UN DESPRECIABLE BESTSELLER CUANDO SE EDITÓ; UNA OBRA DE ARTE CINCUENTA AÑOS DESPUÉS

La revista TIME dijo que la escritora Mary McCarthy (Seattle, 1912 – New York, 1989) era “probablemente la mujer más inteligente que América había producido.” Esta afirmación se publicó hace mucho tiempo, cuando era inconcebible que una mujer pudiera optar a ser considerada la persona más inteligente de un país.

Mary McCarthy escribió novela, ensayo y memorias. Y ejerció como periodista siendo sus artículos publicados en The Partisan Review, The New York Review of Books, The New Republic y The Nation. En algún sitio he leído que la mejor interpretación o análisis sobre lo ocurrido en el escándalo Watergate la escribió ella.

Cuenta la leyenda que Mary McCarthy decidió seguir la carrera de escritora después de que Edmund Wilson (famoso crítico literario y segundo de sus cuatro maridos) –con el argumento de que Mary tenía innegables dotes para la ficción- la encerró en un cuarto y no la dejó salir hasta que la chica –entonces con 26 años- le entregó por debajo de la puerta un documento aceptable.

-          Eso necesito yo, un Edmund que me obligue: que me amarre a la silla y me encierre.

-          ¡Se te va el santo al cielo, Margaret! ¿Qué dices?

-          Sí, Daphne, perdona. Cosas mías.

En 2012, cuando se cumplió el centenario del nacimiento de McCarthy , en el The New York Times entrevistaron a varias escritoras jóvenes. Una de ellas, Elissa Schappell, dijo: “Las escritoras estamos aún intentando digerir aquello que nos enseñaron en el jardín de infancia: si eres inteligente no puedes se guapa y elegante. Mary McCarthy fue una de las primeras en demostrarnos que se puede ser ambas cosas. El hecho de que deseemos ser tomadas tan en serio como un hombre no significa que tengamos que vestir como un hombre.”

Mary McCarthy

Hace una semana hablábamos aquí de la libertad con que señores como Camilo José Cela y Francisco Umbral, pasándose la corrección y las buenas maneras por el arco del triunfo, insultaban a diestro y siniestro. A lo largo de la historia, las escritoras –la mayoría de ellas pensaron y piensan que tenían y tienen que pedir perdón por querer serlo- se han estado mayormente muy calladitas. Y modositas ellas se han limitado a publicar sus libros y a hacerse fotos para las revistas siempre sonriendo. Mary Mc Carthy sonreía, sí, pero cuando no lo hacía usaba la boca para decir lo que le salía de las mismísimas gónadas. En enero de 1980, siendo ya una escritora famosa, fue invitada a un programa de la cadena de televisión PSB que presentaba Dick Cavett. Sabiendo que la escritora entraba al trapo con facilidad y que no tenía pelos en la lengua, el señor Cavett le preguntó por los escritores que, según ella, estaban sobrevalorados. Mc Carthy, sin pensarlo mucho, dio los nombres de Pearl S. Buck, de John Steinbeck y de Lillian Hellman. Especialmente sobre esta última se despachó a gusto: “Es una mala escritora, una escritora deshonesta. Todas las palabras que ha escrito son mentira, including ‘and’ and ‘the.’ ” Helman, que estaba viendo la tele, se agarró un cabreo de mil pares de… y le metió una demanda en la que le reclamaba 2,25 millones de dólares. El porceso judicial, a pesar de los intentos del abogado de McCarthy, se mantuvo hasta el fallecimiento de la demandante en 1984. Los herederos de Hellman desistieron.

Si quiere conocer la historia del litigio Mc Carthy / Helman y de cómo la primera terminó (con ayuda de Martha Gellhorn, la que fue la 3ª esposa de Hemingway) investigando la vida de la segunda para así demostrar que mentía en sus memorias: (aquí) y (aquí) En inglés.

The Group

El 28 de agosto de 1863, cuando Mary McCarthy tenía 51 años y después de haber dedicado más de una década de trabajo a su redacción, se publicó su más conocida novela, El grupo, (Tusquets, Julio 2004). Aquí, la reseña que José Antonio Gurpegui le hizo en EL CULTURAL de 2 de septiembre de 2004.

