FESTIVAL EÑE: MESA REDONDA DE EDITORES

Hoy he perdido 90 minutos de mi tiempo y 15€ de mi patrimonio. He escrito lo que viene a continuación porque me pagan 1€ por cada línea (más que a Hemingway) y tengo que recuperar, al menos, el dinero tirado a la basura. Por eso, si tiene algo mejor que hacer, deje de leer esto.

Madrid; sábado 17 de noviembre; 17,20h; taquilla del Centro de Bellas Artes. La sargento Margaret intenta obtener un precio justo para entrar al Festival EÑE.

……

-Mire señorita que a mí el resto de chorradas me trae al fresco. No pienso tragarme, por ejemplo, el recital ¿poético? de Luis Antonio de Villena, hasta ahí podíamos llegar. Yo solo quiero asistir a la mesa redonda de los 4 editores.

-15€

-Ya, pero es que no sabe con quién está usted hablando: soy militar de alta graduación y mutilada de guerra, mire aquí. Y he pasado casi dos años leyendo literatura española. Entienda que eso es peor que 5 años en Afganistan, en primera linea. Y yo…

-15€

– ¿Y si le enseño el carnet de la 3ª edad?

-15€

-¿Y si le digo que soy amiga del señor Wert?

-20€

 

Casamayor, Bértolo y, esteee, … no me sale… y lo tengo en la punta de …

A las 17:35h Cristina Fallarás (Sigueleyendo), Constantino Bértolo (Caballo de Troya, Mondadori), Juan Casamayor (Páginas de Espuma) y otro que no recuerdo, se sientan en medio de la sala de columnas del Círculo de Bellas Artes y empiezan a hablar. Queda claro, desde el principio, que el asunto es El futuro de la edición. Diez minutos después de dicho comienzo –a las 17:45h- queda también claro que ninguno de los cuatro participantes tiene puta idea del asunto en cuestión. Me doy cuenta de que la silla es muy incómoda.

La Fallarás, que se expresa muy bien y se escucha mejor, nos suelta el rollo que cualquier persona, mínimamente informada sobre el mundo de la edición, conoce. En su discurso todo son tópicos y chascarrillos para caer simpática a la audiencia. Oigo comentar por lo bajini a una maruja que se sienta detrás: “Hay que ver lo bien que habla esta chica”. Estoy segura de que si le hubiera preguntado, después del acto, por lo que había sacado en claro de todo lo dicho por la señora Fallarás, me habría puesto cara de póquer.

Fallarás

Constantino Bertolo juega a representar el papel del intelectual escéptico que ya está de vuelta de todo. Consigue que el público se ría en un par de ocasiones y eso –apaga y vámonos-  le da alas. Ya saben, boutade tras boutade. Por ejemplo: “los editores de hoy no tienen que leer manuscritos. Un editor que en la actualidad tiene que leer, va por mal camino”. O esta otra: “Los libros de la lista de los más vendidos sí son los más leídos, eso es lo que más me preocupa”. Mi vecino del 4º, don José, me cuenta unos chistes de caerme de culo. Además, no solo no me cobra 15€ sino que me invita a un orujo siempre que paso a verlo. Está fastidiado de las piernas –la circulación, ya saben- y no sale mucho, el pobre hombre.

Juan Casamayor utilizó una gracieta que debe ser nueva. Sin tener nada que ver con el asunto debatido, y mirando al tendido, soltó: “Yo vivo del cuento”. Dos señoras de la primera fila se rieron mucho, quizás demasiado. ¿Habrá ligado mucho durante su vida de editor con esa frase tan ingeniosa? [Aclaremos que la editorial de Casamayor, Páginas de Espuma, se ha especializado en la publicación de libros de relatos]

El 4º ponente, si no recuerdo mal, no dijo nada durante los primeros 80 minutos. ¿O sí? No recuerdo. Me dormí un ratito, lo reconozco. Puede que durante esa cabezada…

Hasta el minuto 80 todo lo que se dijo fue bastante predecible: “El futuro es lo digital”, “Lo digital ha llegado para quedarse”, “El papel y lo digital convivirán muchos años”, “La edición digital abre todo un mundo de posibilidades”, “Lo digital democratiza el panorama porque ya no es necesario pasar por un editor para hacer llegar tu libro a los lectores”… Así todo. Los cuatro participantes en la mesa redonda estaban de acuerdo –al menos así lo parecía- en esas opiniones que ya se han convertido en tópicos. Cuando alguno de los ponentes pronunciaba alguna de estas frase políticamente correctas (la mayoría salieron de la boca de Cristina Fallarás, todo hay que decirlo), los tres restantes asentían con la cabeza haciéndonos ver con ello que estaban en lo onda, que la modernidad les mola y que las vanguardias no les asustan.

