LITERATURA DE SUPLEMENTO DOMINICAL

Llevo más de cincuenta años leyendo columnas de opinión en la prensa diaria. He disfrutado con grandes firmas como la de Emilio Romero, Manuel Alcántara, Antonio Burgos, Alfonso Ussia, Jaime Campmany, Francisco Umbral, Gregorio Morán, Manuel Vicent y Raúl del Pozo entre otros. El placer obtenido en sus textos me ha llevado -gracias a diversas antologías- a gozar con sus maestros: Cesar González Ruano, Josep Pla o Julio Camba, por citar sólo a los mejores. Finalmente he llegado a la conclusión de que la columna periodística, como género literario, está en España a la altura de lo mejor que se ha escrito en el pasado siglo XX.

Pero estamos en el siglo XXI y ocurre, acontece, que los periódicos han dejado de tener la información como principal objetivo para sustituirla por el entretenimiento. Este cambio también lo podemos observar en la radio y la TV -vean sin ir más lejos la cantidad de “noticias” estúpidas que debemos sufrir en los informativos de todas las cadenas de la pequeña pantalla-. Ya no hay manera de poder profundizar, utilizando el castellano, en una noticia de verdad sin necesidad de beber de diferentes fuentes y de cambiar de soporte tres o cuatro veces al menos.

Cojamos una noticia reciente: el tifón Yolanda que acaba de azotar la parte central de Filipinas. No encontraremos en la prensa española, ni ahora ni dentro de tres semanas, un reportaje completo que analice por extenso y en profundidad lo que ha ocurrido. Habrá que esperar a que publicaciones en inglés como el The New Yorker manden a la isla de Cebú, una de las más afectadas, a Jon Lee Anderson o a otro reportero de su categoría para que en un trabajo que ocupe diez páginas nos relate el asunto con una cobertura periodística digna de su nombre.

Esta falta de profesionalidad se ha extendido -todo se pega- a las columnas de opinión. Ya no se procura, como hacían los maestros, dar otro punto de vista diferente a la versión oficial. Ya no hay en los articulistas voluntad de hacer -a veces utilizando el humor y el ingenio-  que el lector se cuestione sobre su visión cómoda de la realidad. Y en esa degeneración de la opinión periodística  los excremento que peor huelen son hoy los artículos de suplemento dominical. La opinión que en la actualidad se publica en los colorines de la prensa está inequívocamente  orientada hacia la maruja inculta que durante el fin de semana, después de no resolver el sudoku, echa un ojo a ver lo que cuentan los, para ella, intelectuales amables. Esa maruja ya tiene la vida bastante jodida (y si no la tiene, ya procura ella enredársela aunque sea en su imaginación)como para complicarse la mañana del domingo, ese ratito vacío entre el desayuno y el aperitivo, calentándose la cabeza.  Así que necesita un texto sencillo que le confirme lo que ella ya opina -aunque entre la maraña de pensamientos que hay en su desordenada cabeza ella no tenga del todo claro lo que opina-. Nuestra mujer de mediana edad quiere un articulo fácil, de esos que le permita decir al final: qué razón tiene este hombre, y que le haga concluir, sintiéndose satisfecha: qué inteligente soy que opino lo mismo que este gran intelectual. De este modo,  autores como Arturo Pérez-Reverte, Javier Marías, Javier Cercas, Carlos Herrera o Carmen Posadas, algunos de los que hoy firman en los suplementos de los principales periódicos, consiguen -consolidando cada semana su prestigio de pies de barro- nuevas lectoras (y algunos nuevos lectores) para sus libros.

 

Maneras de ser periodista, Julio Camba (Libros del KO, 2013)

¿Quieren un ejemplo? Precisamente hoy tenemos (aquí) uno muy ilustrativo. Se trata del artículo que el grandísimo -sin segundas pero sí con terceras- escritor Juan Manuel de Prada saca en el último número de XL Semanal (ABC). El título de esta pieza antológica, que con seguridad se estudiará en las universidades del siglo XXII para que sus alumnos comprueben lo gilipollas que fuimos en la España de principios del siglo veintiuno, es “Conversación”.

La tesis del artículo es -¡agárrense!- que ya no se conversa tanto como antes. Gracias, Juan Manuel, no lo sabíamos:

Así comienza esta obra maestra de De Prada:

Hemos dejado de conversar como antaño lo hacíamos, de pegar la hebra o darle al palique o como quieran ustedes llamarlo.

