MIENTES, JUAN CRUZ, Y LO SABES

Juan Cruz es un hombre del sistema, siempre lo supimos. Pero creíamos –engañadas, ahora lo tenemos claro- que no era de los peores. Pensábamos que con él se podía negociar y que, en una futura transición para salir de la dictadura literaria, podría funcionar como aquellos reformistas de UCD que, provenientes del régimen anterior, colaboraron para la llegada de la democracia.  Juan Cruz acaba de publicar (aquí) un artículo en EL PAÍS (órgano oficial del sistema represor del libro) en el que se quita la careta.

Juan Cruz, en este artículo que titula La conspiración contra el libro, denuncia que quieren matarlo y en lugar de decir la verdad acusando a los auténticos culpables (los conoce perfectamente), señala a otros que solo dañan al libro de forma tangencial:

A la administración:

…quitan de los presupuestos de las bibliotecas el dinero que solía haber para que estos templos laicos del saber se nutrieran de novedades o, simplemente, de los libros que harían falta para que esos edificios cumplieran con la finalidad implícita en su noble nombre.

A un tópico (creado por no sabemos –ni Juan nos los explica- quién, ¡oh misterio!):

Depende de cómo lo mires, todo es caro o todo es barato. Pero sí es cierto que ese tópico (el libro es caro) se ha abierto paso en la sociedad donde no se habla de la carestía del whisky o de la ginebra o de las puertas de cristal doble… Y como existe el tópico y es imparable, editores, autores y el resto de los que se hallan en la trinchera ahora asediada tienen que ponerse de acuerdo para renunciar a algunos de sus porcentajes si así recortan, esa palabra, el precio de los libros…

Juan Cruz, como portavoz del sistema, tiene que echar balones fuera. Lo que le duele al sistema es que las cifras de venta han caído mucho. Al sistema no le preocupa la lectura, aunque Juan Cruz, siempre políticamente correcto, diga lo contrario. Al sistema le importa la cifra de abajo, puro “profit & loss”.

¿Hay una conspiración contra el libro? No. ¿Se puede morir el libro? Sí. El tipo penal cuando esto suceda no será el de asesinato, sino el de homicidio. Porque no hubo intención de matarlo. El libro morirá por dejadez, por ineptitud y por la ambición desmedida de algunos.

Los culpables de ese homicidio serán los integrantes del sistema que Juan Cruz –acusando a otros- intenta proteger: las editoriales, los críticos literarios, los escritores y los periodistas culturales.

Juan Cruz nos intenta manipular cuando agrupa en el mismo bando a los homicidas con sus víctimas: lectores, bibliotecarios y libreros. Escribe Juan Cruz:

Y ya es hora de que se arme esa lucha, que se junten los distintos factores, los autores, los editores, los distribuidores, los libreros, los bibliotecarios y también los lectores, a deshacer los lugares comunes que han amenazado al libro con su muerte prematura.

No, Juan, no. Lectores, libreros y bibliotecarios somos vuestras víctimas. Tú y el resto de “insiders” y “aparatiks”  sois los que tenéis la culpa; nosotros, los damnificados.

El libro es caro, Juan, y lo sabes. No es un tópico, son euros contantes y sonantes. La política de precios de las editoriales es demencial. El que los superventas tengan que subvencionar la edición del 90% restante de libros (muchos de los cuales nunca tuvieron que ver la luz) es parte de la explicación.

Los porcentajes en la cadena de producción y distribución (menos el de los autores) están inflados, y lo sabes.

Los críticos mienten por (el) sistema, y lo sabes.

Los periodistas culturales sois estómagos agradecidos, y lo sabes.

Las editoriales que más venden, las que representan más del 90% del mercado,  forman parte de grandes grupos de comunicación y no miran por el libro, sino por el beneficio, por la última cifra de la cuenta de resultados. Tu nómina la paga uno de esos grupos. Qué te voy a contar yo a ti…

No es cierto que se lea menos. Lo que ocurre es que los lectores, cansados y avisados de vuestras manipulaciones e imposturas, leen otras cosas, y por otros medios. No leen lo que vosotros queréis ni acceden a ello como a vosotros os gustaría. Estáis perdiendo el control y eso es lo que les jode a tus jefes.

Di la verdad, Juan, cojones, di la verdad. Un artículo como el tuyo queda muy bien, muy conmovedor. Seguro que todas las subnormales que trabajan en las editoriales, como las mejores plañideras de antaño, se han colocado un pañuelo negro y lloran emocionadas por las esquinas. Tus jefes estarán contentos contigo. Lo mismo hasta te ascienden.

Pero mientes y lo sabes.

¡¡NO PASARÁN!!

¡¡VENCEREMOS!!

¡¡VIVA EL MOVIMIENTO DE LIBERACIÓN DEL LIBRO!!