Pero en el minuto 81 ocurrió algo terrible. ¡¡TATACHÁN!! Un chico muy guapo de la primera fila intentó recabar la opinión de al menos uno de los 4 ponentes sobre el hecho de que varias editoriales tradicionales estén comenzando a fichar –para publicarlos en papel- a ciertos autores que han tenido éxito (de ventas) en la red y que salieron por primera vez al mercado auto editándose. Por la forma de la pregunta y por las vueltas que dio el guapo espectador, todos entendimos que él mismo era un escritor auto editado en internet.

Los 4 protagonistas se miraron durante una décima de segundo, y el más veterano (Bértolo) se arrancó para decir que él también quería dar su opinión sobre el asunto del precio de los libros digitales (un tema que ya se había debatido). La pregunta del muchacho quedó sin responder.

Dos minutos después tomó el micrófono otra chica para –insistiendo en el tema- contarnos que su amiga (que estaba a su lado) y ella habían publicado sus libros en Amazon y que, al precio de 1 o 2 euros, habían vendido (de cada uno) cerca de 2.000 ejemplares (“descargas”). Su pregunta era si esa cifra de descargas era relevante para los editores allí presentes. [Aclaremos que minutos antes, Bértolo había reconocido que los escritores primerizos en España no suelen pasar de 500 copias vendidas en papel.]

Los editores volvieron a mirarse y los que estábamos en las primeras butacas pudimos oler el malestar que las últimas preguntas había generado entre ellos. Uno respondió: “Si usted tiene 2.000 descargas, ¿Por qué quiere editar en papel?”; Otro, conciliador pero mentiroso, dijo: “no se preocupe señorita, si de verdad tiene usted 2.000 descargas, ya la llamará un editor, ya verá”

Entonces, el editor que había estado callado hasta ese momento, con toda su mala leche y toda su sinceridad (debía estar hasta los cojones), le soltó en la cara a la inocente escritora digital: “2.000 descargas a 1€ es muy fácil de conseguir. Cualquiera puede hacerlo. Todas esas personas que se han bajado su novela, ¿Se la han leído?”

La zaherida autora (a la que ya le temblaba la voz) volvió a preguntar: “Entonces, ¿2.000 descargas no tienen importancia para ustedes? Los 4 editores respondieron al unísono: “NO”.

Los productores del evento llevaban un rato haciendo señas de que el tiempo se había acabado, hecho que aprovechó Cristina Fallarás para despedir el evento diciendo que lo habían pasado “muy bien”. ¿Quién? ¿Ellos?

Y yo me pregunto:

¿No decían estos editores que lo digital es muy guay y democrático? ¿Por qué entonces les jode que uno-cansado de ser rechazado-  se edite su propio libro?

¿Por qué siguen estos editores -y otros- publicando en papel los libros de autores que no pasan de 500 ejemplares vendidos y desprecian los escritos por aquellos que con mucho más mérito y esfuerzo se auto editan en la red y consiguen miles de descargas? ¿Quién le garantiza al editor que los 500 ejemplares vendidos en papel son más leídos (en %) que las 2.000 descargas? ¿Se han convertido los libros auto editados en internet en los nuevos apestados (como la novela romántica o los libros de auto ayuda) a ojos de los elitistas “intelectuales” que ocupan los despachos de director editorial?

¿Son estos cuatro editores lo mejor de la profesión? ¿No hay nada más interesante en el panorama editorial? Con esta mesa redonda, ¿pretendía La Fabrica  y el señor Alberto Anaut (organizadores del evento) enriquecer el debate sobre el futuro de la edición en España o dejar de manifiesto lo mal que está el mundo editorial en castellano? Si se trataba de conseguir el segundo objetivo, enhorabuena, señor Anaut: misión cumplida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en editores y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

77 respuestas a FESTIVAL EÑE: MESA REDONDA DE EDITORES

  1. Rusta dijo:

    Es verdad que de las 500 copias que puede vender un escritor novel en papel dudo mucho que se lean todas, pero discrepo totalmente en que autopublicar tenga más mérito. De entrada, porque he leído unos cuantos libros de este tipo y su calidad deja muchísimo que desear, tanto que no me extraña que fueran rechazados. Ya sé que las editoriales también publican libros malos, pero en la autopublicación he visto cosas tan cutres, tan propias de gente que no ha leído ni ha escrito lo suficiente, que hacen que los grandes fiascos de las editoriales parezcan buenos a su lado. En cambio, conseguir que un editor confíe en un escritor primerizo y someter el texto a las revisiones necesarias para mí tiene mucho más mérito. Además, yo creo que el éxito de la autopublicación en Amazon se debe precisamente a los precios, no a la calidad de los libros: la gente se gasta más fácilmente 1 € (o incluso 0 €, porque muchos se pueden descargar gratis) que 20 €, pero por eso mismo le vuelvo a dar más mérito al escritor que consigue vender X cantidad en papel. En fin, no niego que entre las autopublicaciones no haya algún autor interesante, pero por ahora yo sigo confiando en el criterio de las editoriales, por muchas pegas que puedan tener y por muy perdidas que estén con el futuro del libro.

