LA SOLEDAD DE LA REINA, Pilar Eyre y Luis María Ansón

Luis María Ansónescribe hoy en su artículo semanal de El Cultural que “Pilar Eyre se ha convertido en una de las historiadoras más destacadas de la España actual” y que “escribe como los ángeles”.

Yo no sé como escriben los ángeles, pero Pilar Eyre escribe así:

Se pone los pendientes, estos sí, de perlas y se da un golpe de cepillo, levanta una mecha con el peine y se echa laca, así, una y otra vez, hasta que el pelo le queda impecable, ¡es una de sus manías! Distraídamente, oye como cuelgan el teléfono.
Prefiere pensar que era para Elena o Cristina antes que plantearse otra dolorosa posibilidad en forma de rubia de largas piernas. Apoya los codos en la mesa del tocador, se mira de cerca en el espejo, se estira la piel del rostro y se pregunta si ella necesitaría también algún retoque. Carlos Zurita le ha dicho con la autoridad que le da ser médico que lo de mamá es insignificante, pero aun así le ha prometido quedarse a su lado durante toda la intervención, ¡es tan buena persona y tan digno de confianza!

(…)

Sofía había pensado quedarse para hacerle compañía, pero su madre le había advertido, con esa sabiduría que solo tienen las mujeres de largo recorrido:

—Vete con Juanito, Sofía, no seas tonta… —Y después le había preguntado distraídamente—. ¿Quién es ahora? ¿Sigue con la vedette?

Sofía, que no quería hablar de este tema con nadie, ni siquiera con su madre, había enrojecido y mirado hacia otro lado. Federica, meneando la cabeza, le había dado con el abanico en el brazo, tan fuerte que le hizo daño:

—No lo dejes solo; tienes un marido muy atractivo y ¡Borbón! Acuérdate de los horrores que nos contaba Victoria Eugenia de Alfonso XIII, por no hablar de tu suegro. ¡Hija mía, llevan la infidelidad en los genes!

Ya lo hizo, Pilar Eyre, con Victoria Eugenia de Battenberg, reina de España y esposa de Alfonso XIII, y lo vuelve a hacer con la actual reina de nuestro país. Hace unos años, La esfera de los libros publicó Ena, la novela. En aquel libro, Eyre se inventaba, novelaba, lo que pasó por la cabeza de aquella señora a la que, parece ser, su marido puso los cuernos por activa y por pasiva. Muchas de las cosas que Eyre contaba en Ena, la novela, son imposibles de comprobar, con lo que de histórico, aquel libro tenía bastante poco. Pero al pueblo le encanta conocer los cotilleos de sus gobernantes y si tienen sangre azul, mucho más. Aquello se vendió bien y la editorial entonces pensó que si aquello (con el mismo esquema) se hacía con la reina Sofía, se iban a hinchar.  

Especular con las presuntas infidelidades del rey y el presunto sufrimiento de la reina es no solo una falta de respeto y de educación, sino una canallada. Y no hablemos del nulo valor literario que tiene dicho ejercicio. Lo que ocurre es que la autora y la editorial juegan con la baza de que la Casa real nunca se va a querellar contra ellos. Qué narices –deben pensar- ojalá lo hicieran: entonces el libro quintuplicaría sus ventas, por lo menos.

La soledad de la reina, a día de hoy, ya es número uno de ventas en no ficción. Lo triste es, además, que debería -cargado de suposiciones y de imaginación como va- competir en la otra sección, la de novela.

En su artículo, Luis María Ansón se contradice. Primero señala a Eyre como una de las mejores historiadoras, y luego dice sobre su método: “Vaya por delante que discrepo de muchas de las afirmaciones que hace en su libro; que no ha consultado algunos estudios históricos muy precisos sobre lo que narra; que conozco de primera mano, incluso he participado, en algunos pasajes por ella historiados y, desde mi punto de vista, la realidad fue muy diferente. Pero dicho todo esto, La soledad de la reina es un magnífico libro histórico”.

¿En qué quedamos, señor Ansón?

