MAPA DE RIESGOS

Hace unos años se atrevieron con el vino. Se acordarán, no hace mucho. Todo aquel que quería ser alguien, debía saber de vinos. La de veces que he pasado vergüenza en un restaurante cuando el último idiota, con la intención de impresionarme, realizaba –sin tener realmente ni idea- todo el ritual. Primero, elegir la botella. Había que dejar caer algunos nombres en francés (siempre comenzando con “Château”) y preguntar por dos o tres años: “¿no tiene nada de la cosecha del 82?” “¿Y de la del 89?”. Todo para terminar eligiendo un rioja. Segundo,  el rollo de mover la copa en el aire, mirarla al trasluz y luego enjuagarse la boca (recuerdo a uno que llegó a hacer gárgaras). Era el momento de soltar expresiones como “tiene cuerpo” y palabras como “taninos” y “afrutado”. No se me olvidan las miradas cómplices del camarero –todos los camareros de Barcelona son mis amigos- como diciendo: “menudo gilipollas te has traído esta noche, Margaret”.

Luego llegó lo de los whiskies de Malta. Más de uno y más de dos que toda la vida habían pedido “DIC con Coca cola” en vaso de tubo, ahora, para parecer “cool” o “in” o … tenían que beber whisky de malta en vaso bajo. Aparecieron en el mercado español un montón de marcas de este tipo de whisky (antes sólo había una, Glenfiddich)  y las expresiones pasaron a ser: “sabor a madera”, “procedente de las highlands escocesas” o “añejado en barricas de roble americano”.  Cuánto subnormal, tú. Al final, lo de siempre: el cliente pagaba el triple por algo que no era tan bueno y además tenía un precio de fabricación similar al del whisky segoviano.

Ahora la moda son las ginebras. Y ya se me han hinchado las gónadas. Que se pongan a hacer mariconadas con el gin-tonic es algo que no soporto. Hasta ahí podían llegar las bromas, hombre.  Pero es que hasta se organizan “workshops” para preparar gin-tonics. Con lo fácil que ha sido siempre. De verdad que… ¿Y la de cosas que añaden a la ginebra? Que si frutos del bosque, que si sandía, ¿¡Fresas?! ¡¿Maracuyá?! … El otro día, mi acompañante se pidió un gin-tonic al estilo de la dehesa. Imaginen mi sorpresa cuando me informó que los trozos de algo que reposaban en el fondo de la copa de balón (el vaso de tubo es de pobres) eran pedazos de filete de ternera rebozado. Por lo visto hay una tónica especial para ese bebedizo. Y costaba una pasta. ¿Cuánto? No lo sé, soy una señora y siempre me invitan.

Todo esto –como ustedes ya habrán adivinado- son montajes que organizan las marcas de bebidas alcohólicas para vender más. Marketing del de toda la vida. Pero una que ya tiene mucha mili, no cae en estas estupideces.

Lo mismo ocurre –cada día más- con la literatura. Un libro, como una ginebra, es bueno o malo. Y punto. Pero hay que vender, claro. Les doy algunos nombres que seguro les sonarán: “Chick-lit”, “Alt-lit”, “Generación Kronen”, “Generación Nocilla”, “autoficción”,…

Cuando una editorial o un medio de comunicación [Da igual quién empiece. Editoriales y medios pertenecen al mismo grupo, con lo que…] lanza una generación literaria o publica artículo sobre un grupo de escritores jóvenes, lo que está intentando es –normalmente aprovechando el tirón de uno de ellos- colocarnos al resto. La editorial juega con esa tendencia que todos en el fondo tenemos de querer sentirnos especiales, parte de una élite.

El resultado es que acabamos comprando libros infumables para que nuestros amigos vean que estamos a la última. Es un truco muy viejo, ya lo sé. Pero –así somos de tontos- sigue funcionando.

Pero aquí está la Patrulla de Salvación, no se preocupen. ¡Los engaños se van a acabar! Con la ayuda de la patrullera Mary –nuestro nuevo fichaje para la temporada 13/14-, que en la vida civil trabaja en una compañía de seguros, hemos diseñado un MAPA DE RIESGOS para que usted sepa dónde pone las bombas el enemigo y no caiga en sus trampas. Es tan fácil, hoy en día, pisar una mina…

TIPOLOGÍA DEL RIESGO

Las trampas se suelen presentar en forma de artículo en prensa o en la web de los medios de comunicación no independientes. Si usted encuentra un texto en el periódico con títulos como: “Los nuevos escritores del futuro”, “Doce narradores con perspectivas” o “La nueva hornada de las letras en castellano”, póngase en guardia.

También es fácil que aparezca como reseña. Pero en ese caso no aparece sola, suele venir acompañada –una semana después- de otra al libro de un escritor de la misma edad que el autor del primero.

La sinopsis la suelen utilizar las editoriales sin posibles, aquellas que no tienen un medio de comunicación hermano que les haga el trabajo sucio.

Cuando se califique a un escritor de “último representante” o “el más insigne exponente” de algo terminado en “lit” (como Chick-lit o Alt-lit), póngase en guardia.

