LITERATURA CONTEMPORÁNEA

El 29 de diciembre de 1906, el autor ruso Lev Tolstói, en su residencia Yásnaia Poliana, escribía en su diario:

   En la literatura contemporánea, se nos presenta como igualmente atractivo todo lo que se produce. Sin embargo, cuanto más atrás nos remontamos, menos hay que presentar: la mayor parte ha sido eliminada por el tiempo, y si vamos más atrás todavía, más ha quedado eliminado. Por eso son tan importantes los escritores de la Antigüedad. La literatura que se ns ofrece tiene el aspecto de un cono con la punta hacia abajo. Cerca de esa punta están la sabiduría brahamana, la sabiduría china, el budismo, el estoicismo, Sócrates, el cristianismo; después vienen, conforme se ensancha, Plutarco, Séneca, Cicerón, Marco Aurelio, los pensadores medievales; después Pascal, Spinoza, Kant, los enciclopedistas; después los escritores del siglo XIX y finalmente los contemporáneos [Nota de la sargento: recuerden que esto se escribe en 1906]. Es evidente que también entre los escritores contemporáneos hay algunos que quedarán, pero es difícil distinguirlos, en primer lugar porque son tantos que es imposible conocerlos a todos, y en segundo lugar porque como la plebe es siempre estúpida y carente de gusto, siempre se expone lo peor.

Diarios (1895-1910) Lev Tolstói (Acantilado, 2003) Trad. de Selma Ancira.

Nota: Lev Tolstói moriría cuatro años después, en 1910.

¿Qué pensaría Tolstói de lo que hoy se publica como novedades de autores en castellano? ¿Rescataría Tolstói a algún autor español contemporáneo o quemaría, en uno de sus arranques de furia, todas la mesas de novedades?

ACA0081

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a LITERATURA CONTEMPORÁNEA

  1. Jesús dijo:

    Bah, ¿y quién es ese Tolstoi?
    Nadie se acordará de él dentro de 500 millones de años

  2. Hanna dijo:

    “II futuro ha un cuore antico” es el título de una novela de exaltación de la URSS que Carlo Levi publicó en los cincuenta, frase que, por cierto -acabo de oírlo-, ha usado Pablo Iglesias en Grecia. La frase en sí no tiene desperdicio.

  3. Franbrown dijo:

    Casi toda la producción es mimética. El más patético ejemplo de la mediocridad es el hecho de que muchos, algunos muy bien considerados en el mundillo, creen que quien escribe correctamente y no comete faltas de ortografía es un buen escritor. Sin embargo, la historia decanta a los mejores primando, por encima de todo, la innovación. Son pocos casos, reservados a quienes tienen que responder a una llamada interna muy fuerte, imposible de ignorar sin traicionarte.
    Estas personas son conscientes de que merecerían otro presente literario, y así se explican las palabras de León: “la plebe es siempre estúpida y carente de gusto, siempre se expone lo peor”.

  4. Hanna dijo:

    Tienes razón, Franbrown, aunque lo expondría de otra manera por no confundir matices de enorme interés: no todos los que usan su lengua con absoluta perfección son escritores, es preciso bastante más, o más bien, otra cosa. Ahora bien, la historia de la literatura nos enseña que los más grandes escritores, además, escribían -usaban su lengua-, no solo con corrección, sino permitiéndose, entre otras, hacer lengua, es decir que, en general, cuando hay innovación, creación, la hay en ambos planos, el de la expresión y el del contenido, y es natural y lógico. Un ejemplo a medida, por nombrar a alguien sobre quien escribía ayer otro amigo del blog, es Tiempo de silencio.

  5. Hanna dijo:

    El alguien, como ves, quedó superado por el algo o el qué 😦

  6. Franbrown dijo:

    Aunque no me gusta que me puntualicen o repliquen, Hanna, no tengo más remedio que estar de acuerdo contigo. Tan solo recordar que todo está dicho ya y que la única manera de aportar contenidos es la manera particular en que esos temas universales y permanentes se desarrollan. Como ves, forma y fondo tienden a unirse; los físicos saben que dos líneas paralelas extendiéndose en el infinito tarde o temprano se juntarán. Por lo tanto, esta espiral a manera en que la concha del caracol se desenrosca y el dilema del fondo y de la forma nos lleva, entonces, a la feliz conclusión de que innovarán aquellos que expresen con voz propia sus sueños más intrincados, sus más persistentes obsesiones porque, en el fondo, el que escribe sabe que la escritura es una forma de terapia. Por eso creo que no sirve de nada pretender ser innovador; o estás llamado a ir por esos caminos poco transitados o no lo estás. Suelo figurarme que un conducto invisible une los pensamientos y emociones de esos desgraciados con la pluma que utilicen, ya que pueden aflorar a la superficie de celulosa sus más inextricables profundidades.

  7. Hanna dijo:

    Haberlo advertido, Fran, tengo la mala costumbre de entrarle a la gente cuando habla en voz alta y dice algo que me interesa. A modo de the end, aún te diría que no es que “forma y fondo tiendan a unirse”, es que son las dos caras de la misma moneda.

  8. Franbrown dijo:

    Menos mal que mis vecinos no me interpelan cuando hablo solo en casa, cosa que ocurre constantemente. Por otro lado, es falso que me moleste que me puntualicen, no soy tan capullo.

  9. Aitzgorri dijo:

    Bravo bravisimo

  10. Hanna dijo:

    Es que si hubiera entendido que eres un capullo, Fran, iba a contestarte la profe más entendida en adolescentes difíciles y ávidos de atención por los esos.

  11. Hanna dijo:

    No hay manera de dejar un comentario en “Lo sentimos”… Pero, por Dios santo, patrulleras, ¿hacer una broma en el país más solemne, que no serio, de cuantos conozco? ¿Acaso no sabíais que el único grado o manifestación de burla que permite y digiere la tropa española es la que hace sangre, pongamos el sarcasmo? ¿Quevedo, por ejemplo? ¿O la de que los premios literarios recaigan siempre en los mismos nombres o que te vendan fárrago costumbrista por novela y ripios de la experiencia por poesía, burla burlando? ¡Hacer humor, madre mía en los páramos de España! Uno de sus teóricos, el gallego W. Fernández Flórez, decía: “El humor puede no ser solemne, pero es serio”. “Es sencillamente, una posición ante la vida… Cuando ni gemimos ni nos encolerizamos ante lo que nos disgusta, no queda más que una actitud: la de la burla. Es esta una posición desde la que no deseamos matar al adversario, sino, en todo caso, hacer que se suicide”. “En este caso, la impresión hiriente no pasa tan solo por el corazón para tomar en él bríos de protesta o acentos aflictivos, sino que se deja macerar en el cerebro, de donde sale como amansada, más pulida, más cortés y, sobre todo, más comprensiva”. En fin, peor lo tiene el PP con Bárcenas, digan lo que digan… Sed fuertes, queridas.

Los comentarios están cerrados.