    • Comeclavos dijo:

      Rusta, estoy de acuerdo contigo. También he leído mucha ponzoña y he dejado a medio leer algunos que me costaron lo que las vueltas de un café. Pero una cosa. Estos libros funcionan también un poco por el boca a boca, en foros y páginas donde los usuarios las recomiendan a sus iguales…eso debe tener o puede tener algún valor. Puede que la novela de la chica de las 2000 descargas sea una hez, una novela correcta o una genialidad, pero parece ser que no interesa, ha sido el boca a boca de freaks, familiares, web-bizarros compradores de libros del carrefour, despistados y demás gentuza sin criterio….. o puede que los editores tengan razones de peso pero no las conozco (no me vale la coyuntura económica ni la imposibilidad de leer todo lo auto-Publicado en amazon)

      • Ire dijo:

        Vistos los últimos criterios de los editores, Rusta, yo diría que no ofrecen más garantías que la chica de las 2000 descargas, que como dice Comeclavos puede ser horrible o genial. Lo que seguramente es cierto es que debe de ser joven, tener un blog – o varios- y ‘muy activa en Internet’. No creo que a priori haya demasiada diferencia entre el criterio editor y el de sus lectores, con la única diferencia que si es realmente malo no lo notarás en el bolsillo a final de mes y no ocupa espacio. Puestos a probar, me parece mucha mejor opción, y con muchas más posibilidades de leer algo digno un día u otro.

      • Ire dijo:

        Y la falta de interés general en considerar el tema de la autoedición, creo que se debe en parte, no sé si mucha o poca, a que figuras como el agente o el distribuidor peligran en ese entorno.

    • La sargento Margaret puntualiza:
      COSAS QUE DEBERÍAN ESTAR CLARAS PERO PARECE QUE NO LO ESTÁN.
      1.- El futuro de la edición de libros es un asunto tan importante que merece tomárselo muy en serio.
      2.- Si Festival EÑE tiene vocación (como parece) de ser algo más que la verbena de Villapardillos de Abajo y quiere de verdad contribuir a mejorar la cultura literaria patria, debería haberse ocupado de traer a 4 profesionales de primera línea para ocuparse del futuro de la edición.
      3.- Si los profesionales de primera línea no quieren acudir a debatir en una mesa redonda, se deja el panel en blanco o se concede una hora más a Luis Antonio de Villena para que lea sus poemas,(las marujas pseudosocialistas y los maricones chiripitiflauticos lo adoran).
      4.- Si la organización del festival no tiene en cuenta los puntos anteriores e invita a 3 editores de segunda línea y a un prejubilado con ganas de caer bien, lo menos que se puede pedir es que los 4 ponentes vengan preparados de casa. Venir a contar la última anécdota de la oficina o el último chiste que te contaron en el café no es de recibo.
      5.- Que en España, y en especial entre los “intelectuales” del mundo literario, sea costumbre acudir a una “mesa redonda” sin preparase el tema en cuestión, no es excusa ni disculpa para lo que tuvimos que soportar el sábado pasado entre las 17:35 y las 18,50h. Es curioso el poco respeto que se tiene a un debate a diferencia de lo que ocurre con una conferencia. La mayoría de los ponentes se preparan a conciencia antes de dar una conferencia (están solos ante el peligro). Pero cuando se trata de una “mesa redonda” ya es diferente. Parece que se piensa que como la responsabilidad se reparte entre cuatro, o cinco, pues…
      SE LAMENTA LA SARGENTO:
      Qué triste que lo único que sacamos en claro de la “mesa redonda” sobre el futuro de la edición en la que participaron el sábado pasado Fallarás, Bértolo, Casamayor y el otro, fuera que los editores (de primera, de segunda o de tercera; digitales o en papel) se siguen considerando una élite de personas listísimas e imprescindibles, y que para esa élite no hay mayor insulto que el que un escritor edite su libro sin pasar por ellos. La auto edición pone en evidencia la incompetencia de los editores y estos últimos (tan listos y tan preparados) no pueden soportar que los bajen del pedestal al que se habían subido.

      • Ire dijo:

        ¿Entre esos 500 ejemplares se cuentan también los que se regalan para promo? A ver si al final va a resultar que solo se han comprado el libro 5 personas, descontando a familiares, amigos y conocidos.

        Al menos las 2.000 descargas de la chica son comprobables.

    • Peter Folgier dijo:

      Es verdad, la Autoedición es el acabose y la feroz abominación que vendrá a rematar el capirote del oprobio apocalíptico que se nos avecina, el veintiuno maya más, maya menos del mes entrante, aperitivo del fin de la Alta Cultura de la que habíamos gozado todos hasta este momento en que Amazon y otras casas prostibularias dispuestas a ofrecer todo tipo de servicios, más vicios que seres, por lo leído.