El grupo cuenta, con una claridad y un detalle hasta entonces impropios de la novela americana, la llegada al mundo adulto de ocho chicas recién licenciadas en la universidad de Vassar (donde se graduó la autora) en 1933. El grupo fue prohibida en Australia por atentar contra la moral y fue una de esas novelas que todos leen pero nadie reconoce haber leído. McCarthy contaba cómo estas jóvenes idealistas, pertenecientes a la nueva burguesía ilustrada norteamericana de antes de la IIWW, se enfrentaban al matrimonio, la anticoncepción, el sexo, la infidelidad, el suicidio, el descontento, … No era la primera vez que McCarthy se metía en harina; en 1954, había publicado en la Partisan Review, la revista de corte izquierdista, la historia de una chica y su diafragma. Pero esta vez se trataba de una novela que estaba al alcance del gran público. Y el gran público la compró: más de dos años en la lista de los más vendidos y más de 5 millones de ejemplares despachados. Entonces no había e-books ni internet ni piratería. Todos los clientes pasaron por caja y la autora se forró.

 

 

En 1966, Sidney Lumet llevó la novela al cine con las actrices Candice Berger, Joan Ann Hackett y Joanna Pettet como principales protagonistas. Se dice que El grupo inspiró la conocida serie de TV, Sexo en la ciudad y que la mujer de Don Drapper, el de Mad Man, estaba leyendo El grupo en el baño antes de decidir separarse de Don. Yo no veo esas series ridículas, así que no sé si es verdad. En 2013, Vanity Fair le dedicó este delicioso reportaje.

(Aquí) un mágnífico blog, con preciosas fotos vintage, sobre Mary McCarthy y su mundo.

Los críticos entonces considerados a sueldo de las editoriales pusieron muy bien la novela, pero los que importaban, los que publicaban en las revistas en las que la intelectual Mary Mc Carthy escribía, la machacaron. La peor reseña, la más cruel, la que gracias a la inteligencia y prestigio del reseñador más dolió fue la del escritor Norman Mailer en The New York Review of Books. (Léala íntegra en inglés aquí). Mailer, entre otras cosas, decía que los personajes eran inconsistentes, que “ninguna de las chicas tenía dentro una pasión lo suficientemente grande como para hacerse cargo del libro y hacerlo levantar el vuelo”. Con esa mala hostia que gastaba don Norman añadía que el único personaje interesante se escapaba del libro en los primeros capítulos –marchándose a Europa- y sólo volvía a aparecer, convertida en lesbiana, al final de la novela. Acusaba a la autora de que sus chicas –sus personajes- vivían por encima de la corteza que separa la vida burguesa, cómoda y limpia, de la exclusión, la culpa y la locura que hay dentro de cualquier familia protestante americana de aquellos tiempos. Y remataba: “Mary es demasiado débil como para pasar a través de la corteza y obtener de ese modo una visión del mundo lo suficientemente profunda.”. Metiendo aún más el dedo en el ojo, Mailer escribía que la autora había fracasado “incluso en el intento de escribir la mejor novela que los editores de las revistas para mujeres, en sus ambiciones más secretas, jamás hubieran podido concebir.” Mala baba para dar y tomar.

zzgrupocandice

Termina Mailer sentenciando que “Mary McCarthy es culpable de negarse a revelar que los señores y las damas refinadas que manejan los Estados Unidos son los descendientes psíquicos del Kurtz de Conrad. “ Kurtz el personaje de El Corazon de las Tinieblas (adjunto esta explicación para los perroflautas que no han pasado de Bolaño y David Foster Wallace).

Entre amigas

Mary McCarthy, durante los mejores años de su vida, mantuvo una estrecha amistad con Hannah Arendt –sí, la filósofa alemana de origen judío que se hizo conocida por la polémica que generó su libro Eichmann en Jerusalén-. En 2006 la editorial Lumen tuvo el detalle de traducir y publicar un libro que vale su peso en oro: Entre amigas. Correspondencia entre Mary Mc Carthy y Hannah Arendt 1949 – 1975. En esas cartas, además de discusiones intelectualmente muy elevadas, cotilleos y consejos sentimentales, se pueden leer las reacciones de ambas ante las malas críticas que recibió El grupo y la “traición” de la que según McCarthy eran culpables los editores de las revistas literarias. Elizabeth Hardwick, a la que Mary consideraba una buena amiga, dos semanas antes de la recensión de Mailer, publicó, también en The New York Review of Books, una parodia titulada “The gang” (que en inglés significa la banda). Dicho artículo salió firmado con un seudónimo Xavier Prynne (Para leerlo en inglés aquí)

