UNA TARDE DE CHÁCHARA EN EL CUARTEL DE LA PATRULLA

Aviso: Si usted es una persona culta y seria, de las que se toma muy a pecho todo lo referente a la literatura, ¡NO SIGA LEYENDO! A partir de este punto, solo va a encontrar cotilleo y chismorreo de marujas. Luego no se queje, se lo estoy advirtiendo.

La patrulla ha pasado toda la mañana de maniobras. Hay que entrenarse, se avecinan sangrientas batallas. Después, mientras tomaban el aperitivo –anchoas de Santoña, pimientos de Padrón, huevas de mújol en salazón y mojama (de Murcia) con almendras fritas- la sargento ha preparado unas lentejas, que no se le dan nada mal. Una vez despachadas las legumbres, y en torno a una mesa que presiden las botellas de Anís del Mono y coñac Fundador, charlan animadamente de cosas sin importancia mientras toman café.

-¿Qué me dices, Margaret, de las declaraciones de Isabel Sartorius en Telva? Ha dicho que con 14 años, su madre la mandaba a comprar droga. Fíjate. ¡Qué cosas!

-Pues ya ves, Daphne, que hay que vender el libro. Competir con La soledad de la reina (de Pilar Eyre / La esfera de los libros), en la mesa de novedades, no va a ser fácil. Me da que en los próximos meses, solo estos dos libros se van a vender de verdad.

-Mira, Margaret. Eso es algo que no entiendo. Habiendo colaborado la Sartorius en El Mundo hace años, y teniendo buena relación con Pedro J. Ramírez, -que además de ser director del periódico, tiene la máxima responsabilidad editorial del grupo (Unidad Editorial)- no comprendo como esas memorias de la ex novia del príncipe no han salido en La esfera de los libros.

-Muy sencillo, Samantha: la niña llevaba unos años amenazando con las dichosas memorias. La Casa Real, entonces, le pidió a María Zurita -prima del príncipe y que aún mantiene amistad con la Sartorius- que con la excusa de ayudarle a redactar el libro, controlase que no contaba nada comprometedor. En aquellos momentos, año 2010, los contactos se hacían con La esfera. Pero alguien, con mando en plaza, consiguió abortar –por unos meses- el proyecto.

-¿Entonces?

-Pues resulta que como la ex de don Felipe continuaba empeñada en hacer caja, se habló con Planeta para que le ofrecieran un paquete. La Casa Real, viendo que no se libraba del librito, pensó en Planeta como mal menor.

-¿Un paquete?

-Sí, un paquete. En la Casa Real sí se fían de Planeta. Saben que nunca va a sacar algo realmente escandaloso. El señor Lara hijo respeta las instituciones, es un buen chico. Por eso respondió con algo así como: no os preocupéis, que de esto me ocupo yo. El grupo editorial le ofreció, entonces, -mediados del año pasado-, a Isabel Sartorius, un paquete que incluía trabajo como presentadora de Espejo Público, programa de la cadena Antena 3 (propiedad de Planeta), y la publicación de dos libros (que en función de ventas, pueden ser más): las memorias y otro de autoayuda.  

-Toma ya. En ese caso, el libro, en lo referente a la familia real, está descafeinado, ¿no?

-Totalmente. Por eso sacan lo de la madre y las drogas. No hay más que eso. De todos modos, y esto también son suposiciones mías, creo que había muy poco que contar. Pero por si acaso…mejor tenerla controlada. En otras editoriales (no quiero decir nombres), al revés, la hubieran motivado para que se inventara o tergiversara lo ocurrido. Cuanto más escándalo mejor, ya sabes. Planeta ha hecho el papel que le toca a HOLA cuando un paparazzi aparece con fotos comprometedoras.

-¡Qué fuerte, tú! De todos modos, a la Casa Real, últimamente, le crecen los enanos.

-Porque ya no está don Sabino Fernández Campo. Don Sabino, que era más monárquico que el propio rey, sí que tenía lo que hay tener. Con él al frente de la Casa Real, no estaría pasando lo de Urdangarín ni se hubiera publicado el libro de la reina. Don Sabino era como aquellos buenos editores de antes: controlaba todo lo que ocurría en la vida de los miembros de la familia real, como los editores se ocupaban hasta del más nimio detalle de la vida de sus autores. Pero un hombre así era incómodo, y se lo cargaron. Así van las cosas hoy en la Casa Real y así marcha el mundo editorial.

-Oye, Margaret: Y tú, ¿Cómo sabes todo esto?

-No lo sé. Todo esto que os he contado no son más que imaginaciones mías. Será el Anís del Mono.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en editores y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a UNA TARDE DE CHÁCHARA EN EL CUARTEL DE LA PATRULLA

  1. mariluzgh dijo:

    ¡¡Me encantáis!!

    abrazos

  2. Comeclavos dijo:

    a fuer de ser grosero, MQMF

  3. El poeta amigo dijo:

    Que mal que os va a nivel de comentarios cuando no os metéis con nadie de Mondadori. Tusquets no da tanto tema, Rafita.

  4. Núcleos dijo:

    ¡La patrulla también tiene derecho a un mal día!

Los comentarios están cerrados.