¿HAY QUE FRENAR A AMAZON? ¿SE PUEDE HACER?

En España, en el ámbito del libro, aún no conocemos todo lo que Amazon es capaz de hacer. Jeff Bezos está tan enfrascado en la guerra con las cinco grandes editoriales norteamericanas, que aún no se ha planteado, de verdad, asaltar otros mercados. Pero todo llegará, no se preocupen. Y cuando eso ocurra, muchos actores del mundo editorial español que hoy disfrutan de una posición cómoda y relajada (aprovechándose de la ausencia de auténtica crítica y de su ya tradicional connivencia con el poder) las van a pasar canutas.

Mientras llega el tío Jeff, con sus rebajas y sus recortes (¿recuerdan La matanza de Texas?), podemos mirar al mercado norteamericano. Mercado en el que, por el hecho de estar enmarcado en una sociedad bastante más abierta y libre que la nuestra, se generan auténticos debates que permiten a sus participantes conocer las diferentes tendencias y les ayudan a contrastar sus ideas con las posturas contrarias y a desprenderse de prejuicios. Lo que en España –una democracia de 3ª- rara vez ocurre.

Se acaba de celebrar (13-15 de enero) la Digital Book World Conference (DBW) en Nueva York. En estos tres días los principales directivos de empresas de tecnología, los expertos del mundo del libro digital, algunos escritores y bastantes editores han discutido sobre el futuro del libro y de la literatura. Es España –vean cómo están los medios de comunicación- ninguna TV, Radio o periódico se ha enterado. ¿Recuerdan la fábula de los galgos y los podencos? En España, los conejos, no es que pierdan el tiempo discutiendo sobre la raza de sus perseguidores, sino que, tan felices, ni siquiera se han enterado que hay perros que vienen tras ellos. Luego, recuerden, vendrán los madresmías.

Uno de los principales “gurus” del libro digital se llama Mike Shatzkin (otras veces les he hablado de él). Este señor tiene un blog “The Shatzkin Files” que es de imprescindible visita para quien quiera anticiparse y verlas venir. Ayer publicó un largo artículo sobre uno de los principales debates que se celebraron en la DBW, el que llevaba por título “Should Amazon Be Constrained, and Can they Be?” (¿Debe Amazon ser frenado? ¿Se puede hacer?). Ese debate estuvo moderado por el periodista Ken Auletta (del The New Yorker y Vanity Fair) y en él participaron Annie Lowrey, de la revista New York, Barry Eisler, autor de thillers y bestseller y Barry C. Lynn de la New America Foundation (un “think tank” de ideología liberal y por ello en contra de cualquier monopolio).

Previamente al debate se habían publicado varios artículos sobre el asunto. Franklin Foer en este artículo del semanario New Republic afirmaba que Amazon ha llegado a ser un monopolio, que está “canibalizando la economía” y que se debe forzar su descomposición en partes más pequeñas. A este artículo de Foer respondió (afirmando lo contrario) Annie Lowrey en este otro reportaje publicado en el número de octubre de la revista New York. También estaba en la mente de los contertulios el ruido que había hecho la batalla Hachette vs. Amazon de la que hablamos recientemente [(aquí) y (aquí)]en este blog.

Mike Shatzkin

Un importante argumento a favor de lo que Amazon está haciendo en el mundo del libro norteamericano consiste en atacar a las grandes editoriales acusándolas de haber creado un mercado cerrado, ultra controlado y en el que los cinco principales grupos empresariales se reparten amigablemente la tarta y dejan las migajas para que las pequeñas editoriales malvivan. En España, después de las últimas adquisiciones, hay sólo dos grupos. ¿Lo pillan? El chiste, digo.

Los que atacan a Amazon denuncian algo parecido pero en el campo de la distribución. Estamos rodeados. Ya en el título de su “post” Mike Shatzkin deja clara su postura en favor de las “Big Five” (las cinco grandes editoriales, Penguin Random House, Macmillan, HarperCollins, Hachette y Simon & Schuster). Argumenta Shatzkin que afirmar que las cinco grandes editoriales han creado un “cartel” es faltar a la verdad y no analizar correctamente la realidad. “Cartel”, en castellano suena a traficantes de droga; en los EEUU se utiliza la expresión también para definir a un grupo de empresas que subrepticiamente se asocian para controlar los precios y dificultar la libre competencia. En el debate hay dos posiciones claramente enfrentadas la de Eisler y la de Shatzkin. Eisler, defiende a Amazon y la posibilidad de auto publicarse “Los lectores tiene más donde elegir”; ataca a las Big Five tildándolas de “Cartel incestuoso que decide cuál es la pequeña porción de libros a los que los lectores podrán tener acceso”; las acusa de connivencia con el gobierno (sea demócrata o republicano) y denuncia la falta de auténtica competencia (en el sentido comercial) entre ellas. Eisner, todo hay que decirlo, antes de publicar libros de espías, fue agente de la CIA.