En Entre amigas. Correspondencia… :

En una carta fechada el 24 de octubre de 1963 y enviada desde el número 141 de la reu de Rennes (París) le escribe Mary a Hannah que ha pasado una semana en un congreso de escritores en Madrid y que eso le ha servido de tregua por el aire de montaña y el agua pura de Madrid, pero “sobre todo porque nadie nunca había oído hablar de mí.” y continua: “En París me acosan los recortes de prensa sobre El grupo -muchos son terriblemente hostiles-, las peticiones de entrevistas, las fotos. Es como si el éxito te quitara tiempo, mucho tiempo; te devora. Y confieso que estoy deprimida por lo que yo considero una traición de la gente de la New York Book Review [sic]. Supongo que ya viste el artículo de Mailer y la parodia que lo precedió (*). Me resulta extraño que personas que se supone son mis amigos le encarguen la reseña a alguien que es declarado enemigo mío (**), …”

(…)

Se me ocurre que en Nueva York el deseo de causar sensación predomina sobre todo lo demás. El mundo literario e intelectual se está volviendo una sucesión de happenings, semejante al de la Conferencia de Edimburgo sobre teatro, cuando presentaron ante el público a una chica desnuda. los directores de revistas se han transformado en profesionales del espectáculo y el lector en un espectador en la arena de un circo.

Nota: este último párrafo de la carta lo escribe Mary McCarthy después de señalar a Elisabeth Hardwick como traidora y a Bob Silver, director entonces del The New York Review of Books, como instigador.

Las notas a pie de página son las siguientes:

(*) En “The Mary McCarthy case”, publicado en The New York Review of Books, el 17 de octubre de 1963, Norman Mailer acusó a la autora de El grupo de “haber escrito un libro para las damas”, a la altura de “la mejor novela que las ambiciones secretas de los directores de revistas femeninas hubieran podido concebir”. “The gang”, una parodia de Elizabeth Hardwick, fue publicada, sin firma, unas semanas antes.

(**) En una ocasión, McCarthy refirió que durante el Festival de Edimburgo de 1962, Mailer la había retado a un duelo verbal en las ondas de la BBC, y como ella se hubo negado, él la llamó “la regente de las letras norteamericanas, pero una regente débil.”

Hannah Arendt le responde ese mismo otoño desde Chicago:

Leí la recensión de Mailer hace un par de días. está tan llena de invectivas personales y estúpidas (estúpida en el sentido de vulgar) que no entiendo cómo la publicaron ni por qué. Me temo que Elisabeth [sic] tuvo la brillante idea de pedírsela, como tuvo la brillante idea de pedirle a Abel que escribiera el artículo para la Partisan Review (PR). Se lo pregunté y me respondió “sí”; no quedan dudas, entonces, sobre PR. Pero probablemente ella no lo hubiera hecho si el terreno no fuera propicio precisamente para esa clase de puñaladas por la espalda. lo que más me sorprende, y me choca, es la prodigiosa cantidad de odio y agresividad latentes, a la espera de la ocasión propicia para asestarte el golpe. le hice algunas preguntas por escrito a Bob Silver, que me persigue a mí también para que le entregue artículos, algo comprensible, pues me han tratado bastante bien.

Hannah, en la postdata de su carta de 13 de enero de 1964, escribe:

P.D. Inútil decir lo encantada que estoy de ver que El grupo sigue en la lista de los más vendidos. A propósito, lo he vuelto a leer para compararlo con Sarraute ¡y es realmente muy bueno! ¿Hubo alguna crítica que mereciera la pena leerse? Las que yo vi -a favor o en contra- eran bastante idiotas.

 

En 2009, cuando la novela se volvió a editar en Inglaterra, el The Guardian preguntó a algunas de las escritoras más respetadas:

Hillary Mantel declaraba que es “absorbente, divertida, dolorosa… Una novela muy lograda. La considero una obra maestra.”. A. S. Byatt: “La energía y el brío de la narración. Las descripciones de sexo y anticonceptivos fueron las que más afectaron a mi trabajo. Creo que no es una novela feminista. Opino que se trata de una novela sobre un grupo de mujeres de las que las feministas pueden aprender muchas cosas. Sobre todo en lo que se refiere a las trampas morales y sentimentales que la sociedad nos coloca delante. Pero no es una novela que intente impulsar o defender una causa. Su objetivo es narrativo, literario.”