Lo que pasa es que Ansón está muy agradecido a Pedro J. Ramírez y a Unidad editorial, la dueña de La esfera de los libros (casa que publica los libros de Eyre). Que ahora, a su vejez, después de sus largos años como director de ABC, de las aventuras con La Razón y en Televisa, le dejen escribir un artículo en El Mundo y meter mano en El Cultural, es un detalle que hay que agradecer. Por eso hay que apoyar los libros estrella de la casa. Y esto de Eyre, que se parece más a las revistas rosas Pronto o Diez minutos que a un libro, es uno de los lanzamientos fuertes de la temporada.

Pero, (¿“historiadora”?, ¿”escribe como los ángeles”?) esta vez, Luis María, te has pasado.

Hala, a vender sea como sea.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libros y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a LA SOLEDAD DE LA REINA, Pilar Eyre y Luis María Ansón

  1. Habéis sido muy blandos!
    El libro de esta señora es de vomitar, novela ficción. La ambientación es lo mas parecido a Águila Roja en versión s.XX. Cuatro tópicos mal puestos juntos.
    Por otro lado Ansón desde el episodio de la muerte de Guillermo Luca de Tena perdió todo (o el poco) prestigio que tenía…

  2. Anónimo dijo:

    Una delicia. He leído los primeros dos párrafos y no recuerdo si se repite dos o tres veces el adjetivo “inmisericorde”. Esta prosa pomposa, solemne y ridícula es explicable en esta clase de libros, lo que no entiendo es cómo se festeja en escritores “literarios” como Menéndez Salmón y similares, que comparten estilo con la Eyre.

  3. Javi dijo:

    Totalmente de acuerdo con la opinión de “Nico Sandoval”: Habéis sido demasiado flojas. Luis María Ansón os lo ha puesto fácil. Muy fácil. Y no digamos Doña Pilar Eyre.
    Y por cierto, gracias. Gracias porque por fin alguien se ha atrevido a decir que “Especular con las presuntas infidelidades de “cualquiera” y el presunto sufrimiento de “cualquiera” es no solo una falta de respeto y de educación, sino una canallada” (perdonadme la licencia de cambiar “rey” y “reina” por “cualquiera”)
    Gracias. Por fin alguien lo dice.
    No voy a entrar a comentar el estilo del libro porque me da pereza.
    Y, por cierto, me uno al grito de los que vocean que ya basta de querer vendernos como literatura lo que sólo es oportunismo y cotilleo.

  4. Participante dijo:

    Pues el Twitter está que arde con mensajes constantes y aduladores para la Eyre. Voy a dejar de ser seguidora suya, me estoy hartando de leer siempre lo mismo.
    A mí esto me parece puro oportunismo.

    Saludos.

  5. Participante dijo:

    ¿O será envidia?

  6. DD dijo:

    Pues discrepo sobre la “canallada”. La presunta infidelidad de cualquiera me la suda, siempre y cuando no sea yo quien le esté pagando los liftings, los viajes y la ropa a la rubia vedette recauchutada y a todo el resto de amantes y sostenidas. Y en el caso del rey (y del Príncipe) TODOS pagamos lo que el monarca se folla.

    • Javi dijo:

      Pero eso no es literatura.
      Y, personalmente, discrepo: ¿Podríamos decir lo mismo de los funcionarios? No, no no…

      • Hugo dijo:

        Obviamente, no es literatura, pero estoy totalmente de acuerdo con DD. Me daría igual a quién se folla quién si no fuera yo quien pagara la cama.

  7. Maria jesus dijo:

    Hay bastante inexactitudes. La mujer de Nieto Antunez no se llamaba Ramona, era la de Alonso Vega. Juan Luis Cebrian nunca dirigio ABC, puede que se refiera a Jose Luis Cebrian. El episodio del viaje a la India fue antes de Adolfo Suarez, era presidente Carlos Arias. Por otro lado y a mi parecer, esta nastante mal escrito y es repetitivo.

  8. Comeclavos dijo:

    Marujeo que pretende ir de digno. Quiere sacar réditos antes de que mueran los protagonistas, pues después de su defunción de abre la veda y toca a menos.

  9. Mario dijo:

    Muy mal están las cosas en este país si un académico de la RAE afirma que la autora de este bodrio “escribe como los ángeles”. Manda huevos.

  10. Maria jesus dijo:

    Lo siento pero sigue habiendo errores de no creer. La Infanta Cristina no tiene 5 hijos, tiene 4 . En cuanto al episodio “estrella” sobre Enrique de la Mata, le ha puesto 2 hijos de mas y su mujer se llama Maria Angel, conocida como Mari, nunca Angeles. Como todo lo demas este igual de bien documentado………….