Shatzkin, al que Eisler acusa de ser demasiado amigo de las “Big Five”, argumenta que no es verdad que se esté dificultando la libre competencia en el mercado del libro. Y como argumento utiliza el hecho de que a menudo las grandes editoriales compren editoriales pequeñas y el que haya movimiento de personal entre ellas, que altos ejecutivos cambien de una editorial a otra con el consiguiente cabreo de la editorial de origen. “¡Vaya argumentos!” manifiesta una perspicaz Daphne, a la que tengo aquí a mi lado partida de risa, en completo desacuerdo con Shatzkin.

Argumenta Shatzkin que se falsea el debate cuando se hace la comparación siguiente: que las editoriales tradicionales sólo pagan a los autores el 10% del PVP de cada copia vendida y que Amazon paga unos “royalties” del 35% (en otra modalidad el 70%) del precio de cada descarga de e-book. Según Shatzkin, tres grandes editoriales le han contado qué % real de sus ingresos totales cada una de ellas destina a remunerar a los autores y los tres números son 36, 40, y 42 porciento. Según el bueno de Mike aquí las editoriales están incluyendo los adelantos [¿no descontados? me pregunto]. Esto demostraría, siempre según Shatzkin, que no se trata de un cartel, porque si lo fuera ya habrían conseguido disminuir ese % (40 en media) de sus ingresos que usan para pagar a los autores.

Hay más argumentos –a favor y en contra- en el “post” de Shatzkin, pero ya me he cansado de traducir. Me voy a poner un gin-tonic, que me pica la garganta.

Shatzkin termina diciendo que pertenecer a la cuadra de una gran editorial es muy bueno para los autores. Y que esto no excluye que la edición independiente (o auto publicación) también lo sea. A Shatzkin -es sólo nuestra opinión- se le ve el plumero, pero eso no quita que en su artículo se puedan leer argumentos muy sólidos contrarios a los suyos. Les recomiendo la lectura del artículo completo (aquí) incluyendo los comentarios.

No dejen de leer también el “January 2015 Author Earnings report”, el más reciente informe sobre las ventas de e-books en los Estados Unidos. Contiene datos interesantes como que “el 33% de los e-books descargados en Amazon son de autores independiente o auto publicados”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en mike shatzkin, Simon & Schuster y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a ¿HAY QUE FRENAR A AMAZON? ¿SE PUEDE HACER?

  1. Han pasado 5 minutos desde que di a la tecla de publicar este “post” y ya hay alguien que lo ha twitteado. No le ha dado tiempo a leerlo!!!
    ¿Ven ustedes como twitter y facebook no son más que juegos ridículos para alimentar egos idiotas?
    Cojan un libro, cojones. Aunque sea uno de Carmen Posadas!!!

  2. Ire dijo:

    Bueno, es política de empresa capitalista, igual para Amazon, para las big five o para cualquier gran superficie de venta, ya sea alimentaria o cultural, que funciona exactamente igual. Cuando se vacía un supermercado mediano de barrio ¿qué hacen las grandes empresas? pues de momento comprarlo para evitar la competencia, y luego, si acaso, ya lo venderán a un paki o un chino, pero ya han evitado que un competidor real se instalara en la misma zona. ¿Si eso es bueno para el comprador, cliente, consumidor? Yo diría que definitivamente no, porque se monopoliza la oferta y se fijan los precios. Tampoco es bueno para los ‘proveedores’, los autores en este caso, porque les obligan a aceptar sus condiciones o a buscarse otro distribuidor y vendedor, cosa nada fácil si quieren la misma visibilidad y difusión. Pero tampoco parece posible buscar alternativas. Y queda muy bien alabar el trabajo de las independientes, pero lo cierto es que lo tienen difícil frente a esos monopolios.

    • Ire dijo:

      Y en el caso de Amazon es más dramático si cabe porque además de que todo lo anterior le es igualmente aplicable las aparentes ‘ventajas’ que supone para el comprador van en detrimento directo de las condiciones laborales de sus trabajadores. De algún sitio tiene que salir la pasta que se recorta.

  3. Hanna dijo:

    ¡Cojan un libro, collons, pero un libro!

  4. BS Angel dijo:

    Según el bueno de Mike aquí las editoriales están incluyendo los adelantos [¿no descontados? me pregunto]. Esto demostraría, siempre según Shatzkin, que no se trata de un cartel, porque si lo fuera ya habrían conseguido disminuir ese % (40 en media) de sus ingresos que usan para pagar a los autores.
    —————

    Supongo que descontados, pero no del todo. Por ejemplo, a Reverte sí le descuentan todos los anticipos (vende todos los libros de la edición y cobra el famoso 10%); un autor desconocido que venda 50 libros de una edición de 1.000, por poner un caso extremo, y al que le hayan anticipado los derechos de autor de toda la tirada, cobrará mucho más de un 10% por derechos de autor. O el libro ganador de un concurso literario que se venda mal, también subiría el porcentaje que la editorial gasta en sueldos.

