintiera cómoda en su compañía. En la primera mitad de la novela, además, se plantea un asunto que me interesa mucho: en las relaciones amorosas, ¿hay que dejarse llevar por la pasión o hay que pararse a pensar fríamente lo que a una le conviene y actuar en consecuencia? ¿Hay que casarse con el que te pone cachonda o con el que será el buen padre de tus hijos? Antje, una amiga de Sonja, llega a decir que el amor pasional es una forma inferior de amor, “aunque las novelas sostengan lo contrario”. Los personajes actúan de forma inteligente en lo que tiene que ver con ese asunto. Se casan sabiendo que son, el uno para el otro, la persona que les conviene. Montan un estudio de arquitectura que cada día marcha mejor y todo en sus vidas –como si de una de las urbanizaciones  que diseñan se tratara- está pensado y planeado. Hasta los defectos de Sonja y Alex –ella es demasiado seria y él un poco inseguro- me parecen bien.  Me hubiera gustado ser como ellos. Si esto es así hasta la página 131 (La novela tiene 262), ¿Cómo es posible que a partir de ahí, Sonja y Alex -siendo los mismos- empiecen a caerme fatal?

Peter Stamm (Weinfelden, Suiza, 1963) no ha utilizado ningún truco sucio. No ha guardado nada escandaloso, feo o desagradable que hubiera ocurrido en el pasado y una vez conocido en la segunda parte de la novela me haga cambiar de opinión. Lo que el autor hace es desarrollar la forma de ser (y de plantearse la vida) de los personajes y demostrarme hasta donde puede una persona llegar cuando se es, y se vive, así. Todo lo que hacen (y les pasa a) los personajes  en la segunda parte de la novela es coherente con lo que han hecho (y les ha pasado) en la primera. No hay trampa. Lo que hay es un magistral diseño de personajes.

El asunto de fondo es el de la ética. Es muy fácil –y una queda muy bien- repetir eso de que el fin nunca justifica los medios. Pero en nuestra vida diaria (la novela de Stamm viene a demostrarlo) traicionamos continuamente ese principio. Nos auto engañamos todos los días. Nos hacemos trampas al solitario. Y lo peor es que nos creemos, aún así, buenas personas. La novela me ha hecho pensar y me ha llevado a revisar muchas decisiones que yo creí acertadas y puede que no lo sean tanto. Un gran libro. Una gran novela.

El egoísmo se termina pagando, en vida.

 Peter Stamm

Otro asunto que nada tiene que ver con esto último: no se pierdan el interesante artículo de Jordi Amat sobre los comienzos de Edicions 62 que hoy se publica en el suplemento Cultura/s de La Vanguardia. Pinche aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libros y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a SIETE AÑOS de PETER STAMM

  1. Julio dijo:

    Señoras, me han hecho gastarme 20 € esta misma tarde, acabo de cargarme el presupuesto que no anda para muchos trotes, pero han logrado convencerme, porque tenía en mis manos en casa y con apenas 30 páginas leídas los Karamázov, pero me han venido unas ganas tremendas de algo nuevo y el argumento pues me atraía. Con las primeras páginas leidas no pinta mal la cosa, lo que pasa es que lo de Camps me ha trastornado un poco y he tenido que parar. Sí puedo asegurar que no es un mal comienzo, muy alejado por supuesto de las genialidades de los Inmortales y los Fresy Cooles, pero claro, es que eso es difícil de superar, aquí empiezan con descripciones y diálogos de seres normales Un abrazo

  2. Musa dijo:

    Lo sumo en alma a la Pila Interminable que algún día acabaré, o ella acabará conmigo 😉 ¡Gracias por la recomendación!

  3. jsoi dijo:

    Casi lloro leyendo una crítica tan positiva en su blog, Margaret. Apunto la novela, de la que ni siquiera había oído hablar, para leerla.

  4. Preludio dijo:

    Aprofito la recomanació. Em sembla interessant afegir-ho a la llista de llibres pendents. Salutacions

    • Gracias, Preludio.
      Yo te puedo garantizar que he pasado una tarde maravillosa con esta novela. Como dice Zadie Smith sobre ella: “te hace poner en cuestión tus dogmas. Qué más se puede pedir a una novela?”
      Un saludo
      La sargento Margaret
      La

  5. Esta la tenía sobre la mesa cuando me dio por cambiar de aires y fue una de las sacrificadas. Temo que me sigue sin apetecer demasiado aunque gracias a vuestra reseña ha vuelto a escalar posiciones. Muchas. Y muy rápido.

    • Leela y reseñala, amigo Tongoy. Es una muy buena novela. Un ejemplo de como describir el mundo exterior e interior de dos personajes en 250 páginas. No sobra nada y no falta nada. Eficacia.
      Contaba Luis María Ansón (un pesado pero, al tiempo, un tio muy leído) que un día le dijo Ramón Perez de Ayala que “una gran novela debe plantear un tema moral que desasosiegue. Y no resolverlo, que lo haga el lector.”
      Pues de eso hay aquí.
      Y te recomiendo que la reseñes (aunque luego no lo publiques si no quieres) porque de ese modo profundizarás en los asuntos èticos que la novela plantea: relación amorosa, paternidad, maternidad y egoismo vs. amor. Leyendo se aprende. Pero si luego además una se estruja el cerebro par escribir algo sobre lo leído, como ya sabes por tu experiencia, se aprende más.
      Un abrazo
      La Maggie Mae

  6. No tenéis ni puta idea dijo:

    Ahora los de PdS hablan de ética. Eso sí que es cinismo.

Los comentarios están cerrados.