6 respuestas a LA VIDA SECRETA DE GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ. Por Juancho Armas Marcelo

  1. desarrapado dijo:

    Lo que pasa, patrulleras de mi amol, es que la envidia os corroe: daríais vuestro blog por tener un morro del tamaño del de Juanchete, o sea, más o menos como el del Jable. Lleva años, el genio, sin pegar ni chapa, cazando un “Torrevieja” por aquí, o un ministro dadivoso por allá, mientras se fuma un puro. O se fuma a la Regàs, que es más indigesto. El puto amo.

    • En eso tienes razón. Armas Marcelo es un gran ejemplo (Sánchez-Dragó es otro, aunque este tiene 2 libros buenos, bien currados) de cómo algunos “literatos” han vivido del cuento echándole un morro acojonante al asunto.
      Lo que además es de coña es que se lo crean y terminen sus carreras con más ego que Camilo José Cela. Este al menos sí hizo méritos.
      Bien apuntado, desarrapado
      Un saludo
      Maggie

  2. EEM dijo:

    A Ignacio Echevarría, que cada vez demuestra más sus carencias y falta de formación, le han encargado hacer un artículo sobre el humor y ha elaborado la siguiente lista de autores:

    Cela, Benet, Álvaro Pombo, Luis Goytisolo, Juan Marsé, Ramón Buenaventura, Javier Marías, Luis Magrinyá, Ray Loriga y Gonzalo Torné.

    Se ve que estaba puesto el hombre. La lista, por otra parte, le podría haber valido para cualquiera de sus artículos.

  3. Javier dijo:

    Lo de Echeverría diciendo que Gonzalo Torné hace humor demuestra que ni sus íntimos se toman en serio lo que escribe el tío. Armas Marcelo trabaja de hacerle la pelota a escritores y después fardar. Dirige la fundación Vargas Llosa a base de obcecuencia. Sólo una vieja gagá como Nuria Azancot puede darle una tribuna por la cara.

    • Javier dijo:

      Ya quisierais en esta web estar a su altura

      Quien os conoce a vosotros?

      La envidia es muy jodida

      Venga, a seguir escribiendo para los amiguetes, que son los únicos que os leen

      • Lilí Marlén dijo:

        Este blog lo lee todo el mundo/mundillo. La causa es, precisamente, la envidia. No hay nada que nos guste más que leer cómo nos ponemos a parir los unos a los otros. Es mucho más divertido -y en el fondo más higiénico- que ir por ahí lamiendo culos.

Los comentarios están cerrados.