    Ahora bien, ¿esto demuestra que las grandes editoriales no forman un cartel?, lo dudo. Si el aumento del porcentaje que pagan a los autores se debe a las malas inversiones, lo que quiere decir es que no pueden ajustar bien las tiradas, o que el dinero que proporcionalmente dedican a inversiones arriesgadas es más o menos el mismo, ¿por la estructura del mercado o porque forman un cartel? Sería interesante comparar estos datos con los de editoriales más pequeñas.

    • Buena reflexión, amigo Ángel. Pero me quedo pensando y llego a la conclusión que si eso fuera así -que realmente se gastaran un 40% de sus ingresos en pagar a los autores- y lo que en condiciones ideales (de acertar al 100% con la elección de esos autores y con la cuantía del adelanto) sería un 10% se convierte en la vida real en un 40% entonces esa diferencia sería un claro índice de la ineptitud de los editores. ¿No te parece? Sería mucho equivocarse. Debe haber algo más en el cálculo. Algo que ni las editoriales no Shatzkin revelan.
      Un abrazo
      Maggie

      • BS Angel dijo:

        Gracias.

        Una cosa que se me ha olvidado comentar: Dice el porcentaje y que si estuvieran coordinadas lo habrían bajado, pero no nos da nada para compararlos, ¿así como sabemos si lo han hecho? Es un argumento absurdo, y encima luego apela al sentimentalismo del lector “oh, y con el resto pagan las portadas, la edición y no sé qué más, mire todo lo que hacen por usted”. Muy bien, pero ¿cuánto pagaban hace 10 años?, porque si hace 10 años el porcentaje de ingresos para los autores era del 50% y ahora es del 40, lo han bajado.

  5. Pingback: ¿HAY QUE FRENAR A AMAZON? ¿SE PUE...

  6. ¿Y dices que un think tank de ideología liberal, en su acepción, a partir de Reagan y Thatcher, está en contra de cualquier monopolio? ¿Tu dirías que FAES promueve un pensamiento que dé lugar a una economía libre de monopolios? Si precisamente es el liberalismo económico el que los propicia, querida Margaret

    • En EEUU, sean demócratas o republicanos, son liberales serios (y con eso, que conste, no quiero decir que esté de acuerdo con esa ideología). En los EEUU se tomas muy en serio las leyes “antitrust” y entienden que el libre mercado es sagrado.
      Lo que tenemos por estos lares (tipo Esperanza Aguirre) son liberales de boquilla. Defienden el libre mercado cuando les interesa, solo en ese caso.
      Maggie

  7. Pingback: ¿Hay que frenar a Amazon? ¿Se puede hacer?

  8. Ana dijo:

    A mi me ha resultado interesante leer hace unos días un artículo de un escritor por los motivos para no publicar en una tradicional (lo siento, el tablet no me está dejando pegar la url, el artículo es de Dean Wesley Smith, The New World of Publishing: Top ten reasons why I would never publish traditionally). Tanto él como su mujer, Kathryn Rusch, tienen una pequeña editorial, y escriben cada uno en su blog consejos para escritores. Por supuesto, son partidarios de autopublicarse y sus opiniones son sesgadas en ese sentido, pero tampoco son de los que niegan la utilidad de las editoriales tradicionales, reconocen que lo de autopublicarse no es para todo el mundo, y dan pistas sobre el trabajo que conlleva aparte del simple hecho de escribir.
    Volviendo al tema del artículo, Amazon no es todavía un monopolio, pero lo hacen tan bien que es difícil no comprarles, y las editoriales (de momento) no son las grandes perjudicadas, a pesar del ruido que hacen, los perjudicados son las tiendas grandes y pequeñas. El Corte Inglés en España es el perjudicado.
    Si lees, en especial libro electrónico, resulta muy difícil no comprar en Amazon. Yo tengo mi particular guerra personal con ellos, pero aún así cuando alguien de mi entorno me pide consejo para adquirir un lector electrónico, suelo acabar recomendando el dichoso Kindle, aunque yo huya de él, porque lo hacen bien. No quiero que Amazon sea el único en el panorama, pero viendo como avanza el mercado americano, las cagadas de la competencia se lo están poniendo en bandeja, y si no ya son lo suficientemente grandes para comprar la competencia o negocio en el que quieran entrar (por ejemplo, Goodreads y Comixology)

  9. Yosi dijo:

    Comprad libros electrónicos en Amazon, comprad. No podréis prestarlos a nadie ni dejarlos en herencia, puesto que su propiedad no os pertenece. Y el día menos pensado, van y os los borran: http://www.nytimes.com/2009/07/18/technology/companies/18amazon.html?_r=0

    • No te hemos borrado el comentario, Yosi, porque respetamos el “fredom of speach”, pero la noticia que adjuntas del The
      New York Times es muy antigua, de 2009, y de un caso muy concreto. Amazon ya no hace esas cosas. Que quede claro.
      La sargento Margaret

  10. Pingback: ¿HAY QUE FRENAR A AMAZON? ¿SE PUEDE HACER? (Patrulla de salvación) | Libréame

Los comentarios están cerrados.