      La autoedición supondrá contaminar el límpido cauce del periodismo oral y escrito del río en que nos bañamos cada día y secará las fértiles tierras donde hoy florecen y medran los exquisitos ejemplares literarios, no menos distinguidos, que ayer troncos, y hoy hojas, enseñorean nuestras bibliotecas. Es sabido que el mundo editorial es el ebanista de los cedros del Líbano y el resto serrín para artefactos de Ikea.

      Desde que permitiéramos escribir a cualquiera, dejar que el cielo los juzgara, sería abandonarnos al criterio sin dictamen, y eso es algo que no está escrito, no fuera a ser que se derrumbara ese bien mueble que siempre ha residido en el poder de decidir por nuestro bien qué (debemos) leer.

      Saludos.

    • Querida Rusta:
      Estaría de acuerdo contigo si las editoriales españolas funcionasen como Dios manda.
      1.- ¿Sabías que la mayoría de manuscritos que llegan a las editoriales no son leídos?
      2.- ¿Sabías que esos pocos manuscritos que pasan la criba (en las editoriales de papel) son leídos por lectores “profesionales” sin contrato y que cobran una mierda por cada informe de lectura que mandan?
      3.- ¿Sabías que actualmente (lo reconoció Claudio López de Lamadrid y de las Altascumbres en Jot Down) la mejor manera -y posíblemente la única- de que un manuscrito de un escritor inédito sea leído (aunque sea en diagonal) por alguien con poder de decisión dentro de una editorial (de las de papel) es que venga recomendado por un autor de prestigio o por alguna personalidad respetada de la cultura? Es decir: que para conseguir que tu libro lo lea la persona de confianza de Herralde dentro de Anagrama, lo mejor que puedes hacer es chupársela, por ejemplo, a Justo Navarro, que es buen amigo de don Jorge.
      4.- ¿Sabías que la mayoría de los libros que se publican en España (por las de papel) salen al mercado sin editar? me refiero a que se hacen a lo sumo un par de lecturas correctoras para ver si hay alguna falta de ortografía y meter las comas y puntos que falten, pero nadie hace una edición profesional.

      Adiós, me he cansado de argumentarte motivos, pero hay más
      Magie

  2. En el contexto del mundo de la literatura (o de los libros, o la lectura), ¿qué significa exactamente “democratizar”?

  3. Lunática dijo:

    Sargento, eso te pasa por ir a ese Festival, que es una mierda desde sus comienzos. (Hasta invitan a veces a Jorge Carrión, fíjate.)

  4. julian bluff dijo:

    Excelentísimo artículo, señora sargento -muy, muy, gracioso Maggie-.
    Por mi parte, distinción al canto y promoción automática a brigada. La laureada de san Fernando la dejamos de momento para otro campo de batalla con algo más de fuste. A ver cuando se monta otra mesa con los barandas de Anagrama, Espasa, Planeta y Grijalbo Mondadori y como nos batimos -se bate usted, evidentemente- el cobre en esa ocasión. Que estos otros ejercicios sí que van a ser ya con fuego real.
    Lamento recordarle, Frau Margarette, que a base de balazos de fogueo, el ascenso a oficial supone un logro extremadamente difícil de obtener. En cualquier caso ¡¡a sus órdenes!!.

  5. julian bluff dijo:

    Los que van encima de la barrita al principio y debajo de la barrita al final (revisa los términos en los que has formulado tu admonición) sí hay que ponerlos 😉

  6. Nina Hagen dijo:

    Vale, bien. Pero ¿alguien sabe si hay por ahí fotos del gran JB en pelotas?

  7. Pingback: desde G+: Post sobre editores tradicionales y autoedición digital los tiempos cambian y las formas de edita… « blog de nacho vega

  8. Out of the past dijo:

    Atención, el Juan Casamayor de hoy, con pose de tío duro y barbita de editor y tal, no tiene nada que ver con el Juan Casamayor con cara de puteado de instituto o universitario empollón anterior a dejarse la barba; de hecho, no me extrañaría que anduviera intentando hacer desaparecer de internet todas las fotos en las que sale sin ella.

  9. Jonan dijo:

    Por 15 euracos te compras un libro de Patricia Highsmith, por ejemplo, edición bolsillo (2, si son de cuentos) y aún te sobra pa un par de cañas.

  10. Vera la Punkera dijo:

    ¿Alguien sabe cuánto le mide la polla a Julian Bluff?

  11. Fallarás en Chafarinas (por ejemplo) dijo:

    Por favor, no sé, por ser yo: ¿podría alguien explicarme quién carajo es Cristina Fallarás?