    • Te agradezco, María Jesús, que dejes constancia aqui, en este blog de los errores que se cometen en el libro de Eyre. de este modo demostramos que de “historiadora”, la autora, no tiene nada. Pilar Eyre no pasa de gacetillera de revista del corazón.
      Hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre. Ya está bien de paños calientes.
      Gracias
      Un saludo
      La sargento Margaret

  11. paloma mansfield dijo:

    Yo tambien me quede atonita leyendo el articulo, aunque no es la primera vez que Anson me sorprende con alguna patochada literaria.Y no hablemos de su fatuidad constante. Del libro de Pilar Eyre lei el fragmento publicado en uno de los suplementos de El Mundo. Escribe como los angeles? Bueno… Como. algun que otro angel desacreditado quizas. Aparte de las inexactitudes citadas por otras personas en este foro, no se privo de contar detalles que a cualquier mujer pueden herir. El mas minimo respeto a la mujer y a la reina (que ademas es muy buena persona y reina), tendrian que haber frenado su instinto busca-basuras.
    Anson y Pilar a La Carcel de Papel! Y que alli componga Anson una de sus odas lirico-eroticas en honor de Pilar.

  12. Bernie Gunther dijo:

    Que un relato amarillo y de bragueta como este, sea libro mas vendido en España da la imagen viva de lo que somos: Cotillas, huelebraguetas, morbosos y un largo etcétera. Que Ansón diga lo que dice, no hace mas que demostrar que, como bien se ha apuntado, ningún perro muerde la mano que le da de comer y que la edad no pasa en valde para nadie. Tampoco es que Ansón, jurado de Miss España por cierto, sea precisamente una opinión de lo mas fiable para recomendar nada. El panfleto escrito por esta gacetillera rosa es una auténtica mierda, “literatura” que en otros tiempos, no tan lejanos, hubiera servido para colgar de un alambre en cualquier aseo público. Eso si, luego escuchas hablar a la “autora” y piensas que estás oyendo a Cervantes. Que pais…

  13. Ricardo Carrascón dijo:

    Lo peor de Pilar Eyre es su desconocimiento de la gramática española. Salpica sus libros, no sólo éste, de “encima mio” “detrás suya” y “delante tuyo” continuamente, haciendo rechinar las neuronas de cualquier lector culto.

    • Iria dijo:

      Leyendo el libro de “La Soledad de la Reina” precisamente de Pilar Eyre, cuando me encuentro con el siguiente párrafo:
      “Creo que en ningún momento, ni siquiera cuando se casó con su nieta, llegó a tomarse en serio la opción de Alfonso de Borbón Dampierre, y si la esgrimió en alguna ocasión, fue para chantajear a Juan Carlos y de paso fastidiar a su padre. ¡Era gallego!”

      Me he quedado estupefacta y con la curiosidad de que a que se refiere con esa exclamación de “¡era gallego!”.

      Y, de todas formas, me parece que hay que tener poco rigor para sentenciar y justificar el comportamiento de nadie con esa frase. Así que al desconocimiento de la gramática, quizá haya que sumarle cierta arcaísmo y mal gusto en sus palabras, y carece totalmente de rigor.

      • Pues fíjate, querida Iria, que el señor Ansón -estómago agradecido a Pedro J. y Unidad editorial- dice que escribe como los ángeles y que es una de las historiadoras más destacadas de España.
        Lo dice porque este libro era uno de los principales lanzamientos de La Esfera de los Libros (la editorial de Unidad E. )de la temporada pasada y había que apoyarlo. Solo eso
        Un beso
        La Margaret

  14. Iria dijo:

    Yo en ningún momento he puesto en duda que sea una buena historiadora, pero suponiendo que así sea, todavía me parece más lamentable el tipo de argumentaciones que más arriba expongo. Entiendo que una persona cualificada, profesional y preparada debe disponer de muchas más herramientas para escenificar algo sin caer en “frases hechas” tan carentes de rigor y tan poco descriptivas, y que además sigo sin entender. Me gustaría muy sinceramente que me explicase que quería argumentar con “¡es gallego!”, cuando muy probablemente no conozca ninguno.
    Atentamente,
    Iria

Los comentarios están cerrados.