Si se dice que un libro es la mejor muestra de un nuevo género o de un estilo innovador, póngase en guardia. Aviso: todos los estilos y todos los géneros están inventados. Le estará vendiendo una moto quien le hable de algo nuevo en esos asuntos.

Todo texto dónde aparezca la palabra “generación” (salvo que glose la del 98 o la del 27) es digno de sospecha.

La Patrulla de Salvación con el uniforme de verano.

 LOCALIZACIÓN DEL RIESGO

Los medios donde suelen aparecer estas trampas son: El Cultural, Babelia, ABC Cultural, El blog Papeles Perdidos (de EL PAÍS), la revista Quimera (que tras el cambio de dirección –Fernando Clemot-va a peor), y las páginas de cultura y los suplementos dominicales de todos los periódicos de circulación nacional.

GENERADORES DE RIESGOS

Si ante sus ojos aparece un artículo, una reseña,  o un “post” firmado por alguno de estos individuos, y en las primeras líneas aparece alguno de los siguientes términos:  “novedad”, “futuro”, “generación” o “esperanza”, póngase en guardia.

Los abajofirmantes peligrosos son: Patricio Pron, Fernando Clemot, Winston Manrique Sabogal, Care Santos, Javier Rodriguez Marcos, Borja Hermoso, Laura Fernández, Juan Palomo, Agustín Fernández Mallo, Nuria Azancot, Jorge Carrión, Vicente Luis Mora, Eloy Fernández Porta, Juan Soto Ivars, Sergi Bellver, Luna Miguel, Alvy Singer, Miguel Espigado, Mónica Carmona, Valeria Miles y algún otro que seguro se me queda en el tintero.

Ahora ya, querido amigo, si cae usted en la trampa, es culpa suya. No podrá decir que no le avisamos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en editores y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a MAPA DE RIESGOS

  1. Pollito Juan dijo:

    ¿Que todo está inventado? Discrepo. Por lo demás, interesante post aunque, y lo sabéis, no diga nada nuevo o, al menos, ignorado por el lector habitual de este blog. Quedaría bonito enmarcado en la salita de la entrada, a lo manifiesto inaugural. Por cierto, es Manrique Sabogal.

    • Si, Pollito, sí.
      Todos el mundo lo sabe, sí.
      Pero aun así el 95% de los que lo saben siguen cayendo en las trampas.
      Y todo porque nos gusta creernos especiales. Somos tan idiotas que preferimos gastarnos 20 € en la “autofición” del último payaso de 35 años, en lugar de 8€ en la edición de bolsillo de Ana Karenina. Hablo de quien no ha leído a los clásicos y se deja impresionar por la novedad.
      Somos víctimas de las modas y de las ventas.
      Todos somos muy listos, o eso nos creemos. Sí, Sí, Sí.
      Maggie
      PD: todo (en referencia a géneros y estilos) está inventado, sí. Lo maravilloso de la literatura es que hay millones de libros aún por crear. Utilizando los géneros y estilos ya inventados hay infinidad de novelas increibles que aún no han salido de la mente de sus autores. eso sí que es nuevo o lo será. Lo que está por escribir.

  2. Ire dijo:

    Pero eso es normal, Maggie. ¿De qué quieres que vivan si no los periodistas culturales? Es su trabajo hacer creer a los lectores que el mundo empieza con ellos.

    • SÍ, PERO QUE NO NOS ENGAÑEN.
      SÍ, PERO QUE EJERZAN DE AUTÉNTICOS PERIODISTAS, QUE NO SEAN CREATIVOS.
      QUE NOS INFORMEN DE LO QUE OCURRE EN EL MUNDO LITERARIO PERO SIN INVENTAR GENERACIONES, NI GRUPITOS, NI NUEVOS ESTILOS.
      UN PERIODISTA PROFESIONAL CUENTA LO QUE LEE Y LO QUE VE. NO CREA.

      • Ire dijo:

        No me grites, que yo eso ya lo sé 😉
        La culpa de todo la tiene la ‘promoción cultural’, la carrera profesional del ‘intermediario’. Hay que dar de comer a toda esa gente, Maggie.

      • “Hay que dar de comer a toda esa gente”, vale, muy bien. Pero ¿quién recupera para la lectura a todos esos jóvenes que cayendo en la trampa se gastaron sus escasos ahorros en uno de esos “super maravillosos libros de la última generación atomicocojonuda”? Muchos de esos crios pensaran “¿esto es la literatura moderna?” y volverán a coger la nintendo o la PSP y no volverán a tomar un libro entre sus manos.
        Las consecuencias son muy graves. Esto no es un juego.
        Por eso hacemos la guerra, por eso.
        Pero:
        ¡¡NO PASARÁN!!
        ¡¡EL LIBRO VENCERÁ!!
        ¡¡ABAJO LOS IMPOSTORES!!

      • Sol dijo:

        ¿donde está Xabier Besugo Fernandez? Esto no tiene gracia sin él. Los frustrados clásicos ya están muy vistos: que si el tontopedos del Bluff, que si el Diable, que si Ire, tan gorda y tan feminista ella… Esto sólo lo salva Besugo. ¡Entrada obligatoria!

