LOS ABAJOFIRMANTES OTRA VEZ

¿Se acuerdan del humorista Miguel Gila? ¿Recuerdan aquel monólogo en que contaba que nació muy pobre y que su madre lo tuvo que abandonar en el portal de la casa de un marqués riquísimo (aquí)? Luego entró a trabajar con un fotógrafo, pero un día se equivocó y en lugar de poner magnesio para una foto, puso dinamita y, como él decía, “maté una boda”. Se tuvo que marchar de España después de aquello, y:

…así que me fui a Londres y me coloqué de agente en Scotland Yard. Yo fui el que descubrí lo del asesino ese tan famoso que lo habrán oído nombrar, Jack El Destripador, que nunca lo he contado por modestia, pero se lo voy a contar a ustedes. La cosa fue así. Resulta que apareció un hombre en la calle como dormido, pero como hacía más de un mes que estaba allí, dijo el sargento: “No sé. Mucho sueño para un adulto”. Entonces llamamos al forense, que ni era médico ni nada, pero como tenía un Ford le llamábamos El Forense. Vino corriendo, se acercó al tumbado, le dio seis patadas en los riñones y dijo: “Una de dos, o está muerto o lo que aguanta el bestia este”. Y estaba muerto. Entonces llamamos a Sherlock Holmes, vino con la lupa, le echó una mirada al tumbado y dijo: “Ha sido Jack El Destripador”, y dijimos: “¿Por qué lo sabe?”, y dijo: “Porque soy Sherlock Holmes y a callar todo el mundo”. Me enteré dónde se hospedaba Jack El Destripador, alquilé una habitación en el mismo hotel y como yo no soy partidario de la violencia, le detuve con indirectas. Nos cruzábamos en el pasillo y decía yo: “Alguien ha matado a alguien”. Al día siguiente nos volvíamos a cruzar y decía yo: “Alguien es un asesino”. Hasta que a los quince días dijo: “He sido yo, lo confieso, no me torture más”, y le detuve. Y lo de Londres lo dejé porque había mucha niebla y tenía que hacer la ronda palpando y me daba cada leñazo en la frente que dije: “Me voy a matar, mejor lo dejo”.

(Aquí) el video de Youtube con la última parte.

Me he acordado de este monólogo del inolvidable Gila mientras leía la carta (aquí) que los colaboradores de primera división de EL PAÍS (Savater, Marías, Vargas Llosa, A. Grandes, etc…) han mandado al Comité de Redacción de dicho periódico. Los firmantes y adheridos a la misiva, igual que Gila y como buenos progres, no deben ser partidarios de la violencia. Por eso -del mismo modo que Gila detuvo a Jack el destripador con indirectas- ellos quieren acabar con la censura del periódico (y defender de paso la libertad y la democracia) con mucha suavidad, sin generar estridencias ni ansiedad. No vaya a ser que se enfaden los directivos del periódico, oiga.

Por eso la carta solo “ refleja nuestra preocupación”, no la vergüenza o el bochorno. Por eso su escrito “manifiesta nuestra inquietud y malestar por los casos de censura” y no la indignación o el escándalo ante la censura. Por eso “estos episodios suponen [solo] un paso más en el deterioro de los valores fundacionales de un diario” y no la prueba clara y palpable de que el periódico dejó de ser lo que hace 30 años fue. Por eso dicen “que este modelo de periodismo no debe verse amenazado” en lugar de decir que el modelo ha sido definitivamente destruido. Y lo más importante: por eso lo que van a hacer estos abajofirmantes en referencia al ERE de EL PAÍS y a la censura practicada por EL PAÍS termina aquí. Porque ninguno de estos intelectuales de salón va a actuar en consecuencia tomando medidas más drásticas y haciendo, por ejemplo, lo que Enric Gonzalez (aquí) o Santos Juliá.

Santos Juliá ha abandonado el barco (aquí) por la censura de su último artículo en EL PAÍS.

Lean cómo era originalmente el artículo de Juliá (aquí) y cómo quedó después de ser “editado” por EL PAÍS (aquí). El original tenía 749 palabras, el “editado” cuenta con 738. ¿Saben cuales faltan? Entre otras, estas: “como diría Enric González,”

Más sobre los recientes casos de censura en EL PAÍS: (aquí).