  12. JMM dijo:

    Margaret, me imagino que después de esto eliminarás a la Fallarás de la selección nacional de periodismo que preparaste hace unas semanas, ¿no?. Saludos. (Y otra cosa, hombre, modera un poco más los comentarios, que algunos dan vergüenza ajena)

  13. Urbana Luna dijo:

    Me parece escandaloso que haya que pagar por asistir a una mesa redonda por muy Ñ que sea. Centrándome en el tema de la edición, no creo que nadie sepa muy bien por donde van a ir los tiros en un futuro, ni siquiera sabemos si el futuro ha comenzado ya. Lo que está claro es que esos señores de la pose intelectualoide quedan guays en el Círculo de Bellas Artes, pero fuera de ahí no saben por dónde se andan. Yo me compré en su día el libro de cuentos “El mundo….”, de Pron (editorial Mondarori, 17,90 euros) porque en los suplementos literarios leí que era lo más de lo más y luego resultó que este autor escribía igual que los alumnos de mi taller de escritura antes de que nos corrigiera la profe.
    Conclusión: Lo que siempre dijeron mis mayores: hay que desconfiar de los popes y de los papas. Publicar en Amazón: me parece bien para autores y lectores. En fin, me encantaría que el Sr. Casamayor me publicara un libro de cuentos en su editorial Páginas de Espuma, aunque sólo vendiera 200 ejemplares. !Qué prestigio y qué glamour! Pero también quisiera ser agraciada con el gordo de la Loteria. Entretanto ¿Porqué no colgar GRATIS textos en los blogs y demás recursos de Intenet?

  14. Roland Barthes dijo:

    JMM, después de escribir un signo de interrogación no se escribe un punto.

  15. Lagarta Androide dijo:

    ¿Saludaste a Cristina Fallarás, Cristina?

  16. Lansky dijo:

    Un editor de verdad como ‘el siruelo’, que siempre ha ido por libre y siempre le ha ido bien (Mario Muchnik también, pero a él el ha ido mal, empresarialmente, se entiende) afirma en Jot Down que el libro de papel pervivirá y el digital no, que tener una biblioteca en e-book es como no tenerla ni acordarse de que la tienes.

    • Jonan dijo:

      Yo coincido con el “siruelo” (el único de esa familia que ha hecho algo de provecho, por cierto) en que al libro de papel aún le queda cuerda para rato… por lo menos a los de tapa dura, best sellers, y premiosplaneta. Los de bolsillo, no sé (por desgracia).
      Hablando de otra cosa, os recomiendo que le echéis un vistazo a la nueva sección cultural de eldiario.es, llamada Diario Kafka (¡sí, exacto, inspirada por los amiguetes de Hotel Kafka!), que ha tenido el grandísimo mérito de reunir en el mismo espacio virtual nada menos que a Alberto Olmos y a Juan Malherido… ¿se producirá un bucle en el espacio-tiempo o algo parecido? ¿Ha llegado por fin el fin del mundo maya? Yo no sé, pero estoy acojonado….
      http://www.eldiario.es/Kafka/

      • Ire dijo:

        Es que acojona mucho, Jonan. ¿Hasta cuándo van a estar tirando de look de fanzine ochentero?

      • Jonan dijo:

        Me jode mucho porque también debe de estar detrás Antonio Orejudo, al que estimo sobremanera como escritor y como “opinador”, pero vamos… dedicarle su primera aparición a elucubrar sobre la pornografía, a estas alturas…

  17. Sisi Emperatriz dijo:

    Lo más patético: Constantino Bértolo. Ya es hora de que los demás editores, los autores y los críticos le digan lo que de verdad piensan de él.

    Lo segundo más patético: los autores autoeditados en internet.

    • Jonan dijo:

      ¡No jodas, que don Bértolo es nada menos que el descubridor de Ray Loriga! Ah, bueno… ya entiendo lo que quieres decir…

    • Comeclavos dijo:

      Sisi, ando un poco perdido pero ¿Podrías argumentar la medalla de plata de los patéticos? Así de primeras lo entiendo como que masturbarse uno mismo es de losers y con un adlatere de gente bien.

      • Sisi Emperatriz dijo:

        Más bien es la diferencia entre masturbarse y follar de verdad.

      • Comeclavos dijo:

        Sisi, te enseñan el trapo, entras como un miura, tu respuesta era más que obvia. Pero sigues sin argumentar nada y me gustaría saber las razones. No lo entiendo. Puedes ser cirujano de éxito, ingeniero de prestigio pero si publicas en Amazon eres un escritor patético?

      • Sisi Emperatriz dijo:

        ¿Puedes ser cirujano o ingeniero sin que nadie te dé el título? Primera noticia.

    • Amelia Noguera dijo:

      Qué lástima no haber leído este artículo antes, la opinión de la sargento sobre la autoedición me habría resultado curiosa en aquel momento. Alucinada me quedé con la respuesta de Bértolo. Y aluciné más aún cuando comprobé este verano que un autor autoeditado en Amazon y fichado después por Espasa, si no me equivoco, lleva su apellido.