Luego viene una caricia por el lomo de la lectora. Algo así como con lo simpáticos que somos los españoles…:

Si hay un rasgo que hermana a los pueblos latinos es que tradicionalmente eran buenos conversadores.

Después de todo un párrafo repitiendo la misma idea del principio, hay que apelar a la autocompasión, un usted y yo somos buena gente y los otros son los que quieren fastidiarnos:

Conversar es uno de los más altos placeres del espíritu, tal vez el más alto de todos; y por ello mismo quienes anhelan la muerte del espíritu se empeñan tanto en dificultarlo e impedirlo.

¡¡Por los clavos de cristo, Juan Manuel, dinos cuanto antes quién nos quiere asesinar el espíritu!! No lo cuenta. Lo mismo en el siguiente y emocionante artículo semanal.

Más adelante, una infalible y socorrida llamada a los valores familiares y al calor del hogar , que la lectora tiene 45 años y sabe (y añora en secreto) lo que era una familia como Dios manda. Y, además, un toque de cualquier tiempo pasado fue mejor, que sigue funcionando. La banda sonora podría ser aquel anuncio de turrones: “Vuelveeee por navidad”, ¿recuerdan?:

De las conversaciones familiares al amor de la lumbre o al resguardo de la parra nacían unos afectos fuertes y duraderos.

Y, sin añadir nada nuevo, más autocompasión, que no falte. Que eso hace que la lectora se sienta comprendida y abrazada:

En la vida absurda que llevamos, todo conspira contra la conversación: nos obligan a viajar hacinados en los transportes públicos para ir a la oficina; para hacer menos aflictivo nuestro hacinamiento, nos enchufamos al oído aparatos que nos aíslan de la realidad circundante, o vivimos prendidos de pantallas que nos transmiten un espejismo de compañía (¡cientos, miles de amigos virtuales!) y que, en realidad, no hacen sino ahondar nuestra soledad.

Sniff, sniff, me se sartan las lágrimas. Se nota que Juan Manuel de Prada conoce perfectamente que su lectora, ya con los cuarenta cumplidos y cansada/hastiada de su matrimonio, necesita un hombre que la entienda y un hombro en el que llorar su agobio. ¡Qué bueno y comprensivo eres, Juanma!

Y así liquida, aclamado por los millones de lectores del suplemento, su artículo Juan Manuel de Prada:

Y así nuestra vida termina siendo como la de los muebles, con los que alguien siempre termina haciendo leña.

¿Será ese alguien que quiere descuartizarnos como si fuéramos un mueble viejo el mismo que quería dar matarile a nuestro espíritu?

A que va a ser esto parte de una novela negra y yo no me he enterado.

Francisco Umbral

Y nuestra maruja piensa: qué acompañada me siento con este chico tan amable que tan bien expresa las cosas que ya pensaba yo aunque no tenía del todo claro que las pensaba. Y cómo de sencilla es la vida mientras lo leo. Mañana -se dice nuestra lectora de suplemento-, en la ofi, delante de la máquina de café, se lo tengo que contar a Purita, seguro que está de acuerdo con nosotros, con mi amigo Juanma y conmigo.

No dejen, señoras y señores, de comprar el suplemento del próximo domingo. Acudan a su cita semanal  con la palabra amiga, amable y consoladora de Juan Manuel de Prada, Carmen Posadas o Carlos Herrera. Les contarán lo que ya saben y les harán sentirse más inteligentes. Podría ser que algunos de ustedes ya se hubieran dado cuenta hace tiempo de que estos escritores solo les regalaban el oído con sus artículos. Pero, con lo cruel que es el mundo que nos rodea y lo dura que es la vida, quién no agradece una mano amiga, un compañero que nos dé la razón sin un pero. A quién le amarga un dulce.

Recomendamos la lectura de este (aquí) reciente (6/11/13) artículo de Javier Goñi en Divertinajes sobre Julio Camba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

65 respuestas a LITERATURA DE SUPLEMENTO DOMINICAL

  1. Pepe Hillo dijo:

    Hay un 4º en ese suplemento que hace exactamente lo mismo, regalar el oído a sus lectores, en este caso ya no señoras maduras sino señores con dos cojones, y al que no citas con bastante cinismo…

  2. Gran verdad. Ahora las buenas lecturas, las que te hacen pensar más que confortarte, están en blogs antes que en la prensa

  3. Vbendicho dijo:

    Haced el favor de no meterse con Carmen Posadas, que es amiga. Por lo demás … Pla y seacabó. Cualquiera tiempo pasado fue anterior, y esa es la pena.