Actualización (11/01/13)

Juan Cruz fue entrevistado, ayer, a raíz de su artículo “La conspiración contra el libro”, en el programa de la SER “La Ventana”, dónde si no. Pinchen (aquí, archivo de audio) y escuchen  como defiende –esta vez de viva voz-  el beneficio de sus patronos: “Un libro vale lo que vale”.

OTRA MALA NOTICIA

Ha muerto Evan S. Connell (aquí). Mrs. Bridge (1959) y Mr. Bridge (1969) son dos de las mejores novelas que he leído en lo que llevamos de siglo. Seix Barral las editó juntas (aquí) y yo la reseñé de este modo (aquí) en este blog.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Críticos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

82 respuestas a MIENTES, JUAN CRUZ, Y LO SABES

  1. Mike Libros dijo:

    ¡La virgen leches!… uno dice que lo matan unas cosas, vosotras otrsa… ¿Pero es que todos realmente créeis que los libros pueden morir? ¡Que no, tranquilos, que no!

  2. Los libros, no, pero las librerías y las bibliotecas van a tener unas décadas muy jodidas de aquí en adelante

  3. tiemann dijo:

    No se trata del libro, ¡se trata de la pasta! Como en el resto de frentes abiertos.

  4. Ire dijo:

    Los libros son caros, siempre lo han sido, y eso no es ni ha sido nunca una excusa para no comprarlos. Pero si decides gastarte una media de entre 12 y 25 euros, por ejemplo, hoy más que nunca exiges a cambio no sentirte estafado. No hay más lectores ahora, proporcionalmente, que antes, pero lo que sí exigen cada vez más lectores es invertir bien su dinero. Seguramente lo que sí está cambiando es el nivel de exigencia. También es cierto que hay una inmensa cantidad de lectores que están deseando que caigan cosas que valgan la pena en sus manos y que no dudarían en gastarse esos euros en un buen libro, o en un libro que ellos disfruten, como explican las cifras de ventas de algunos autores, aunque a muchos les pese.

  5. Jeremías dijo:

    No sé, Ire, me gustaría comprar un montón de libros y no lo voy a hacer, en primer lugar porque no tengo dinero y en segundo porque al precio al que están ni aunque lo tuviera. Los saco de la biblioteca y me aguanto. Ya no están las cosas para fomentar el vicio de poseer, ni menos aún la codicia de editores y empresarios. Que hagan lo que quieran pero conmigo que no cuenten.

    • Ire dijo:

      Sí, yo también lo hago, está claro que si hace unos años te gastabas 12 euros en un libro que te salía rana lo arrinconabas o lo regalabas a la primera de cambio y no pasaba nada. Pero hay un sector crítico, el de los jóvenes de 20 a 30, ponle 35 estirando. Este sector o bien no se comprará un libro en su vida, porque no lee – y es así por mucho que digan- o ya se ha leído a Dostoievski, Céline, Kafka y Auster, por ejemplo, porque estaban en la biblioteca de sus padres. Esta gente es mucho más exigente ahora que hace, no sé, 30 años, pero precisamente no está para tirar el dinero o para pedir que se los regalen si luego los tiran a la basura, aunque sigue teniendo ganas de leer buenos libros.

  6. julian bluff dijo:

    Ñoras, ñores…

    En España al libro se lo van a cargar las propias editoriales. Por pardillas. Parece como si no conocieran el verdadero percal del mercado al que se dirigen. Imposible vender más de diez de descargas de cualquier título -da igual, el que se te ocurra- sin que, al menos, uno de los compradores lo haya colgado en algún progama de descarga gratuita “pier to pier”. Y ya puede estar el libro -da igual cual, el primero que se te ocurra- a la venta, en versión digital, por treinta, veinte, diez…céntimos de euro, que la gente si se lo puede descargar “by the face”, se lo descargará “by the face”. Ha sucedido con la música y esta pasando ya, y aún más que pasará antes, bastante antes, de que los de las editoriales se pispen del tema del apotema (no se necesita ser profeta, ni siquiera uno tan poco fiable como la celebérrima pitonisa Lola, para vaticinarlo) con los libros. En España, la gente es… somos… tal cual. Y los treinta céntimos que me ahorrado bajándome de gañote “Guerra y Paz”, pongamos por caso, me los gasto en comprarme un chicle de fresa de los que pican ¡hala!. Lo siento mucho, igual a alguien lo decepciono, pero es lo que hay.

    • Ire dijo:

      Sí y no, Julian. Sí, si es para consumo propio. No, si es para regalar, que yo diría que un porcentaje bastante alto de las ventas actuales va por ahí. Otra cosa que tampoco se ha comentado es la ínfima calidad de algunos libros editados por editoriales de cierto “prestigio”, como Anagrama, por ejemplo, y hasta Siruela. Al precio que van no se pueden aceptar defectos de impresión, religados que se desmontan a la segunda vez que los abres, etc, etc.