      ¿Zaherida te parecí, Margaret? Más bien cortada, soy tan tímida que no sé aún cómo leches les pregunté e insistí en que respondieran. Yo me autoedité porque no supe llegar a una editorial como se suponía que debía hacerlo, pensé que a través de los lectores llegaría a los editores. Y ellos, los editores en esa mesa redonda, me hicieron dudar de si la autoedición debía ser para mí un fin en sí misma y no un medio, como lo era en ese momento. ¿Mereció la pena? No tengo ni idea, ni tampoco sé si de haber dedicado el mismo esfuerzo en llegar a los sellos editoriales de otra forma habría conseguido lo mismo ni si el haber llegado de esta es lo mejor que podría haberles pasado a mis novelas. Yo he vendido mucho más de 2000 copias de las cuatro novelas que he autoeditado hasta ahora, y a tres euros, no a dos, diferencia mínima para algunos pero máxima si no te conoce nadie. Sin embargo, no tengo ni idea de cuánto he vendido de la novela inédita que publicó un sello editorial hace unos meses.

      ¿Te resulto patética, Isi? Pues a mí los que me parecen patéticos son los que pasan la vida sin atreverse a hacer nada de lo que desearían. Yo escribo lo que me da la gana y publicaré como me dé la gana, autoeditándome o con un sello, si los sellos con los que trabajo siguen aportándome lo que necesito. Ahora que conozco las dos opciones, tengo más claro aún que todo es una construcción social y cultural, y el arte (sin pretender aspirar con esta afirmación a que mi literatura lo sea) lo es más que nada.

      Saludos.

  18. Peter Folgier dijo:

    Desde hace tiempo no se encuentra ya sorpresa, emoción, originalidad o esplendor alguno en las reflexiones a las que los columnistas creían que nos tenían acostumbrados a través de las mismas. Cada domingo resulta descorazonador leer las opiniones de estos preclaros iluminados, carecen de luz, chispa o tensión, llegan tarde, y sólo reflejan en el mejor de los casos cuanto ya se ha dicho, leído y publicado en agregadores, blogs y comentarios, aquello que antes era un jardín privado, recoger la opinión ajena y hacerla pasar por propia, es hoy imposible de ocultar; antes de pensar, ya hay quien se adelanta y para colmo lo publica en la red, descubrir qué poco les queda para lucirse debería horrorizarles. No lo hacen, se pasean por aquí y por allá y… et voilà.

    Es de suponer, pues, que algo similar pueda suceder en torno a cierta idea sobre los intereses de una parte de los lectores, creer que existe un mercado para algunos productos tipo Dr. Víctor F. deduciéndolo del supuesto clamor, y de ahí la fingida importancia, que se desprende de los blogs de los autores que tanto dan la brasa con sus pavesas saltando de acá para allá, un chisporroteo de twiteos ad nauseam ad libitum que nadie nos vigila. Es una recurrencia viciada de antemano, “ser importante y necesario porque yo lo digo, yo y mis ciento ochenta mejores amigos”, esto y que ya me han publicado quinientos ejemplares de un libro, y ese perfume de ser ya parte de la esencia que ha de perdurar.

    Si algunos editores se dejan engañar por los fuegos fatuos de sus monstruitos y dar por buena la teoría de la profecía autocumplida es tomarnos a todos por cretinos y no de Creta, precisamente. Creer que no son otra cosa que el abdomen iluminado de una lampírida (no será necesario recordar que éstas sólo pretenden una cosa), para hacerlos pasar por libélulos, será cuestión de malgastar su tiempo y nuestra paciencia.

    Saludos.

  19. NURIA dijo:

    I was there y solo puedo decir AMEN

  20. Jorge dijo:

    Lo tercero más patético: un fulano que deja mensajes anónimos firmados como Sisí Emperatriz.

  21. Antieditor dijo:

    El futuro del libro en papel. Sé de un editor que cree que la solución para su supervivencia (del libro) es que cada ejemplar sea único, como una pieza única de arte, y por eso cose los cuadernillos con hilo de color y encuaderna con papel vegetal. El resultado es un libro feo de cojones, pero eso sí, único.
    El tema es muy complejo. Quienes son parte en el negocio, sólo pueden opinar desde el bolsillo: libreros, distribuidores, agentes, editores y autores a los que les va bien. Y opinarán que el libro digital es un fracaso, que es lo que desean (o deseamos). A los que les va mal y no consiguen editar en papel, la vía de Amazon les quita una espinita y hasta les puede reportar mucha pasta. Les queda la tristeza, puede ser, de no haber gozado del prestigio de las ediciones tradicionales, de haber triunfado solo en las catacumbas. O puede que se la sople, porque mejor dinero que fama.
    Lo interesante es: ¿Llegará esa preeminencia cultural e influencia de un producto intelectual que no existe en papel, o todo éxito digital de verdadera importancia saltará al papel?
    Otra: si desaparecen las ediciones en papel, la industria editorial se adaptará a Internet y seguirá ejerciendo su labor de faro prestigioso, se las ingeniarán los editores para copar los espacios publicitarios y los escaparates, barriendo a los autoeditados a un submundo dentro de la Red.