  4. Más de la mitad de los que nombráis al principio del post me producen ictericia, tifus, malaria, beriberi, cólera, gastroenteritis, tuberculosis, peste bubónica, cefaleas, osteoporosis … ¡por dios! ¡A estas alturas! ¡Si son del mismo linaje que de Prada!

    • Tú, hablador, eres joven y sólo tienes un recuerdo basado en la maledicencia de los del otro bando. No los has leído. Los mismísimos Romero, Ussia y Campmany, con todo lo fachas que eran, que lo eran (y en el caso de Ussía lo sigue siendo), en cuanto a escritores y periodistas le daban 80 vueltas a todos estos que como De Prada hoy escriben en los suplementos.
      Digo
      Maggie

      • Los he leído a todos Maggie, te lo aseguro, y son incomibles, de un casticismo indigesto. Hay por ahí una antología que me tragué, oublicada hace unos diez años, en la que aparece lo mejor y más granado. Leerlos es como comer callos de tascorro, con doble de bicho. Y ya no hablo de su vertiente ideológica… próxima al golpismo: En otro país, estarían en la cárcel

      • Igor Arbizu dijo:

        Defendiendo a escritores pésimos como Burgos o Ussía (y dejo a un lado su vileza e innobles discursos), que decepción y qué lamentable. Con qué criterio va a valorar nada quien firma esta entrada. Totalmente de acuerdo con El Pobrecito.

    • Yo ya no soy joven, he leído a Antonio Burgos, Emilio Campmany y Alfonso Ussía en el ABC hasta que José María Izquierdo me liberó de tan penosa obligación haciendo resúmenes en su blog, y coincido totalmente con El Pobrecito Hablador. ¿buen periodista Antonio Burgos? para muestra un botón: el censurado artículo sobre las hijas de Zapatero (http://www.abcdesevilla.es/hemeroteca/) Y tengo otros botones.

      • Te dejas llevar por la ideología Xavier. Como si lo viera. Hay que leer sin mirar el carnet del partido del que escribe ni el propio.
        El Antonio Burgos de hace 25 años era un periodista cojonudo. Igual que Jaime (que no Emilio, como tú escribes) Campmany. En aquella época ABC tenía la mejor cuadra de periodistas de opinión de España.
        Maggie

    • Emilio es el hijo de Jaime (Campmany). Los he confundido, sí. Y cojeo del pie izquierdo, también. Ni me avergüenzo ni lo disimulo. El apoliticismo es imposible, salvo como excusa para derechistas insinceros. Pero mi cojera no me impide reconocer que ABC ha tenido muy buenos columnistas muy de derechas, como Emilio Romero, Julio Camba o, ahora mismo, Ignacio Camacho, que no sólo escribían bien (qué menos) sino que razonaban, contrastaban datos, no hablaban de oídas, no insultaban gratuitamente y no mentían con toda la jeta. Cosa que, ay, no se puede decir de Don Antonio, ese señorito andaluz que no permite que la realidad le estropee una buena gracieta, por rijosa que sea.

  5. cheche dijo:

    ¿Medio siglo leyendo suplementos y te das cuenta ahora? Eso es perspicacia.

  6. julian bluff dijo:

    Ya sabia yo, Maggie; que té eras mas de “ICON” el nuevo suplemento de “El País” para el hombre lefty del siglo XXI ¡Qué jartura de lujo! ¡Qué afotos! ¡Qué soponcio!.

  7. gh dijo:

    Charles Taylor, hace un año: «La salud de una sociedad depende de la calidad de sus conversaciones». Aquí: http://www.la-croix.com/Culture/Actualite/Charles-Taylor-un-philosophe-a-Paris-_NG_-2012-05-31-812747

  8. Hey, Sargento, ya leíste a Tim Parks sobre el insufrible Neuman (en NYReview of Books), vale para otro montón de narradores…

  9. EEM dijo:

    ¿Y qué decís del fichaje de Jorge Carrión en El País Semanal?

    • Pues, hombre, a mí, que dedique el último, el de ayer, a promocionar su libro “Librerías” (Anagrama, 2013), me parece un poco fuera de lugar. Pero tal y como estan los suplementos…

      • Robert Saladrigas dijo:

        ¿Fichaje? Le publicaron un artículico de autopromoción (especialidad de la casa) igual que a Elvira Cagarro. Ya quisiera el John Lee Anderson de Mataró (¡!) que lo hubieran fichado. Soy Robert Saladrigas y apruebo este blog porque aquí se acuerdan de mí, no como en el resto de los millones de blogs.

