OBSERVATORIO CASIMIRO 1ª semana

Nos comprometimos la semana pasada (aquí) a vigilar a Casimiro Gª Abadillo, el nuevo director del periódico EL MUNDO. Daphne y yo somos lectoras –y compradoras, lo que hoy es un grado- de EL MUNDO desde su nacimiento en octubre de 1989. Al final –hay que reconocerlo- lo leíamos más como si asistiéramos al espectáculo de un humorista que para informarnos, pero no se le puede negar a don Pedro J. que ha levantado –a pesar del coitus interruptus de la investigación del 11-M- importantes escándalos a lo largo de estos 24 años que nos han ayudado a los ciudadanos a conocer la sociedad en la que vivimos y a la casta que nos gobierna, lo cual ha contribuido a mejorar la maltrecha salud de nuestra democracia. No queremos que el poder vuelva a tapar la boca a la prensa –por humorística que esta sea-. Y si se la tapan, por lo menos lo denunciaremos.

En una semana no ha dado tiempo a comprobar si el nuevo director ha acomodado la línea editorial  a los intereses del accionista. Intereses que son los del gobierno y  los poderes fácticos a los que se tocaba las narices desde las páginas del rotativo.

Por si quedaba alguna duda del motivo de la destitución de Pedro J. Ramírez, lean su artículo del miércoles en el The New York Times (aquí). El que el autor del artículo haya protestado por activa y por pasiva acusando al periódico americano de que le han cambiado el texto –nice try Peter- no es más que una forma de proclamar a los cuatro vientos que cuando lo destituyen a él -la vedette, la prima donna, el niño el bautizo y el muerto en el entierro- le piden opinión hasta del periódico más importante del mundo.  Pero eso es otra historia. Egos revueltos, como decía nuestro amigo Juan Cruz.

Mitch Blunt

Sobre Casimiro Gª Abadillo y su forma de dirigir el periódico hay algo ocurrido esta semana (que puede ser importante o no, dependerá) que debemos resaltar. El martes día 4 de febrero, en las páginas 56 y 57 (sección de Comunicación), se publicó el texto de la intervención del nuevo director que tuvo lugar justo después de la despedida del antiguo. Casimiro Gª Abadillo, el tío más soso cuando habla, no dijo más que lo que se esperaba de él. Pero hay un tramo de su discurso que nos llamó poderosamente la atención:

“Y vamos a hacer un esfuerzo porque el rigor informativo sea seña de identidad, pero también porque la valentía, nuestra valentía a la hora de informar, se compagine con el respeto a las personas y a las instituciones de las que informamos. No es una contradicción ser valiente y respetuoso.”

-No puede ser, Margaret. ¿De verdad dijo eso?

– Sí señora, eso dijo. Lo estoy copiando textual de la página 57 de EL MUNDO del 5 de febrero de 2014. Lo encontrarás en la esquina superior derecha.

-Pero eso es muy fuerte. ¿Pidió respeto para las instituciones? No me lo puedo creer.

– En la web del periódico, querida Josephine, apareció el día 3 de febrero. Si pinchas (aquí) accedes a EL MUNDO. es y en esa página puedes ver un video de 16,17 minutos. Esta frase que he destacado se escucha a partir del minuto 12,30. En el texto que hay debajo del video no la busques, no aparece.

-Pero, mi sargento, pedir”respeto a las personas y a las instituciones” justo después de que se han cargado en libreta a tu antiguo jefe por no ser cariñoso con el presidente del gobierno es una forma bastante clara de decir a los reporteros que se lo piensen dos veces antes de publicar ciertas informaciones…. Y hasta aquí puedo leer, como decía Maira Gómez Kemp.