      • julian bluff dijo:

        Ire

        Mujer, claro. El tema de regalar queda al margen. De momento. Me parece evidente que nadie, o casi nadie, regala -“regalo” como halago o reconocimiento- bajadas legales de libros digitales. Y menos aún regala -en el sentido que acaba de ser apuntado que no en el de facilitar a otro algo gratis- mp3 bajados previamente por el morro; estos se “dan” sin más, sin ninguna circunstancia especial y ningún agradecimiento de por medio.

        Con lo de los precios sí que me parece que están haciéndolo bien la editoriales al dotarle al libro de papel de marchamo de artículo “caro”. Mas no te quepa duda de que bástase que se perciba como un hecho notorio que, por ejemplo, la última de Auster se baja sin problemas de, pongamos por caso, el “e-turtle”, para que haya mucha gente que deje de regalar la novela y prefiera hacer el obsequio de una caja de bombones o un ramo de rosas. ¡Y más todavía, miren por donde, si la novela costase menos pasta!.

      • Ire dijo:

        Pues no sé, pero estas Navidades, sin ir más lejos, yo he regalado unos cuantos, incluso a gente que tiene e-readers, y me han regalado otros tantos. Yo misma tengo uno, pero casi no lo uso. He descubierto que me descansa la vista el papel, y que una de las cosas que más me gustan es doblar las tapas de las ediciones de bolsillo, esas blanditas, mientras leo. No sé, creo que no es una cuestión de formatos. Ni de gratuidad. Te bajarás cosas sin pagar, si puedes, que no te comprarías, por probar, pero creo que seguirás dispuesto a pagar por tener. También pasa con la música.

    • LAFunks dijo:

      Solo una aclaración con la mejor de las intenciones (no me las quiero dar de marisabilla): el concepto de intercambio de ficheros entre iguales es peer-to-peer

    • Cuando los ebooks están a 10 euros, normal que la gente busque la forma de descargárselos gratis. Y eso es culpa de las editoriales, porque esos precios no son realistas. Ni decentes. Que es muy fácil aducir un “total, se lo van a bajar igual cueste lo que cueste” para poner esos precios y luego echar la culpa a las descargas por que no se vendan.
      Pero dudo mucho que haya descargas ilegales de ebooks de noveles que cuestan céntimos.

  7. Ágrafodido dijo:

    ¿Es el precio del libro un problema? Pues claro que lo es y los culpables no sólo son el mercado, las editoriales, la administración, los lectores o ese ente maligno e ¿impersonal? de la Crisis. También los Escritores de Élite (así, con mayúsculas de categoría social) tienen su parte de culpa.
    El artículo de Juan Cruz suena demasiado a las justificaciones de esos artistas que achacan la culpa de la reducción de sus conciertos a que la gente se ha acostumbrado a tenerlo todo gratis, absteniéndose de mencionar que ellos no han reducido ni un ápice la cantidad de jabugo y whisky de 25 años en sus mesas de catering.
    No creo que haga falta recordarle a Juan Cruz su libro “Egos revueltos” y anécdotas como la de Carmen Balcells pidiendo un helicóptero de madrugada para sacar a Nélida Piñon de un atasco provocado por la nieve o aquella de Saramago volando en avión privado a Madrid porque en Lanzarote hay un apagón…
    Nadie está hablando de que los Escritores “consagrados” vuelvan a situaciones de penuria económica al estilo de la de ilustres predecesores como Antonio Machado; pero, ¿alguien se ha fijado en esos “cálidos” retratos que aparecían en la sección Rincón de Babelia? ¡Por dios, si el dichoso “rinconcito” de esos señores es el doble de grande que mi apartamento! A eso añadamos innumerables viajes internacionales, cócteles, encuentros literarios en hoteles inolvidables de cinco estrellas, retiros dorados en la Toscana, etc., etc., etc.
    ¿Y eso quién lo paga? Porque los editores e intermediarios no están dispuestos a ceder un solo euro de sus infladas comisiones con que sufragar esos “caprichitos” tan necesarios, al parecer, para la inspiración de esas egregias mentes.
    Como dice la Sargento, seamos sinceros. Aquí todo el mundo lleva chupando de la teta de los precios desorbitados desde hace muchos años. Y ahora resulta que estamos matando el libro y que la culpa es de la sociedad y de los lectores. ¡Acabáramos!

    • Chicaportuguesa dijo:

      ¡Bravo! ‘Las subnormales’ que trabajan en las editoriales, como dice la Sargento, muchas veces no llegan a cobrar 1.000 netos por mes, pero trabajan para que el ego de un autor X (que escribe en un diario X) pueda presentar su libro X en el teatro X de Madrid y la editorial x se gaste 5.000 euracos en una noche entre alquiler de sala y cena post paja.