  10. anonimous dijo:

    Me encanta que se metan ustedes con las “marujas incultas”. Eso es feminismo de verdad y no lo de Catlin Moran, isn’t it?

    • Haberlas hailas, caballero. Y gracias a ellas muchos escritores comen todos los días. No nos metemos con ellas -pobres víctimas-, sólo constatamos su existencia y la manipulación que de su incultura y su ingenuidad hacen algunos medios de comunicación, muchas editoriales y unos cuantos escritores/as.
      Maggie

      • anonimous dijo:

        Sí, ya… Y los chistes de mariquitas y de gangosos también son muy graciosos, ¿verdad?

      • Gurrupata dijo:

        ¿Y don Arturo no escribe para hombres incultos con dos cojones? Sargento Margareto, ya sabemos todos que es un tío, pero disimule un poquito su desprecio hacia unas señoras que tienen 50 veces más cultura que sus maridos, que en vez de suspirar aburridos en sus casas, se van al puticlub de carretera en los huequitos del trabajo y se sienten muy machos citando a Pérez-Reverte.

      • cristina dijo:

        Qué infumable machismo destila hoy su post sargento margareto. Andá a leer el Marca.

      • Eva dijo:

        Bueno eso puede ser cierto pero no es menos cierto que esa maruja inculta tiene y tendrá su partenaire, a quien podríamos llamar “mentecato huevón”, que lee el suplemento dominical igual que ella, con resultados similares, supongo. A mí no me ha dado nunca la sensación que el dominical lo lean más mujeres que hombres… la verdad es que este artículo sí que parece sugerir que solo las mujeres son susceptibles de ser “engañadas” por el dominical. Yo no estoy de acuerdo, y me ha chocado leerlo. Y NO soy feminista.

      • Al final han conseguido ustedes que entre al trapo. Ahí voy, con los cuernos por delante: Marujas o marujos, qué más da. Tenía que utilizar un tipo de lector/a para hacer más fácil de leer y sobre todo de escribir el “post”. Si no uso un ejemplo sencillo y fácil de reconocer, me meto en lo teórico y eso, saliendo de mi mano, seguro que es un coñazo. Hubiera acabado esto pareciendo un artículo de Juan Manuel de Prada precisamente.
        Existe la cultura de suplemento dominical, por desgracia. Hay hombres y mujeres que se visten, decoran su casa y compran y cómen lo que ven en el suplemento dominical. Hay un tipo de persona que sólo lee el suplemento dominical (todas las semanas) y alguna novelilla comercial al año. A ese lector/a me refería con lo de la “maruja”. Que hay que explicarlo todo, mecachis.
        Maggie

  11. Inasito dijo:

    Querida Margarita: Use bragas y no se ponga esas minifaldas tan cortitas, que se le ve el cigalón que le cuelga de la entrepierna y deja las pantuflas perdidas de caspa y testosterona.

  12. Moex dijo:

    El tufillo machista mata el mensaje. No sé de qué estadística o dato sale que la mayoría de los que leen/compran el periódico los domingos son mujeres y, además, marujas de 45 años. Las marujonas de verdad compran el “Pronto”. Al igual que los “marujones” de pura cepa se gastan sus dinerines en el Marca o Mundo deportivo. Ambos no tienen ni la más remota idea de quién coño es el Prada o el Marías, ni ganas, ni falta que les hace.
    Y la “marujona” auténtica no tiene ese rato tonto entre el desayuno y el aperitivo: está fregando los cacharros del desayuno y arreglando a los críos pa’ salir al aperitivo o preparando la mesa para la comida del domingo. Ays, esta intelectualidá que se cree cercana al mundo obreril y tan sólo logra rozarlo con la punta de sus pestañas de lletraferida (que se cree) concienciada!
    (Fin de la cita).

    • jose dijo:

      Estoy de acuerdo. Aunque por lo menos aquí aun se ve a donde se quiere llegar (aunque el camino para llegar no sea el más apropiado), por que aquel artículo sobre el lobby gay con motivo de la publicación de la novela de Jorge Javier Vázquez, sigo sin saber a que venía, ni a donde quería ir

  13. VBendicho dijo:

    Querida Margaret, en este post te has lucido. Has cometido el peor error, el básico, elemental y del que cualquier columnista, opinólogo y gente de esa huye como de la peste: tocar los cojones, en el mismo artículo y al mismo tiempo, a la Iglesia del Venerable Dogma Sacra Progressivum y a l@s irascibles comisionad@s de la S@nta Inquisición. ¡Y todo a cuento, más o menos, de un artículo de de Prada, que es como Gil Robles (padre) pero con más pelo! Desde cierto punto de vista, tienes mérito. Desde otro punto de vista, también cierto, tienes menos mano izquierda que Blas Piñar (abuelo).