A Miguel Gila le salió bien, Jack el destripador se entregó. Pero los abajofirmantes, me parece a mí, no van a conseguir con su carta -tan educada y amable- que los responsables de EL PAÍS depongan su actitud. Los que tienen la culpa de lo que está ocurriendo en EL PAÍS -sobre todo uno de ellos- tienen ya más mili que el Capitan Trueno y no creo yo que cartas como esta les quiten el sueño.

 

La página Article 19 (dedicada a defender la libertad de expresión) dice (aquí) que:

La libertad de expresión debe ser la regla. Las limitaciones son la excepción, solamente permitidas para proteger:

  • los derechos o reputaciones de los demás
  • la seguridad nacional
  • el orden público
  • la salud pública
  • la moral

Por eso, si claramente no estamos ante un caso en que la censura esté permitida o indicada (y así parecen reconocerlo los abajofirmantes de la carta por el hecho de subscribir sus palabras), lo que ha cometido EL PAÍS es un ataque en toda regla a la libertad de expresión. Entonces ¿Cómo es posible que los abajofirmantes de esa carta –todos ellos portaestandartes de la bandera de la libertad y el progreso- manifiesten sólo su preocupación, malestar e inquietud, y tengan al tiempo la intención de continuar (como si no hubiera pasado nada) firmando artículos en el diario en cuestión? Me pregunto.

Un buen periodista, uno de esos que gusta a los abajofirmantes, no escribiría nunca en un diario que cercene gratuitamente la libertad de expresión, ¿no es así? Pues eso.

Actualización a 11 de noviembre de 2012

Como les dije, los responsables (dentro de PRISA) de lo que está ocurriendo en EL PAÍS tienen más mili que el capitán Trueno. (aquí)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritores y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

25 respuestas a LOS ABAJOFIRMANTES OTRA VEZ

  1. eva porada dijo:

    Ya me había dado cuenta. No sé qué decir. Triste y cabreada a partes iguales. En fin.

  2. Topolina dijo:

    Firmado: Cristina Fallarás.

  3. No puedo estar más de acuerdo. Cuando lo leí me sonó a eso que hacen las democracias cuando algún país inconveniente masacra algunos miles de opositores: “La UE lamenta y condena profundamente los sucedido e insta a las partes al diálogo, mientras descarta emprender cualquier acción que pueda conducir a una escalada bélica”. Normalmente una de las partes tiene tanques mientras que la otra no. Y los asuntos dejan de ser internos cuando hay la necesaria dosis de petróleo.

    A estos intelectuales les sucede lo mismo. No pueden estar calladitos por lo que sucede en El País (mala conciencia) pero como lo único que hay en juego es la vida de poco más de cien trabajadores plebeyos, no piensan sostener sus argumentos con acciones que pongan en riesgo sus billeteras ni sus contactos profesionales (el petróleo).

    Y así nos va…

    • Por eso hablo de “abajofirmantes”, amigo Bernat.
      Un saludo
      La sargento, que hoy está más triste que nunca, pues no esperaba algo así de escritores a los que literariamente respeta tanto.

      • Ire dijo:

        Algunos de los escritores abajo firmantes, que tanto respeto merecen literariamente, ya se han retratado anteriormente, querida Maggie. Son reincidentes, pues.