      • Ya, pero luego las ganancias del precio del libro que se lleva el autor son ínfimas e irrisorias. Quizás si se repartieran de otra forma los precios de los libros no estarían así pero claro, todo el mundo quiere su (gran) trozo del pastel.

  8. Tiene cojones que el Juan Cruz defienda el gasto público y los libros que dependen de él.

    Esos son los primeros que tienen que caer.

  9. Ángel dijo:

    ¿Caro o barato? Es simplemente si hay demanda o no la hay. Cuando había mucha demanda, nadie miraba demasiado si el libro valía 900 o 1200 pesetas. Hoy, como no hay demanda, el libro resulta tremendamente caro.
    Yo creo que el problema es que el libro ya no interesa como antes. Hay cien cosas más inmediatas y más livianas (adjetivos de nuestra era): blogs, whatsapp, películas gratis, juegos, smartphones… La vida de los grandes vendedores de libros parece haber terminado (no había oído nunca esa anécdota de Saramago. Los prisaicos lo negarán).
    ¿Quién se ha cargado el libro? Una parte de razón tiene la sargento: la industria y la logse, pero yo creo que simplemente leer está pasando de moda. Ya no es tan entretenido. Cuando el libro es buenísimo, hay pocos entretenimientos que puedan hacerle sombra, pero, al menos a mí, hoy en día gran parte de los libros, que compro o alquilo, me aburren: son lentos, cansinos, vacíos. Pero no solo los de autores actuales.
    El ejemplo de la poesía. ¿Quién lee poesía hoy? ¿Por qué leer poesía? Sin embargo hace apenas cincuenta años la poesía era probablemente el arte más respetado del mundo. Hoy declararse poeta es declararte clínicamente muerto.
    Superventas aparte, del precio de un libro el autor no se lleva nada. Nada. Ni un pavo. ¿Por qué? Porque ya no es negocio. ¿Por qué? Porque ya no interesa como antes. Sentarse a leer durante tres horas es cosa de otro tiempo. Ha perdido interés. Hay demasiadas cosas haciéndole sombra. Lo cierto es el resultado. Es como esa escena de La Red Social, cuando el tipo que creo Napster (la piratería musical) pregunta: ¿tú abrirías hoy una tienda de discos?
    Eso sí, si pegas un estacazo tipo Sombras de Grey, pues eso, te forras. Creo que la sargento o alguien lo explico hace unas semanas: las editoriales juegan y juegan y juegan a la ruleta a ver si saltan la banca.

    • Ire dijo:

      La poesía puede que haya estado muy respetada en ciertos momentos, Ángel, pero siempre – o de siglos a esta parte- ha sido un género minoritario, por diversas razones, entre ellas que posiblemente el lector de poesía es el más exigente del mundo. Los pocos lectores de poesía que conozco buscan un ejercicio lingüístico que no se encuentra así como así.

      • Ángel dijo:

        Gracias, Ire. Tiene usted razón. Lo que quería decir es que la narrativa parece llevar la misma deriva que la poesía: convertirse en marginal.

    • LAFunks dijo:

      Vayamos a los típicos libracos de arte que primorosamente editados por las grandes editoriales especializadas, por ejemplo Taschen, Phaidon, etc. Los precios en amazon.co.uk son, de media, un 40% más baratos que en tiendas españolas, ya sean físicas o virtuales (amazon.es, sin ir más lejos). Y eso con la libra super fuerte. Yo sinceramente nunca he podido explicarmelo.

    • valor-precio dijo:

      ¿El precio de los libros? Pongamos un ejemplo.

      BLACKIE BOOKS: “Cosas que los nietos deberían saber” de Mark Oliver Everett. En tapa dura cuesta 21 euros y en tapa blanda cuesta unos 15 euros (se puede encontrar por menos). ¿De verdad la diferencia de calidad en la encuadernación de las dos ediciones justifica una diferencia de 6 euros en el precio? Yo prefiero mil veces la edición en tapa blanda. La de tapa dura es más aparente pero, paradojas de la vida, más endeble. Vale, de acuerdo, la edición barata es muy posterior. En tapa dura compras la novedad y en tapa blanda compras un libro “de fondo”. Pero quien se compre ahora mismo la edición en tapa dura ¿no está pagando por lo menos 6 euros más de lo que el libro vale?

      Por cosas como esta no suelo comprar novedades. Está claro que hinchan los precios. La cosa funciona cuando la gente compra las novedades al precio que sea, pero si la gente deja de comprarlas es normal que las editoriales se queden con el culo al aire.