    Ote, por cierto, aprovechando que está por aquí Saladrigas podías haberte metido un poco con los catalanes (con los nacionalistas, ya sabes, esos que si los mencionas y no es para bien entienden que es para mal y convierten la ofensa en extensiva a todos los habitantes del Oasis). Son los únicos que te han faltado…

    PS./ Marujas hay de muchas clases. Todas horribles, como habrás comprobado en los comentarios. Pero de muchas variedades. Ahí te has ido de esquemático.

  14. RR dijo:

    Aun siendo bastante joven, suscribo el artículo de JM de Prada en un 80%. Como novelista me pareció un horror (sólo he leído una novela suya), pero de los articulistas dominicales es el peor ejemplo que podíais poner, allí donde todos los demás (los que mencionáis y los que no) se acercan, a mi parecer, mucho más a aquello que criticáis. Para mí, los artículos de Prada aún tienen su cierta miga, aunque personalmente a él, engolado, engreído y soberbio, como que no lo trago mucho. Pero los artículos, para lo que hay, no son nada malos.

    • Vamos a ver, RR. Tú suscribes el 80% de lo que dice de Prada en su artículo. Pues fíjate: yo suscribo el 100%. No criticamos el contenido, sino la necesidad de su artículo. Lo que afeamos a Juan Manuel de Prada es que use una hoja de papel (reproducida luego en más de un millón de ejemplares) para decir lo que ya todos sabemos. De Prada escribe un texto con lo que sabe que la mayoría de sus lectores va a estar de acuerdo. Es como si yo tuviera como lectoras a 20.000 madres de entre 30 y 40 años y escribo un artículo de opinión sobre lo guapos que son los bebes, o los gatitos.
      Maggie

      • RR dijo:

        Yo creo que también influye que lleva mil años escribiendo esas columnas, y realmente no le queda mucho que decir. La cuestión es que, en mi opinión, hay otros columnistas mucho más dados a los lugares comunes y con menos salero, más ilustrativos de vuestra opinión, que también comparto. Un saludo

      • Pues si no le queda mucho por decir, que lo deje y que permita que otros/as, que sí tienen cosas que contar, ocupen su tribuna.
        Maggie

      • Aitziber dijo:

        Joder, qué nivel. Lo vais mejorando.
        Creo que como maruja (ya que estoy en los 40 y por tanto ya me corresponde automáticamente tal encasillamiento) voy a dejar de venir por aquí y me voy a centrar en leer lo que se me supone: suplementos dominicales, el Pronto, revistas de bebés y vídeos de gatitos.
        O tendré la suerte de ser la excepción de entre esas 20 mil simplonas?

        puffff…..qué decepción.

      • Lo mío ha sido una hipótesis. Copio textual: “Es como si yo tuviera como lectoras a 20.000 madres de entre 30 y 40 años”.
        Coño, que hay que medir las palabras de una forma…
        Muy susceptibles están ustedes hoy, ¿eh?
        Margaret

      • anonimous dijo:

        ja, ja,. ja…. muy bueno, doñas!!¡¡¡ Después de lo de las “marujas” ahora se meten ustedes con las madres (por cursis, supongo)!!! ¡Eso es feminismo y lo demás milongas….
        Pues sepan que servidor es un camionero heterosexual de 56 años y también me enternecen los bebés y los gatitos. Tengo la cabina del Pegaso empapelada con fotos de bebés con gatitos, de hecho. Y hasta de bebés-gatitos, que son lo más….

  15. Ire dijo:

    ¿Pero qué quieres, Maggie?, que en un solo post has juntado a Ussía, a marujonas de 40 y a Carlos Herrera… Puestos a disparar, no sabemos ya por dónde empezar, compréndelo.

  16. cheche dijo:

    Que dejen a otros ocupar su tribuna… haber empezado por ahí, lo que quieres es ser ellos. Pena das, wannabe.

  17. Perfidia dijo:

    Yo tengo una duda. La frase: “Si hay un rasgo que hermana a los pueblos latinos es que tradicionalmente eran buenos conversadores”, ¿no suena mal?