  4. Jonan dijo:

    Buen día a todos/as. Si se me permite, un par (o más) observaciones:
    1- La pregunta con que empieza este post me parece una ofensa:¿Se acuerdan ustedes del humorista Miguel Gila? Pero bueno… ¿es que hay alguien que no se acuerde de Miguel Gila?
    2- De acuerdo con que hay uno con mucha mili (y muchos milloncetes que gana al año, según dicen) que tiene mucha culpa de lo que ocurre en EL PAIS. Pero un respeto; no olvidemos que, además, el susodicho (o no dicho, en realidad) es uno de los mejores novelistas que ha dado nuestra querida España. ¿No os acordáis de “La rusa”? ¿No era una obra maes…. bueno, lo siento, no puedo seguir, que me entra la risa… perdón.
    3- Vale que el comunicado éste que han firmado es tibio, timorato, mediopensionista o lo que queráis, pero ¿acaso no lo es la línea editorial de EL PAIS? ¿O es que alguien se piensa aún que es un periódico progresista, de izquierdas, etc…? Sí, vamos, igual que el PSOE (también me entra la risa si lo pienso. Ojo, otra cosa es que sea un periódico mejor hecho (hasta ahora) o con un criterio más riguroso que los diarios nacionales de la competencia (de la competencia por la derecha, me refiero, porque por la izquierda, ni se les ve ni se les espera). Dejando aparte que los “intelectuales” firmantes tampoco es que sean un ejemplo del rigor de la izquierda, precisamente. Aparte de que no sólo opinan en el citado periódico, sino que publican sus libros en Alfaguara, quye también es de la mismo empresa. Y a ver quién tiene huevos de morder la mano que les da de comer.
    4- Joder, Topolina, que la sargento Margaret no es Cristina Fallarás, no insistas… La sargento & co. es un tío (o varios). ¿No te quedó claro con aquel post sobre las “Cincuenta sombras? Pues fíjate como firman el anterior a éste: Supersucker, Deep Throat y tal… Así sólo firma un tío y salidorro, además. Te lo digo yo.
    Hasta otra.

    • Sol dijo:

      ¿Y Lansky Parra? ¿Y Diable? Perritos, perritos.. va, que ya tardáis a venir a sacar la caquita.

      • Jonan dijo:

        ¿Yo también soy un perrito, Sol? Pues entonces, me pido ser el de la historia de Ricky martin y la mermelada. Ya puestos…

  5. Peter Folgier dijo:

    El Problema de Este País es una cuestión de edad. Se ha hecho viejo, y sus firmas se niegan a reconocerlo, no hay cirugía que estire el alma. Se llama hemeroteca y sostiene la dermis del último acto de cada portada o cada manifiesto.

    Una parte considerable de lectores de esta país hicieron de la lectura de este diario el motor de su construcción de la realidad al mismo tiempo que moldeaban sus conciencias a golpe de artículo, una dejadez imperdonable, pero esa hegemonía se terminó. Los hijos de nosotros, no leen buscando el sermón florido que subscribir como si realmente fuera suyo. Todos nos hemos hecho viejos, pero reconocer que el bálsamo del País Estilo fue un sueño o un señuelo para hacernos modernos a costa del otro, no lo reconoceremos jamás.

    Estas firmas, y otras huidas antes, contribuyeron a decirnos qué pensar, cómo vestir, qué ver, cómo comer y dónde defecar sin afectación, y sobre todo, cómo dejar de sentir esa quemazón por aspirar a ser como el enemigo, dando medallas y salvoconductos de buena izquierda, hija de la socialdemocracia que nunca tuvimos.

    Ejemplo de otras muchas derivas absurdas: Si repasamos tres décadas de hitos culturales, veremos como se abandonó el tinte afrancesado de referencia cultural de sus inicios para abrazar este otro más rentable, llamado american way of sense… Sintonía con los tiempos, esa que hoy se ha perdido. Son estas firmas la que realmente se han quedado sin discurso, y me temo que sin armas. Se repiten como las especies humildes y ni adriá convertirá en buena una receta de almodovar leída por marías, ni el País Semanal, con su ristra de precios y publicidad de lujos orientales calmar puede esa sensación de traición que palpita bajo un invento que se creyó inmortal, debió pensar que en verdad, nadie viviría lo suficiente para no caer en el alzhéimer que el dinero fácil procura. Hoy sus suplementos culturales, como tales y los otros, son como los vitamínicos, producen una urea muy cara.

    Un periódico no son, sólo, su firmas. Cuando alguien aspira a ser nuestros ojos, nuestros oídos y nuestro corazón, debe tener muy claro que tipo de ser quiere ser, o como el Golem, un día se despertará y no habrá nombre divino que impida sus desmanes.

    El País es un ejemplar desclasado que se avergüenza de sus padres, sin comprender como se mofan de él quienes fingen aceptarlo en sociedad, pero nadie dijo que vender el alma, no fuera a la larga, una mala inversión.

    Saludos

  6. Benoit dijo:

    Ayer por la noche, en un elegante cabaret madrileño estaban reunidos Juan Luis Cebrián y Juan Cruz, brindando con champán francés y cantando una bonita canción: “Mi casita de papel”.
    ¡Cantemos todos juntos!