  10. La voz de su ano dijo:

    Y seguro que la Sargento tiene un iMac de 1.800 €, un iPad de 500 € y un iPhone de 600 pavos y no pone a parir a Apple ni a Steve Jobs, y también pagarás 10 euros por una copa en un bar de mierda y 15 euros por una ración ridículamente pequeña de gambas o de boquerones en vinagre y te parecerá de lo más normal, eso sí, los 20 € que cuesta un libro te parece carísimo un robo.
    Pues sí, es caro lo que cuesta un libro, pero sólo te quejas de los editores y no de los fabrican artilugios electrónicos que te cuestan treinta veces más y encima sirven para piratear libros. Un poco de sentido común en tu cabecita hueca, Margaret, que es lo que te falta.

    • La voz de su ano dijo:

      Ah, y tampoco dices nada de los libreros, que se llevan el 40% del precio de cada libro, más que la editorial y cuatro veces más que los autores, que no llegan ni al 10% del precio venta público.

    • juan cruz ... y raya dijo:

      Ahí te he visto bien, tú, que parece que los e-books y las tablets las resgalan por las esquinas (aunque igual sí, porque según he leído hoy, España es el país de Europa donde más penetración en el mercado tienen los smartphones, a pesar de ser donde más cuestan… y luego nos preguntamos por qué no salimos de la crisis. Pues porque somos unos tontolahabas, por qué va a ser).
      Otra cosa es que para hablar sobre la responsabilidad del precio de los libros, igual el más indicado no es Juan Cruz, que algo tiene que ver con el grupo PRISA, creo yo…

    • ¿Te parece normal que el mismo libro (ejemplo, Cosas que los nietos deberían saber que menciona valor – precio) valga el doble (¡el doble!) en España que en UK?
      Pues sí, los libros en España son caros.

    • Como si tiene un purasangre. Los libros están caros y punto.

  11. viruela dijo:

    jamás en mi vida he leído tanto como lo hago ahora, perdiendo la escasa vista que me alumbra en la pantalla de un ordenador… aquí a mi derecha, cuatro libros de un enorme interés para mí y un quinto regalado, sorprendentemente el predilecto de los cinco (Pío Baroja, Las horas solitarias), esperan pacientemente un gesto que les alcance a acompañarme en mi cuarto de hora de excusado… si lo que a mi me ocurre (el tiempo abducido por la web) fuera extrapolable, sobra la filosofía barata del señor Cruz y todas las pajas mentales de los que viven de la cosa (sin orgullo ni mérito alguno por mi parte, creo que soy uno más del problema)

  12. gon dijo:

    Hace poco, en un concierto de Chico y Chica, la cantante dijo: “La declamación es un arte que se está perdiendo…. Y casi mejor”.

    Todos nos reímos.

  13. Antieditor dijo:

    Sembrada has estado, Patrulla. Tras el patinazo de aplaudir el Nadal, me alegra mucho este post.
    El libro y la literatura se la cargan las editoriales a veces, con su política de premios, o su programación anual sin más.
    Mis antiediciones contribuye a la subsistencias de:
    -Librerías
    -Distribuidores
    -ilustradores
    -Traductores
    ¿A la mía?
    No.
    ¿A la de mis autores?
    Tampoco. Sólo contribuye a que hagan pública su obra. A que escriban.
    Me encantaría que mis autores pudiesen vivir un año de los beneficios del libro que les publico. Y eso no ocurre “gracias” a esos periodistas culturales como Juan Cruz o Vila-Sanjuan que los ignoran y con su silencio mienten: porque no confiesan en público lo enormes que son mis autores, lo felices que sus libros harían a tantos lectores.

    • julian bluff dijo:

      Joder, macho, pues está claro. Dinos quienes son esos autores, cuales son los títulos de sus libros y donde se pueden comprar… naturaka. ¿O no?.

      • antieditor dijo:

        Ya me gustaría, pero aquí vengo a defender y vender una actitud, una postura, una manera de editar, no a hacer publicidad. No sería muy creíble que este antieditor que es uno recomendase los libros que antiedita. Confío en que la Patrulla, guardándome el secreto, lo haga algún día.

      • Nos pueden arrancar la piel a tiras, hacer cosquillas en las plantas de los pies, clavar astillas bajo las uñas u obligarnos a leer seguida toda la obra de Sánchez-Dragó, que nunca revelaremos la identidad de uno de los comentaristas de nuestro blog. La guerra está siendo muy dura y muy larga (ufff). Todos los refuerzos son necesarios.
        Un abrazo patrullero.
        Margaret the conqueror

    • Comeclavos dijo:

      eso antieditor, habla con tus autores y sacalos a la palestra. Yo te prometo que un libro me compro de los que cites aquí. ya lo hice con uno de un amigo de Ivars que anunció por aquí como la mejor novela del año, por dinero no será, que soy de Bilbao (de las afueras)

    • Saulovitch dijo:

      Antieditor, no te hagas de rogar. Si leo los blogs y las historias estas es para encontrar opiniones sobre libros nuevos, que no se publicitan por ahí. Así que desembucha y cuéntanos quienes son esos autores y esas obras tan sabrosas que nos estamos perdiendo, y donde las podemos encontrar, como te ha pedido también Julian bluff, y no va de coña, es que de verdad me interesan. Thanks a lot, anyway.