    En mi cabeza suena mejor: “si hay un rasgo que hermana a los pueblos latinos es que tradicionalmente son buenos conversadores” o “si hay un rasgo que hermanaba a los pueblos latinos es que tradicionalmente eran buenos conversadores”. No sé, me estoy haciendo la picha un lío pero es que me ha sonado fatal fatal. Pero vamos que es una duda en serio.

    Por cierto, yo creo que se entiende perfectamente que ‘La Maruja’ es un arquetipo que describe a un tipo de lector con cultura media y vida media, sea hombre, mujer, gato o perro. Me preocupa que la mayoría de la gente no entienda la ironía. No es la primera vez que veo que pasa esto, ni aquí ni en otros sitios. Da la impresión de que mucha gente es absolutamente incapaz de deducir, o de reconocer una figura literaria. Miedito.

    • VBendicho dijo:

      A ver si alguien se entera de una piñonera vez: la ideología dominante es la de las clases dominantes. Oh, perdón… eso sucedía en tiempos pretéritos, cuando el materialismo histórico servía como método general de análisis. Ahora se puede afirmar sin temor a errar demasiado que la ideología dominante “era” la de las clases dominantes, siendo también cierto que la ideología dominante no es la de las clases dominantes sino la de la pequeña burguesía (que no es clase dominante pero se beneficia de la revolución científico-técnica y la democratización de los medios de “información”/comunicación, séase la tarifa plana de internet). Va de suyo: la ideología dominante es la comúnmente denominada “de las marujas”, los “pequeño burgueses horrorizados ante las injusticias del capitalismo” (si me localizáis la cita regalo un fin de semana en Bagdad con todos los gastos pagados menos el seguro de vida, daños y demás contingencias). El fenómeno no es nuevo. Hace 35 años el presidente Suárez inició su campaña electoral para unos comicios que le confirmarían en el cargo mediante una entrevista en el Hola. Y acabo. Sólo hay una cosa que horrorice más a los pequeño burgueses que las injusticias del capitalismo: que se les recuerde lo que son, marujos, bueyes niñera y sargentas de casa muy incultas aunque, eso sí, con muchas ideas. Les cabrea un montón, justo lo que ha hecho Margaret con este post. Lo estoy disfrutando…

    • eva dijo:

      No estoy de acuerdo. En general para el sexo no marcado se usa el masculino (con el permiso de las feministas, ya dije antes que yo no lo soy). Si la sargento hubiera escrito “domingueros”, “catetos”, “incultos” “cretinos”, yo qué sé, todo el mundo hubiera interpretado que se refería a hombres y mujeres indistintamente. Pero la palabra “maruja”, y esto es lo que nos ha chirriado a la mayoría, hace referencia inequívoca y exclusivamente a las mujeres. Es una palabra tan marcada en este sentido que si realmente se trataba de una figura literaria arquetipo de un grupo de gente (hombre, mujer, gato o perro) como tal era un poco torpe. Tampoco pasa nada por reconocer que se ha metido un poco la pata, a todos nos pasa.

      • Ire dijo:

        Pues a mí la palabra que me ha chirriado de verdad es “Ussía”, pero cada cual…

      • Perfidia dijo:

        A mí lo que me chirría es que usted huya del adjetivo “feminista” y a la vez defienda una cuestión de lenguaje sexista. No está de más recordar que “feminista” es quien busca la igualdad entre hombres y mujeres. El equivalente femenino a “machista” es “hembrista”.

        Es una tontada pero la mayoría de la gente suele olvidarlo y no me parece a mí que sea algo como para olvidar. Las palabras tienen un valor y vaciarlas de significado y corromperlas con sentido de mercadillo es una crueldad.

      • eva dijo:

        no me quejo de que el post de la patrulla sea machista. simplemente pongo en duda que el colectivo al que se refieren esté compuesto solo por mujeres, que es lo que se desprende del redactado.

      • Un flus dijo:

        De entrada, cuando leo o escucho la palabra maruja suelo asociarla con un grupo, puesto que la maruja sin otras marujas deja de serlo, aunque sea en parte. Por contra, la Sargento ha dibujado perfectamente un papel de mujer solitaria, sargento también en su casa lo que puede (aunque sea poniéndose de acuerdo con los escritores de barra y no con su marido) y sin tener interés alguno en convertirse en otro tipo de maruja (la de enfrente, de cuya existencia es necesitada, como dije, para existir) que es la que lee a Emilio, Jaime, Antonio y Julio.

        Con todo ello, la libertad es uno de los bienes más preciados: de asalariados a empresarios.