Las tres bodas de Manolita

Pero yo no deseaba hablar de Mary McCarthy y de El grupo. Lo que pasa es que me enrollo y no hay forma de concretar. Desde que he cumplido los 70 estoy de un disperso… Lo que yo quería, cuando empecé este post, era destacar Las tres bodas de Manolita, la excelente novela de Almudena Grandes, y elogiar -haciendo justicia- su monumental proyecto: Episodios de una guerra interminable. Grandes, con su último libro, ha llegado al ecuador de su serie de “6 novelas independientes que tratan de recorrer la posguerra y la dictadura de Franco desde el momento de su victoria hasta 1964, el año en que el Régimen celebró sus veinticinco años” y la cultura hispano hablante parece que no se ha enterado.

Los tres primeros libros han tenido por lo general buenas críticas, aunque también ha habido algún gilipollas que les ha puesto pegas (“si bien ganaría bastante con una buena depuración de materiales” aquí). Los tres primeros libros se han vendido bien, sobre todo en los tiempos que corren. Pero lo que está haciendo Almudena Grandes merece mucho más. La magnitud del esfuerzo y, más aun, la realidad de lo conseguido –ya tenemos casi 1.800 páginas publicadas-, en un país culto de verdad estarían siendo celebrados de otra manera. Si España no estuviera llena de envidiosos y de impostores, Almudena Grandes ya sería premio Cervantes o académica de la Real. Pero ocurre que Almudena, además, se ha metido a sacar historias que los poderes fácticos –que son los que controlan los medios de comunicación en un 99%- no quieren que sean recordadas. Lo de la Grandes es Memoria Histórica de la buena y más que eso. Y eso jode.

En Las tres bodas de Manolita, como bien dice Ayala Deep-Inside (aquí) –no te acostumbres, J. Ernesto- hay “esa mezcla que pocos novelistas españoles hoy en día alcanzan cuando lo intentan: novela, romance, folletín, ópera y poema, todo en una sola amalgama de literatura en estado de gracia”. Bien dicho, pero las tres novelas de Grandes son mucho más que buenas novelas.

Tendrán que pasar 50 años –como le ocurrió a la obra de Mary McCarthy- para que Almudena Grandes y sus “Episodios de una guerra interminable” sean reconocidos como merecen. Mierda de país.

OTRA COSA DIFERENTE QUE LE PUEDE INTERESAR A USTED

Desde hace unas horas, la revista americana The New Yorker ha quitado el muro de pago y todos sus artículos, incluidos los de su voluminoso archivo (se publica semanalmente desde 1925), pueden ser leídos de forma gratuita. Así va a ser durante los próximos tres meses. ¡¡Enhorabuena!!

Aprovechen el verano para leer los artículos antiguos de John Updike, James Wood, Richard Yates, Susan Sontag, Ann Sexton, J.D. Salinger, Steve Martin, Dave Eggers, John Cheever, Woody Allen, Hannah Arendt, Julian Barnes, Truman Capote, Raymond Carver… y más colaboradores.

Octubre de 1926

STEVE SCHAPIRO - Natalie Wood, New York, 1963

Natalie Wood, New York, 1963

Autor: Steve Schapiro

Imagen | Publicado el de | Etiquetado , , , , , | 5 comentarios

HACE VEINTE AÑOS LOS ESCRITORES SE INSULTABAN Y ERA TODO MÁS DIVERTIDO

Venía Francisco Umbral y decía en su obra Las palabras de la tribu (Planeta, 1994) (*)cosas como estas de Rosa Chacel :

“Es una bruja cruzada de Mary Poppins”, y sigue más adelante: “En las últimas novelas madrileñas de Rosa Chacel hay mucho amor, demasiado, por las hijas de las porteras”. A una amiga suya, periodista donostiarra le previene en ocasión de una entrevista a la escritora: “Ten cuidado con las viejas encantadoras”. La periodista donostiarra, según Umbral, le confirmó tras la entrevista: “Cuánta razón tenías, Paco. La vieja se me ha insinuado”. En otras frases llega a decir: “Rosa Chacel es una vieja muy pulcra y anda con vagas poetitas evanescentes como Clara Janés”.