    • Ángel dijo:

      No lo haga: es muy dura la vida digital sin pasamontañas.

      • antieditor dijo:

        Jajaja, agradezco el interés de los de arriba, pero lo de Ángel es lo más sensato.

    • Antieditor dijo:

      olvidé mencionar a impresores y transportistas, como beneficiarios de nuestra labor. Una labor que no nos da un céntimo de beneficio económico, pero muuucha satisfacción espiritual.

    • oskar dijo:

      No es por fastidiar, pero podría darse la improbabilísima casualidad de que los libros que tú antipublicas no se vendan por que sean una piltrafa que no interesa a casi nadie. Aunque seguro que no: tu solo editas obras maestras, que no son reconocidas en lo que valen porque todo el resto del mundillo literario está confabulado contra tí…
      Un saludo

  14. Lilí Marlén dijo:

    Unas (interesadas) estupideces del estilo de las que ha soltado Cruz se las leí hace tiempo a José María Guelbenzu, otro que tal.

    • Lilí Marlén dijo:

      Y la mujer de Guelbenzu, Ana Rosa Semprún, esa Gallimard en rulos y zapatillas de felpa, súpereditoria de Expasa, más de los mismo.

      • Lilí Marlén dijo:

        Lo que tú digas, LM, vieja pedorra, pero a ver si nos ponemos de acuerdo con el pseudónimo…

  15. Bibliotecaría en armas dijo:

    Veredicto: Editoriales culpables.
    Condena: Coser el saco que habéis roto

  16. Comeclavos dijo:

    Video Killed the Radio Star. Yo también soy de los que creen que además de los que sólo buscan $ y poco más, el libro como tal, físico, pasta y tinta, tiene a disminuir en nuestra vida diaria. Antes habían muchas librerías en mi pueblo además de librerías/papelerías y papelerías a secas. Ahora sólo hay papelerías (pocas) con algunos libros en el escaparate. Muchas veces da miedo mirar la docena de títulos que tienen expuestos. No se si el discurso de J. Cruz es pura demagogia y cinismo, o buenismo mal encauzado o que se le echaba encima la fecha y ha pillado un tema que se le antojaba emotivo y sin profundizar lo más mínimo ha soltado cuatro ideas mal expuestas, hecho triste y esclarecedor del panorama y de los profesionales que lo pueblan.

    • Hank Fuckermann dijo:

      “Video killed the radio star”: éste es tonto del culo.

      • Comeclavos dijo:

        Como le dijo el famoso cani “El rHulAS t0 whApoO0!” a el primo de la Jenny “Er N3ne ReShUlOn”: “Si estas pendiente todo el día de lo que digo y de todo lo que hago sin duda debes de ser mi putita y por tanto lo mejor será que te tumbe sobre esa mesa y te dé por culo. Así podrás ir a tu casa con una sonrisa en la cara y presumiendo de que acabas de cepillarte a un tío cojonudo”
        Has de saber que ese cani en particular era fan fatal de la película El Sargento de Hierro. Yo no digo tanto, políticamente correcto como soy. Tan solo que si quieres puedes seguir oliendo los orines que dejo y deleitarte con las feromonas de macho Alpha que como veo sigues fiel cual joven cachorro aun por bregar o una hembra en celo particularmente ansiosa y facilona.
        Paz y amor ツ♥♦
        Resulta curioso que siendo los Canis una de las tribus urbanas mas denostadas por su irreverente incultura, sean precisamente ellos los unicos que hayan adoptado una rica grafia especifica para sus comunicaciones. Siguiendo unas caoticas normas y siendo los vulgarismos, localismos y faltas ortográficas casi de obligado cumplimiento, resulta muy notable como esta corriente (anti)intelectual se desarrolla mas deprisa entre los jovenes patrios que cualquier norma gramatical entre sus padres, ilustradas y estudiadas en los viejos y amarillentos cuadernillos Rubio.