    • Ire dijo:

      O también puede pasar que la autoedición deje de ser el gonzo de la industria cultural y se creen ‘cooperativas’ de lectores, correctores, etc, que garanticen un mínimo de calidad a los autoeditados. Está por ver qué pasará.

      • Jonan dijo:

        Yo creo que si el tema de la autoedición no da guita, se la dejaraán a la plebe, para que se entretenga, pero como resulte ser un negocio, ya se encargará la industria (sean las empresas editoriales o las de software, que me da lo mismo) en meter la zarpa y quedarse con el cotarro. Esto, a corto o como mucho medio plazo, porque no podemos saber lo que va a ocurrir con la tecnología de aquí a unos años: sale otra maquinita nueva y te cambia el panorama (y todos a comprarla, claro, que los libros son muiy caros,pero los gadgets, por lo visto, no).
        Lo que sí deberían hacer los editores tradicionales, si son listos, es fijarse en estos títulos que la peña se autoedita por internet: entre la morrallla que por lo visto es casi todo (eso se dice, yo no sé), seguro que se pude encontrar alguan joya que incluso les reporte cuantiosos beneficios… eso, si son listos, aunque me temo que es una profesión en la cual los errores están incluso bien vistos: y, cada vez que leo en una entrevista a un editor/a, que proclama, tan ufano (aunque ponga cara como que no) que sí, que su editorial dejó escapar a Harry Potter o a Ruiz Zafón o a Murakami, o yo que sé, cualquier libro que les hubiera reportado pigües beneficios, pero qué se le va a hacer, así es el negocio… pienso que vaya cuajo que tienen, que eso, en cualquier otro sector empresarial, supondría el despido inmediato o, como poco, la degradación de cargo y sueldo. Pero éstos se parten de risa, tú.

  22. Fred dijo:

    Que alguien me diga, please, los títulos de las novelas de esas chicas que venden 2.000 ejemplares en Amazon, por favor. Solo por curiosidad, quiero leerlas.

    Por otro lado, Margaret, me caes genial, pero a veces parece idiota. No se puede pretender ir a una conferencia de A y que cuenten lo que diría B. Eran editores modestos, sí, pero los organizadores de Eñe optaron por ellos por lo que sea y ya está. Lo que no tiene sentido es tu pataleta, como si no supieras antes quiénes iban a hablar. No seas niñata, que ya eres Sargento.

    Ningún editor español, por otro lado, habría dicho nada muy distinto porque… no tienen ni pajolera idea de lo que va a pasar…

    • No es cierto. Sí hay personas que saben, al menos, por donde vienen los tiros en lo referente al futuro de la edición. Le pongo un ejemplo, o dos: Silvano Gozzer y Alberto Vicente (de Anatomía de la edición).
      En cuanto a los 4 ponentes hay una cosa clara: se podían haber preparado más. Estamos en el siglo XXI, se supone que los 4 allí presentes saben inglés. El mundo editorial anglosajón va tres pueblos por delante del castellano hablante. Hay un montón de webs donde se pueden informar gratuitamente.
      Hay que tener un poco de decencia y de verguenza torera cuando se aparece en público y se le anuncia a uno como experto en algo.
      Digo
      La sargento

  23. Evaristo García dijo:

    ¿”Prestigio de las editoriales tradicionales”? ¿Por qué, por vender doscientos ejemplares con Gomaespuma o una de esas, estar un año entero diciendo las mismas tonterías en las bibliotecas, las librerías o los canales de televisión autonómica donde te inviten a presentarlo, y que en un par de meses no se acuerden de ti ni en la biblioteca de tu barrio?
    (Si Bértolo descubrió a Ray Loriga, es para empalarlo, cuartearlo y/o desmembrarlo: en la Edad Media se hacían cosas así, y no pasaba nada.)

    • burriquito dijo:

      pero que pasa con Ray, panda de párvulos

      • Jose dijo:

        Ray te pone, ¿verdad, capullín? ¿Y a que te la machacaste alguna vez con la Rosnenvinge?

      • burriquito dijo:

        MOTHER OF ORTHOGRAPHY <(0_0<)

        ¿Rosnenvinge? ¿Esa esa fue una princesa palatina amiga de Otto von Bismarck, verdad?
        ¯\(°_o)/¯

        ¿No te referiras a christina rosenvinge, esa insigne y polifacética cantante de tonadilla españoooooooo?