Rosa Chacel, a pesar de tener 96 años, respondía con energía y con un par, como merecía Paco:

“Tengo el derecho a que me critiquen, pero Umbral dice una ordinariez y una estupidez asquerosa e imbécil, como que yo pretendía seducir a una señorita”.”Hay que ser un tío cretino”,  “un verdadero imbécil, para decir una cosa así. No comprendo por qué una cochinada de ese género; que dijera que no le gusta mi literatura, qué le vamos a hacer. Eso es de un hortera, de esas personas secundarias de la literatura y no es cosa de un intelectual”.

Fuente: EL PAÍS 12/03/94

Camilo J. Cela por Chema Conesa

Saltaba tres días después Camilo José Cela y llamaba (aquí) “doncel tontuelo” a Antonio Muñoz Molina (AMM) y le recomendaba para su “esfínter contrariado enemas con una infusión templada de hiervas medicinales”. También llamaba a AMM “mozo lírico-cómico-bailable, sentimental aprovechadillo y sagaz”. Y lo acusaba de haber sufrido un “ataque de cuernos por la publicación de una novela por un no censado”. Refiriéndose a que Raul del Pozo, del que se acababa de presentar su nueva novela, no estaba en la entonces polémica lista de los “150 novelistas de Carmen Romero” que era como maliciosamente se calificaba a los escritores jóvenes y supuestamente cercanos al gobierno socialista. Lista de la que Cela decía que AMM se había autoproclamado caudillo.

Divertido ¿no?

Cela respondía así al artículo que seis días antes (9 de marzo de 1994)  AMM había publicado en EL PAÍS con el título de Teoría del elogio insultante donde incluía párrafos como este:

A diferencia del lector común, el literato resabiado parece que sólo alimenta su capacidad de admiración con la energía vengativa de sus negaciones. Para admirar a Cela, Francisco Umbral lleva décadas insultando a Galdós y a Baroja con una saña que se le vuelve más virulenta y monótona a cada libro que escribe, como si lo sacara de quicio que, a pesar de su furia, ni Galdós ni Baroja hayan desaparecido de las bibliotecas. Se publica una novela de Raúl del Pozo y observo que ni en una sola de las crónicas de su presentación, apadrinada por Cela, ni en las reseñas entusiastas que le dedican sus colegas del columnismo diario, falta, junto a los elogios, el insulto correlativo a casi todos los demás novelistas españoles. Resulta, según leo, que el principal mérito del libro es humillar y desenmascarar, con el solo brillo de su perfección, a una vaga turba de escritores jovenes cuyos nombres nunca se dicen, pero que al parecer apenas saben redactar, no tienen dignidad ni lectores y viven de las subvenciones del Ministerio de Cultura, alentados y protegidos por Carmen Romero.

Umbral

Julio LLamazares -otro joven autor de hace 20 años- también le metió caña a Cela en 1989 en su famoso artículo El arzobispo de Manila:

Tengo la impresión, no obstante, de que el bueno de don Camilo, emborrachado por la felicidad o por el propio incienso de los múltiples capones, y monagos que, desde el día de autos, le canta día y noche sin cesar -en tagalo, en gallego, en francés y en castellano- sus loas y alabanzas, no sólo se ha creído el Premio Nobel, sino también que, con el Nobel, los académicos suecos le han nombrado al mismo tiempo arzobispo de Manila, como era su deseo tantas veces confesado. Así, y de ninguna otra manera, podría uno explicarse el ataque de soberbia y onanismo intelectual que al escritor de Padrón de repente le ha dado. Un ataque que ya se hizo notar en la conferencia de prensa con la que se presentó ante el mundo aquella misma tarde y que tiene de momento, en lo que yo conozco, su punto de máxima inflexión en las declaraciones realizadas a la revista Tiempo hace ahora dos semanas. Afirmaciones como la de que “joder es entretenidísimo; si llego al cielo algún día, prefiero encontrarme angelitos con coño” o la de que “benditas sean las vaginas propicias y acogedoras y que Dios nos las conserve, pero no las aumente, porque uno ya no está para muchos trotes” no tendrían, viniendo de quien vienen, otro interés que el meramente anecdótico si no fuera que en este país decir coño o joder ya no es ninguna osadía que vaya a escandalizar a nadie.