    • anonimous dijo:

      Yo soy más o menos capaz de reconocer las ironías,dentro de mis limitaciones, querida Perfidia (aunque algunas sean tan abstrusas como las de VBendicho), pero si me ha chirriado lo de “marujas incultaas” o “mamás que se enternecen con los bebés y los gatitos”, no ha sido porque sean términos más o menos afortunados para describir a los lectores (bueno, parece que solo a loas lectoras) de “cultura y vida media”, que se dejan llevar por los gustos del “main stream” mediático…
      Lo que me llama la atención es que en otros post de este blog, sus presuntas autoras hacen gala una y otra vez, e incluso dando lecciones de un feminismo militante… no sé, me acuerdo por ejemplo, de los ataques a Anagrama por publicar a Catlin Moran (por “falsa feminista”) o de aquel en el que se cuestionaba (con fotos incluidas) a diversas mujeres que trabajaban en el mundo editorial, insinuando que era así sólo porque eran agraciadas físicamente. Dicho esto, luego las presuntas autoras de este blog se contradicen a sí mismas utilizando términos que suenan a machismo rancio…. como lo de “marujonas” o aquella supuesta entrevista a Elena Ramírez en la que no sólo la ponían prácticamente como una tonta del bote, sino que jugaban a imaginarla en pelotas para poder acceder al manuscrito de la biografía de Salinger. Todo muy feminista o simplemente respetuoso con las mujeres, sí…(y no se trata de ser “políticamente correcto” sin el menor criterio propio… de hecho, viendo la ola reaccionaria que nos viene encima o que ya nos ha venido, pienso que hoy en día lo más “políticamente correcto” es presumir de “incorrecto”, precisamente… a lo pérez-Reverte, para entendernos)
      Les solicito, pues, a las presuntas autoras de este blog que hagan una reseña del libro que ha publicado recientemente el Arzobispado de Granada: “Cásate y sé sumisa”. Seguro que les va a encantar.

      • Perfidia dijo:

        Sobre esto que comenta, creo que ser feminista no debe estar reñido con tener sentido del humor, aunque aquí desplazaríamos el debate de la literatura a otras cuestiones. En mi opinión, cuando uno tiene sus posiciones ideológicas muy claras puede permitirse el lujo de hacer humor políticamente incorrecto, porque en esa subversión de la propia ideología para hacer una broma se está reafirmando la ideología en sí. Es decir, hacer un chiste racista no implica que se haga apología del racismo sino que muchas veces puede buscarse el efecto contrario y ridiculizarlo. Sin embargo, esto es muy delicado y depende en gran medida de la calidad como comunicador de quien haga el chiste.

        Yo soy feminista, y no me he sentido en absoluto ofendida por este artículo. Claro que yo también tengo bastante manga ancha para cuestiones de humor. Es algo muy personal y no se puede hacer ley.

      • anonimous dijo:

        Vale, pero esa actitud o premisa tiene que ser la misma siempre, no tener una para unas cosas y otra (en plan dignidad ultrajada, para entendernos) cuando lo que se busca es munición para atacar a alguien en concreto…

      • Perfidia dijo:

        Sí, la coherencias es fundamental. Pero insisto en que depende mucho de cómo sepa manejar los hilos el comunicador. Hay gente, en especial tíos, que se les va la pinza. Y claro, tampoco es lo mismo que el chiste lo haga una mujer que un hombre, de igual modo que un negro puede decir ‘nigger’ y un blanco no.

      • anonimous dijo:

        Puede ser. pero, ¿quien es escribe este blog es una mujer, (o varias), o es un tío calvo con bigote? Porque muchas veces lo parece. Lo del tío con bigote, quiero decir.

      • Ire dijo:

        Bueno, Perfidia, la Sargento aquí creo que lo que ha hecho ha sido comparar la inteligencia de los lectores de suplementos (hombres, mujeres y niños) a la de las “marujas” de 40 a 50 años, que se creen muy enteradas porque comentan lo que han leído en la peluquería, o así lo he interpretado yo, y en el fondo tiene parte de razón.

        Otra cosa es que a veces se le vaya la mano con el “feminismo”, como dice anonimous, y emita unas opiniones para cargarse algunas cosas, totalmente “cargables” por cierto, que acaben metiéndolo todo en una ideología un tanto “espesa”, para mi gusto.

        Perdón por tanta comilla.