  24. Jose dijo:

    La hostia, escribí mal Cristina Ronstresvinges, después de esta no levanto cabeza…

  25. Jose dijo:

    Mierda, y “ésta” lleva acento (creo)…

  26. Quinn the Eskimo dijo:

    Veo a mucha gente cabreada: si alguien defiende los blogs va uno y lo acusa (?) de tener un blog, si alguien defiende la autoedición va otro y lo acusa de autoeditarse, si alguien ha publicado en una editorial pequeña, va el de más allá y suelta que las editoriales pequeñas son una mierda. Cuando canta bastante que al uno, al otro y al de más allá, aparte de follar muy poco y de otros problemillas más o menos serios, lo que les jode es no tener ni blog ni autoedición ni edición ni na de na: es tan previsible que hasta resulta entrañable.
    (esto va un poco por los trolls en general y por el troll Sisí Emperatriz en particular)

  27. Quinn the Eskimo dijo:

    Sísí Emperatriz y Lilí Marlén, quiero decir, pues por la mala baba y la brevedad de los comentarios (es lo que tiene el no saber escribir) y lo ridículo de los pseudónimos es evidente que son el mismo fulano.

    • Lilí Marlén dijo:

      No, Quinn the Eskimo: Juro sobre la Biblia que no tengo nada que ver con Sisí Emperatriz. Aunque soy muy fina, no soy aristócrata. Yo sí sé escribir. Y soy mujer (no operada). A ver si no nos pasamos de listos, ¿eh, guapa?

  28. EvaP dijo:

    Criticar por criticar. Día tras día… so cansinos. Esto es el día de la marmota. Qué fatiga.

  29. EvaP dijo:

    Sargento, que no era por usted, venerable guerrera. Que si entro por aquí es porque la admiro 🙂

  30. Lagartija Antropoide dijo:

    Mi sargento, tiene usted algo publicado?, pregunto.

    • Querida Lagartija:
      Como sargento Margaret no tengo nada publicado, pero en mi vida civil sí que era yo buena escritora. Ahora, entre la Alzeimer, el parkinson y los disgustos que me dais, ya esciribo como puedes comprobar en este blog.
      De joven fui la negra (¿Se dice asín?) de Pilar Primo de Rivera, la de la sección femenina de la Falange. La autobiografía de doña Pilar (que en paz descanse) “Recuerdos de una vida”, es cosa mía, y las normas de la sección femenina, el famoso libro de cocina y un manualillo para aquello de los “Coros y danzas”, también.
      ¡Qué cosas, eh! Había que ganarse la vida, eran tiempos muy duros.
      Un abrazo
      La sargento

      • Lagartija Antropoide dijo:

        Carajo, mi sargento, cuando me puse a preguntar frívolamente y con este pseudónimo ridículo, no sabía con quién me estaba jugando los cuartos.
        Aquí me tiene, firmes y a sus órdenes.

  31. Peli-Roja dijo:

    Dejando aparte la AUTOEDICIÓN, quiero decir que lo que verdaderamente es una k.k. es el FESTIVAL EÑE. El año pasado yo no solo perdí 15 € sino los gastos de viaje y de hotel porque vivo lejos de Madrid.
    Bien, no me gustó NI EL FESTIVAL, NI LOS EVENTOS, NI LA MOVIDA, NI EL B AR, NI EL SITIO. EL CIRCULO DE BELLAS ARTES ME DABA MUY MAL ROLLO.
    TODO ME PARECIÓ UN MONTAJE COMERCIAL.

    He asistido a cosas mejores y más auténticas en diferentes ciudades e incluso pueblecitos de nuestra geografía. Allí se mascaba un ambiente ¿como diría? CORTESANO.

  32. Patricia dijo:

    JAJAJA Me ha encantado el artículo. Por cierto, el año pasado el masaje fue gratis. Se ve que este año han decidido hacer aún más negocio del humo.

    Ciao!

  33. He leído en algún comentario anterior que la autoedición digital carece de mérito y, en muchos casos, la calidad deja mucho que desear. El autor de dicho comentario debería dirigir su atención a algunos libros editados en soporte físico, cuya calidad no es mucho mejor. Generalizar, como en todo, es un error. Habrá libros digitales de excelente calidad, tanto en su diseño como en su contenido literario, y los habrá que son un verdadero desastre.
    En cualquier caso, yo quería comentar el post, no los comentarios. Y es que, habiendo sido testigo del cuadrilátero de editores debo dar toda la razón a la sargento Margaret. De todo el programa, aquello era lo que más me interesaba, por ser un autor que, dado el desinterés de las editoriales, se plantea editar por su cuenta y riesgo. Y de todo el programa, aquello fue lo que más me decepcionó. La verdad, me dio la impresión de estar leyendo una novela cuya historia era potencialmente interesante, pero estaba mal escrita.

  34. Pingback: intereses perdidos y encontrados « Fiesta de Fantasmas

Los comentarios están cerrados.