      • Ire dijo:

        Jajaja solete.
        Ahora quieres jugar al ‘tu mas’? Pero mira que eres tonta, cielito.

      • Sol dijo:

        “Más” que tú es complicado.

        Pero ya no interesas, excepto que un día te afeites.

        Ahora la estrella es Besugo. Larga vida al besugo.

      • Ire dijo:

        Te aviso si me afeito, que a lo mejor no soporto tu indiferencia, solete.

      • Sol dijo:

        Ire no seas Zombie, acepta que estás out.

        Es Besugo Time

  3. Maríe Jujika dijo:

    Yo si me permitís, en lugar de llamarlo “promoción cultural”, lo llamaría “pornoción”, el resto me lo reservo, que de cultural tiene más bien poco. Suerte que como dices tú, Margaret, quedan muchos y maravillosos libros por escribir, aunque esté, yo también estoy de acuerdo, todo inventado. Desde hace mucho no compro libros de “hornadas juveniles”, y no porque quizás alguno lo merezca, sino por que se les ve el plumero cuando empieza la promoción. Desde hace mucho, pero mucho tiempo, sabemos qué significa el marketing, sirvan como ejemplo unas fantásticas imágenes del filme “El apartamento”, con el genial Jack Lemon frente al televisor y a un plato de espaguetti genialmente escurridos sobre una raqueta de tenis, entusiasmado ante una buena película clásica, acabar apagando el aparato receptor, asqueado por la retahíla de promociones que le chafan la guitarra tras cinco minutos de anuncios de electrodomésticos y demás…¡En fin!….Recuperemos el resuello y coreemos contigo
    ¡¡NO PASARÁN!!
    ¡¡EL LIBRO VENCERÁ!!
    ¡¡ABAJO LOS IMPOSTORES!!

  4. Jesús dijo:

    Amazon lo hace mucho mejor, usando sólo las estadísticas de compra. Es una forma de categorización mucho más eficaz, honesta y detallada. No hacen falta ni periodistas, ni críticos culturales, ni catedráticos de literatura.
    Por cierto, ¿cómo se puede conseguir el teléfono de Mary? (Es sólo,por motivos profesionales, no me seáis malpensadas?)

  5. Muriel dijo:

    Margaret, ¿”para eso hacemos la guerra” o “para eso hicimos la guerra? De ambos asertos se podría hacer un ensayo muy sabroso. ¡Animaos, jóvenes! Vosotros que no conocisteis la guerra, el racionamiento, las estrecheces, el nacionalcatolicismo, la conspiración judeomasónica (que por cierto vuelve), los TOP, los discurso de la Plaza de Oriente, y demás, aprovechaos y poner vuestras neuronas a trabajar. Salud y saludos.
    PS/ A propósito, ¿conocéis el paradero de J.J. Armas Marcelo? ¿Dónde escribe ahora?

  6. Muriel dijo:

    Otro a propósito, ¿qué sabéis del libro “El campamento de los Santos” de Jean Raspail? He oído buenas noticias sobre él. Salud y saludos.

  7. Anonimita dijo:

    Lo vuestro es personal y parcial. ¿Porqué Pron sí y Barba no? ¿Por qué Fdez. Malo y no Ferré? ¿Por qué Luna Miguel no y Elena Medel sí? ¿Y Zambra? ¿Olmos? ¿Elvira Cagarro?

  8. julian bluff dijo:

    Diagnóstico: ¡SINIESTRO TOTAL!
    ¡Menos mal que nos queda Portugal! 😉

  9. Sisi Emperatriz dijo:

    Jaja! Muy buena la lista final. Aunque ampliable.

  10. Discutolotodo dijo:

    Mientras aquí discuten estupideces, la señora de Moura da una lección magistral sobre lo que se necesita para ser editor. Pasta y ningún escrúpulo.

    http://cultura.elpais.com/cultura/2013/07/01/actualidad/1372709103_285396.html

  11. Maríe Jujika dijo:

    Sobre todo pasta y ningún escrúpulo.

  12. EEM dijo:

    Sin poner la mano en el fuego porque Fernando Clemot, el nuevo director de Quimera, no lo haga en el futuro, ¿por qué lo incluis en la lista? A mí no me costa que haya auspiciado a ninguna generación… ¿Es una medida preventiva?

    • La revista QUIMERA, con su nuevo director a la cabeza, ha vuelto (en los 2 números que lleva de su nueva etapa) a hacer lo que ya hacía en la época anterior. Han caido de nuevo -como si fuera marca de la casa, que al final va una a sospechar que así es- en el sectarismo. Otra vez lo mismo: estos escritores, que son mis amiguetes, son buenos. Y los otros, con los que no me ajunto, son basura. Pues eso, amigo/a, es digno de denuncia. Y como el director es Clemot, pues…
      Maggie

  13. Maríe Jujika dijo:

    Me alegra tener conociemiento de esto. La revista Quimera presume de progresismo, si se le puede llamar así. Y es que no se puede hablar a dos carrillos….

Los comentarios están cerrados.