        Hoy, dia sabático, con un par

  17. Peter Folgier dijo:

    The Lord John Cross, Earl of Country, paseaba por Covent Garden una mañana de 1813, cuando se sintió tentado a divertirse a costa de la miseria, que por doquier le asaltaba a cada paso en la visión inmunda de los harapientos chiquillos que sobrevivían a cada nueva Ley para la Limpieza de Londres, esos mismos hijos de verduleras que acababan de lapidar a su Fair Lady por traidora y que tenían ya en molestar mendigando con hosco empeño a los caballeros despistados como un nuevo juego de ser en sociedad.
    Así fue como Lord Cross lanzó unas monedas al aire para deleitarse viendo como sus pequeños bastardos se debatían entre empellones y golpes para así robar al otro la moneda antes de que cayeran al suelo y de haberlo hecho, si la pericia no lo impedía, pisoteaban manos y bocas impíamente, con tal de hacerse con alguna. Era la imagen misma de los cocodrilos disputándose un bisonte hinchado en el Nilo, que el conde leyera una década antes sobre la campaña de Napoleón.
    Lord Pitanguy, quien le acompañaba por mor de no descender en la escala de los estrados de La Cámara, tapándose la boca con su pañuelo de seda, comentó, «¿Qué recóndito placer puede proporcionaros este espectáculo digno de un drama irlandés, si ambos sabemos que esos peniques son tan falsos como lo son sus esperanzas de medrar hasta la higiene que les haría pasar por súbditos dignos de un Imperio?»
    Lord John, sin mirar atrás, oteando ya por James St. con paso decidido comentaría más por urbanidad que por necesidad, «Mi querido Pitanguy, si les premiara con dinero con el que poder comprar alimentos, ropas o libros, válganos el cielo si así fuera, comenzaría en ellos ese mal de los últimos tiempos, consistente en preguntarse por el valor verdadero de lo que se intercambia por dinero, nosotros, liberados por nacimiento y gracia de tales dolencias sabemos bien qué, nada tiene más valor que el propio lugar al que aspiramos en este, nuestro glorioso País, por la Gracia de nuestro menos glorioso Jorge El Tercero»
    Un niño, también llamado John, hijo de los Mill, camino de sus clase de Algebra, escuchó por azar la conversación y en esa indiscreción meditó durante el resto del día.

    • Jeremías dijo:

      Demonios, que bonita historia: Me recordó la costumbre del narrador de “Yo que he servido al rey de Inglaterra” de Hrabal. De dónde la sacaste?

      • Peter Folgier dijo:

        Juan Cruz (John Cross) fue corresponsal en Londres para El País, periódico que contribuyó a fundar, es de suponer que allí se enfrentó a sus filias comunistas narradas en la «Crónica de la nada hecha pedazos», título realmente profético…de sus futuras obras.

  18. DECLARACIÓN OFICIAL DE GUERRA
    Al Congreso:
    En la mañana del 11 de diciembre el imperio del mal, siguiendo el curso de su conquista del mundo cultural, declaró la guerra contra el libro.
    Por lo tanto, lo por mucho tiempo sabido y por tanto tiempo esperado, ha tenido lugar. Las fuerzas que tratan de esclavizar al mundo cultural entero ya se están moviendo contra este hemisferio.
    Nunca antes ha habido un desafío tan grande contra la vida, la libertad y la civilización.
    El retraso invita a un peligro mayor. Los rápidos y unidos esfuerzos de todos los pueblos del mundo que están decididos a seguir siendo libres, asegurarán la victoria de las fuerzas de la justicia y del derecho del mundo sobre las fuerzas del salvajismo y de barbarie.
    Por lo tanto, le pido al Congreso el reconocimiento de un estado de guerra entre el Frente de Liberación del Libro y el Imperio del Mal.
    La sargento Margaret

    Inmediatamente el congreso responde:
    El estado de guerra queda declarado formalmente; y la sargento Margaret es por tanto autorizada y ordenada a emplear todas las fuerzas navales y militares de la Patrulla de Salvación y des resto del Frente de Liberación del Libro para llevar a cabo la guerra contra el Imperio del Mal, y, para llevar el conflicto a un feliz término, todos los recursos del país quedan comprometidos.

    http://www.exordio.com/1939-1945/Sounds/usdeclareswar.html

  19. Innorante dijo:

    Hombre, no creo que sea el problema comprar a Kafka o Cèline, que los editan en bolsillo, suelen ser baratos y ya se sabe lo que son.

    Compré estas Navidades las Capitulares de Gracq en Días Contados: una ediciòn preciosa, si bien contiene varias erratas, pero bueno, no es grave. El problema es (error que asumo), el haberlo comprado en La Central, porque una edición bonita de un libro magnìfico a un precio alto (13 euros, aunque sean 600 ejemplares, no me parece barato, pero merece la pena) se lo cargan con la lapa electrónica esa imposible de arrancar. En fin, penoso.

  20. Homenajeado dijo:

    Sergio Vila-San Juan 1 – Juan Cruz 0: Ahora sabemos a dónde van a ir a buscar trabajo la Fallarás y el Néspolo. Lo que es de denuncia es lo siguiente:

    SERGIO GASPAR, el “editor” que nos hizo disfrutar de los libros de Leo David Garcia, Martín López-Vega y Manuel Vilas, organiza un homenaje … A SERGIO GASPAR en el Círculo de Bellas Artes. Los oradores del evento serán Eduardo Moga, Jordi Doce, Juan Manuel Macías, Manuel Rico, Javier Peñín (todos autores suyos) y … SERGIO GASPAR.