    Encima [de] las montañas tengo un nido
    que nunca ha visto nadie cómo es:
    está tan cerca el cielo que parece
    que ha sido construido dentro de él.

    Encima [de] las montañas viviremos
    el día que tú aprendas a querer,
    y así podrás saber cómo es el cielo
    viviendo en mi casita de papel.

    ¡Qué felices seremos los dos,
    y qué dulces los besos serán!
    Pasaremos la noche en la luna,
    viviendo en mi casita de papel.

    ¡Qué felices seremos los dos,
    y qué dulces los besos serán!
    Pasaremos la noche en la luna,
    viviendo en mi casita de papel.

    ¡Viviendo en mi casita de papel!
    ¡Viviendo en mi casita de papel!

  7. El perro de Baskerville dijo:

    Firmado: Cristina Follarás.

  8. julian bluff dijo:

    Hola a todos!

    Miren ustedes
    Cuando hay que protestar, es en las Juntas de Accionistas y no permitir que los barandas se pongan entre ellos los sobrecogedores sueldos que se ponen y demás prebendas que se adjudican. Los sindicatos, me parece, tienen el derecho de examinar todos los contratos laborales y deberían haber tenido el deber (moral y del otro) de protestar contra los abusos, según estos se han ido cometiendo, y con independencia de vivir en una época de vacas gordas o flacas. Ahora ya, me temo, es demasiado tarde.
    La gente sigue siendo la misma, y su actitud también, de toda la vida se ha hecho la vista gorda en este desgraciado país ante los -mal llamados- profesionales liberales, luego antes los consultores/conseguidores y los brokers, la banca entre medias (incluida la banca pública: las putas cajas de los cojones) luego ante el entramado delirante del ladrillo, con la banda pagando 500.000 euros por pisos de 70 m2 en Manoteras, y ahora les da igual que les da lo mismo con todo el tinglado del fútbol profesional. Que es igual o todavía más escandaloso que los otros, porque aquí, en España, no se queda ni un puto duro. Y volverá a pasar lo mismo, y llegará un punto en que ya será demasiado tarde, y tendremos que sufragar los sueldos y las primas delirantes de los futbolistas extranjeros con los fondos públicos de la Caja de Pensiones.

    Así, todo seguido, hasta que acabemos liándonos, los españoles, a hostias los unos con los otros, que parece ser que es lo que más nos pone y para lo que mejor valemos ¡Que País! y ahora no me estoy refiriendo precisamente -que bastante hizo en su momento para que esto que critico dejara de ser un hecho- al de Miguel Yuste, 14.

    Un abrazo para todos.

  9. Topolina dijo:

    Enrique Redel —————– Patrulla de Salvación.

  10. Topolina dijo:

    jajajaja. Hola, Enrique Redel.

  11. Benito dijo:

    El joven Marías se apunta al ERE, el joven Marías rechaza un premio, el joven Marías se pone gallito porque sabe que si lo echan del País, en otros periódicos habría hostias para contratarlo y no se va a morir de hambre. Si no, ya estaba ahora poniendo el culo en pompa, el joven Marías.

  12. Lo que una hace, por hacer algo: un par de veces a la semana leer por encima dos o tres periódicos de tirada nacional, incluso echarle un ojo a alguno francés/inglés (un ojo no más), y después leer a fondo la prensa local. El Pais, en mi opinión, es como cualquier otro periódico, hay que “espulgarlo” antes de digerirlo; el problema es que, por razones complicadas de explicar (las mismas de “los abajo firmantes”, supongo: un cóctel de prejuicios arrastrados en el tiempo) le pedíamos más. Yo lo compro los sábados. Después lo utilizo para envolver las mondas de patatas, verduras, etc. Ánimo Sargento, a seguir repartiendo.

  13. Alguien ha censurado a alguien…..

  14. Enrique Redel dijo:

    Hola, soy Enrique Redel y tengo un catálogo más desparejo que el de Timadori. Mirad lo que anda diciendo en Colombia mi querido Isaac Rosa, gran lector de la literatura española: http://www.el-nacional.com/escenas/Isaac-Rosa-franquismo-pendiente-literatura_0_79794496.html.

Los comentarios están cerrados.