-Mira, Josephine, yo lo veo de la siguiente forma. Hay en el periódico opinadores que, como Federico Jiménez Losantos, se pasan tres pueblos cuando se refieren a algunos personajes de la vida pública. Yo podría entender –y no me parecería mal- que Gª Abadillo estuviera con esa frase reprendiendo a este tipo de articulistas para que a partir de ahora en lugar de usar, por ejemplo, “maricomplejines” se refieran al presidente del gobierno por su nombre y apellidos. Se pueden publicar las noticias más duras sin que sea necesario insultar. Los hecho pueden ser más impactantes que los peores improperios. Pero si además de esto lo que Casimiro ha pretendido es amedrentar a sus reporteros para que suavicen su control a los organismos públicos y así vuelvan al periódico las subvenciones, la publicidad institucional y la de las grandes empresas, entonces ya… Pero eso lo comprobaremos (y lo denunciaremos aquí, si lo detectamos) las próximas semanas.

Lo que no ha cambiado nada con la llegada del nuevo director es el seguimiento que se hace desde el periódico de la vida de personas importantes en el concierto mundial, personas que influyen crucial y determinantemente en la vida política del país o del planeta. (aquí). Página 47 del periódico en papel de hoy, 7 de febrero. A cuatro columnas. Habían pasado 14 meses sin verse y se encontraron casualmente por la calle. ¿Saldrá España definitivamente de la crisis gracias a este fortuito encuentro? ¿Desistirá Arthur Más de su órdago soberanista a causa de esta feliz reunión? ¿Se firmará la paz en Siria gracias a que se vieron por la calle estos dos personajes? No se pierdan el próximo capítulo: compren EL MUNDO de mañana.

PD: Sobre cómo dice las cosas Federico Jimenez Losando lean esto (aquí):

Federico, “¿qué dicen sus hijos cuando le escuchan?”, le preguntaron a Jiménez Losantos en una entrevista, hace tres años, en El Mundo. Su respuesta es de las frases que mejor define al personaje: “Cuando alguno lo hace me dice: ‘¿Y no puedes decir eso de otra manera?’. Yo le respondo: ‘Ya, e ibas a estudiar tú en una universidad americana si lo digo de otra manera”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a OBSERVATORIO CASIMIRO 1ª semana

  1. Calimero dijo:

    Ah, que es eso lo que os ocurre… Que resulta que leéis el mundo y además creéis que ha ayudado a mejorar la salud de nuestra democracia.
    Ya sabía yo que había algo que fallaba en vuestras cabezas.
    Salud.

  2. A Pedro J. le han aplicado en e New York Times el manual básico de periodismo, que en su artículo primero viene a decir, poco más o menos:
    -Contrastar hasta el límite de lo imposible la información y las fuentes.
    Por eso le han editado el panfletillo. Y por eso se ha pillado un cabreo de no te menees, porque jamás había sometido a control la información más sensible e influyente publicada por su periódico, más que nada porque no era información, sino diseño, órdenes, manipulación, propaganda y persuasión, con la ayuda, siempre, de su fiel escudero, Casimiro, ese hombre.

    Vaya ganitas de hablar de El Mundo. Es muy pero que muy sospechoso, amigas. Con la tontería, que si desvelan cosas por aquí, que si que gran servicio por allá. Mosquea un poco…

  3. Ire dijo:

    Bueno, hablas de Jiménez Losantos, pero no hablas de Arcadi Espada, un “muy buen periodista” según tus propias palabras de algunos posts atrás – su “pestilencia”…- . Jajaja. ¿De verdad es este el periodismo que reclamas, Maggie? Escribir cuatro paridas y proclamarlas al viento es sinónimo de “periodismo”? Y está claro que Don Casimiro no va en ese sentido, sino en el de no hacer demasiada pupa a quien le da de comer, pero aún así.

  4. Yo lo flipo dijo:

    Qué cansinez…

  5. FC dijo:

    Muy interesante. Bien visto y señalado lo de la intervención de García Abadillo. Queda claro qué giro quiere dar al diario o las nuevas consignas que le marcan. Lo curioso es que se delate tan pronto.
    Fernando

Los comentarios están cerrados.