    ¿Qué hará SERGIO GASPAR en el homenaje a SERGIO GASPAR? ¿Va a hablar bien de SERGIO GASPAR?

    http://dvdediciones.com/

  21. Roger O. Thornill dijo:

    Cuántas vueltas la dais a escritores de regional cuarta, ¿no?

  22. Juan Poz dijo:

    Creo recordar que en la obra Mary D’ous, de Els Joglars, que transcurría en el interior de una estructura de mecanotubo, había un momento en que la sacudían y se oía algo así como “¡Que se tambalea la estructura!”, y todos reíamos con la complicidad de que aquel andamiaje era el franquismo. El andamiaje que ahora amenaza ruina es el de la marmita de sopa boba pseudointelectual que han sabido administrar durante tantos años los que estaban en el ajo de la crème exquisita, quienes, a cada recién llegado, le exigían no la documentación, ¡sino el estatuto de limpieza de sangre… Se van quedando, afortunadamente, con la cara de que tienen los días contados, como les pasa a tantas librerías,la Catalonia, ¡centriquísima!, es el ultimo ejemplo, que será sustituida por un McDonald; pero de la cantidad de mierda envasada que nos han endilgado, de la cantidad de babosas críticas que se han arrastrado por esas cárceles de la opinión a las que llaman suplementos culturales, nadie parece hacerse responsable… Han administrado miserablemente el poder cultural que poseían y ahora se quejan de que la revolución cibernética les pase por encima, y se les va la fuerza en denunciar que llegan los barbaroi dispuestos a poner el sagrado canon del amiguismo patas arriba… Que lloren como libelistas lo que no supieron defender como editores…

    • Comeclavos dijo:

      Julio Caro Baroja cuenta en Pueblos de España que Viriato, derrotó a Cayo Vetilio (gobernador o pretor) y « no habiéndolo reconocido, lo mató, como hombre de ningún precio e importancia, pues estaba viejo y gordo» Ser gordo y viejo no es un delito, pero como se ha llegado a esa gordura y la forma de perpetuarla es algo que asquea por igual por estos lares a lo largo de todos los tiempos. Juan Cruz, ten cuidado que quizás un día te cruces con tu Viriato (metafórico, claro :-P)

  23. Hola:

    Un artículo me llevó a otro y terminé necesitando anotar a Juan Cruz.
    El resultado se acompaña.
    http://www.comunsinsentido.com/2013/01/anotaciones-la-conspiracion-contra-el.html

    Ahora debo encontrar tiempo para terminar de leerme el artículo en el que dejo este comentario.
    Hoy, no duermo. Fijo.

  24. Hank Fuckermann dijo:

    Comeclavos, yo no estoy pendiente de todo lo que escribes, simplemente a veces me cruzo con tus comentarios, que nunca leo más allá de la segunda gilipollez, o que diga frase, y sigo leyendo las cosas más o menos sensatas que escriben los otros comentaristas. Lo digo para que te quedes tranquilo y sobre todo para que no malgastes el tiempo en escribir dos largos párrafos, dos, para contestarme (a saber las soplapolleces que habrás desperdigado en ellos), y lo emplees en cosas más productivas.
    Pues eso, saludos y tal.

  25. Bonnie Parker dijo:

    ¿Es posible ver alguna foto de Julian Bluff? Lo que escribe ese tío me fascina.

    • julian bluff dijo:

      Como todos ustedes fácilmente podrán comprender, el anterior comentario es mío; con seudónimo. Un penoso episodio de debilidad.

      Para que vean. Hasta el propio Julian Bluff atraviesa por momentos de autoconmiseración. 😉

  26. La bruja averia dijo:

    Esto es más divertido que Salsa Rosa y se va pareciendo a Hombres mujeres y viceversa. Un fulano niega la mayor de lo que le ha dicho otro fulano, pero no niega ser su “putita”, con perdón. Otro, el bluff, montándose un gineceo, la sargento Margaret inspiradisima con 50 sombras de Grey, y suma y sigue…seguro que me he perdido mas enamoramientos. Yo me alisto en este ejercito!!!!!

    Que atracón a leer entadas antiguas. Espero ponerme pronto al día.

  27. Blakie Brooks dijo:

    Fotos de Bluff ya, pero en pelotas.

  28. Para el gran J dijo:

  29. Anónimo dijo:

    Vuelve la fiebre Julián Bluff, por lo que veo. Lo que dan de sí estos blogs literarios.

  30. Jaime dijo:

    El que puso la canción se pasó tres pueblos.

  31. Yes we can dijo:

    A ver si, entre parida y parida, llegamos a los 69 comentarios, por aquello de la gracia.

  32. Pingback: Algunos intelectuales y sus imposturas | verba volant, scripta manent

  33. Pingback: ¿Por qué no conspiramos por el libro y, mejor, por la lectura? « cambiando de tercio

Los comentarios están cerrados.