      • VBendicho dijo:

        No señora, mi post no es abstruso. Lo que pasa es que usted es una inculta y no entiende. Pero no se preocupe que se lo voy a explicar:
        Verá, allá por los albores del siglo XVIII y otras épocas tan pretéritas o más, surgió en los países desarrollados europeos una tendencia progresiva a la acumulación de capital por parte de una incipiente clase social que devendría en burguesa (la clase, social, a la que me refiero). Posteriormente… etc… Y ya todo se complicó muchísimo. ¿Lo pilla?

      • anonimous dijo:

        Sí lo de “señora” va por mí, que es quien ha calificado tu comentario de “abstruso”, repito que soy un camionero heterosexual de 56 años. Por otro lado, me confirmas que no sólo eres abstruso, sino además un (o una) pedante.

      • VBendicho dijo:

        No señora. No soy pedante. Lo que pasa es que si usted fuese una señora de verdad no me llamaría esas cosas que me llama (injustamente, por cierto). Pero, claro, usted no es una señora. Y se le nota. Usted… Vamos, por Dios. ¡Usted es un camionero o peor!

        No te fastidia…

      • VBendicho dijo:

        Item más digo: seguro que le gusta Antonio Gala.

        ¡Qué desfachatez!

      • anonimous dijo:

        Abstruso, pedante y frustrado.

      • VBendicho dijo:

        ¡Huy lo que me ha llamado!
        Si no fuera porque es usted una señora…
        En fin, como dijo don Tadeo Calomarde: “Manos blancas no ofenden”.

  18. anonimous dijo:

    Y otra cosa: Ire, tienes razón, lo de Ussía, más que chirriar, da auténtica dentera…

  19. Moex dijo:

    Y qué fácil hubiera sido todo si la sargento se hubiera ceñido a su propio titular, ese de “Literatura de suplemento dominical” y, en vez de acotar al consumidor de tal literatura a un estrato sexual (mujeres), hubiera dejado abierto el campo a un ambicioso y ambiguo “lectores” o, ya puestos, hubiera apuntado mejor señalando a “burguesía clasemediera” (entendiendo que hoy en día cualquier pelagatos se siente burgués -y más con esta crisis- si tiene cuatro céntimos mal contados, que sí, que hay mucha pobreza pero los pobres son los “otros”, no me vayas a comparar, que aunque esté rebuscando entre los contenedores yo soy de otra pasta, por el amour de Dieu). Quizá todo obedezca a un plan maligno y pérfido para lograr más comentarios y conseguir así que la próxima vez Echevarría mencione el blog añadiendo link y todos los fans actuales podamos colgarnos la medalla de “yo ya lo seguía antes de que se pusiera de moda” mientras damos un leve y sonoro sorbo de nuestro mezcal que -tomen nota- será la bebida que sustituya al desgastado gintonic.

    • No me toquen el gintonic que me conozco.
      Llámenme machista, inculta e incluso “tío calvo y con bigote”, pero ni una crítica al gintonic, el elixir de la vida. ¿De dónde creen ustedes que sacaríamos fuerzas, a nuestros años, para desde la trinchera dar la batalla a las fuerzas del mal?
      ¡¡EL GINTONIC ES INNEGOCIABLE!!
      La sargento Margaret

      -Dahpne: ya son las 12, mi copita!!

      • Moex dijo:

        Los/as auténticos/as seguirán degustando de tal elixir pasada la tumultuosa moda. Es más, podrán hacerlo con mayor placer una vez se acabe esta extraña fase en la que se pretende convertir un sencillo -que no fácil- gintonic en una especie de ensalada alcohólica, que servidor ha visto cómo ofrecen hasta gintonics con sabor a fresa. Para atacarles con un cóctel soviético famoso por su incendiario sabor y su desagradable digestión. Joder.

  20. nombre dijo:

    Hola,
    ¿es posible que se enlace algún ejemplo de los buenos artículos de opinión citados en el primer párrafo?
    Si no es mucha molestia.
    Gracias.

  21. Joane dijo:

    O tengo una discrepancia generacional, o padezco un prejuicio ideológico, o soy una “maruja inculta”, aún no lo he decidido. Pero, ¿en serio? Ussía? Campmany?? Antonio Burgos??? Personalmente, prefiero cómo escriben (y no sólo lo que dicen, que a veces no comparto) Javier Marías o Pérez-Reverte.
    P.D.: me gusta de este blog el análisis de las obras (en este caso, los artículos), pero no me parece muy fundamentados (y me parecen más bien pre-juicios), las divagaciones sobre el lector de esas obras. Que siempre resulta ser torpe, complaciente, inculto y más tonto que el que escribe.

Los comentarios están cerrados.