(…)

Pero afirmar públicamente, como el escritor gallego hace, que “en España sólo una minoría jodemos mucho y bien”, o que “las tetas de las mujeres son para acariciárselas y el culo para magreárselo” o, en fin, que “las mujeres más baratas son la putas porque no aspiran a mucho: les das cuatro duros y salen dando saltos”, supone, además de una gran aportación intelectual, la creencia de su autor de que, en efecto, él es el arzobispo de Manila y todos los demás, monaguillos capones siempre dispuestos a reírle las gracias.

Llamazares venía un poco picado -hay que entenderlo- por las declaraciones de Cela sobre los jóvenes autores de la época:

“No los leo, ni creo que haya más de dos o tres que queden dentro de un tiempo. Hay algunos inteligentes, pero en general me parecen novelistas de catequesis, muy disciplinaditos, muy obedientes, con la mano siempre extendida para ver si el Estado les da unas perras. Hay que entenderlo: tienen que vivir, hombre. Pero no es explicable que la gente, para subsistir, pierda la dignidad. Yo he procurado no perderla. Yo no he tenido jamás una ayuda ni una beca”.

No me digan que no estaba el patio literario mucho más entretenido hace 20 años que ahora.

Marías por Loredano

Pero Javier Marías -al que tanto preocupa que ahora le puedan manchar su buen nombre como pulcro candidato al Nobel- también se tiró al barro como vulgar mujerzuela guerrera -parecía, salvando las distancias, una patrullera- hace unos años. Concretamente en su artículo en El Semanal de 4/08/96. Miren cómo arremetía contra Cela:

Y yo mismo, cuando nuestro actual premio Nobel recibió el premio Nobel que lo ha convertido en premio Nobel, declaré que me parecía la peor noticia posible para la literatura española, ya que suponía la entronización anacrónica de la novela más folklórica, castiza y rancia, contra cuya dictadura los escritores más jóvenes veníamos luchando hacía tiempo.

En aquel entonces, aunque algunos lamentaran tanto insulto, la literatura en castellano estaba viva. Y era de muchísima más calidad que la que hoy soportamos. Indudable. También es verdad que entonces los escritores estaban hechos de otro material. Tenían la piel más dura. Había casta. Hoy, cuando una viejecita agita su bastón de casi inválida para denunciar hechos comprobados, todos se asustan y se escandalizan. ¿Es tan mala la sargento Margaret por llamar “niña pija” a una editora? ¡¡Mierda de corrección política!!

Válgame el señor bendito.

Me aburro mucho.

¡¡Necesito escritores con sangre en las venas y con cojones!!

(*) No confundir con el libro de Jose Ángel Valente con el mismo título.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 38 comentarios

“SENSIBILIDAD, INTIMISMO, EVASIÓN Y AUTORREALIZACIÓN”

Se acuerdan de Alevosía?

Alevosía se llama el sello que con la intención de vender (mucho) literatura comercial lanzó hace poco más de dos años Ofelia (“Anfibia” para las amigas) Grande, directora de Siruela.

Siruela se sigue llamando la editorial que Germán Sánchez Rupérez le compró hace 14 años a Jacobo Fitz-James Stuart para que “Anfibia” Grande, su sobrina-nieta (la de don Germán), se entretuviera y diera rienda suelta a sus inquietudes de niña pija culta de casa bien. ¿En qué ha derivado aquello? Respuesta: en Alevosía. ¿Se imaginan que Acantilado, la respetada editorial de don Jaume Vallcorba (ánimo, don Jaume), montara un nuevo sello llamado, por ejemplo, “Sensualidad” para vender libros de mucho amor, pasión y sentimiento tipo este? Pues la misma fechoría cometió “Anfibia” Grande con Siruela, la editorial seria y literaria que un día montó el hijo de la duquesa de Alba con la intención de vender otra literatura diferente a la que puebla las listas de los más vendidos. Hay cosas, querida “Anfibia”, que no se pueden hacer.

La nota de prensa con la que “Anfibia” anunció el lanzamiento no tenía desperdicio (vean aquí el análisis que hicimos en Patrulla de Salvación). Lo mejor fue aquello de: “el afán por poner libros de calidad en manos de nuestros lectores.”

Nos hemos acordado de “Anfibia”, de Alevosía y de la mentirosa nota de prensa cuando hemos leído que Ediciones B lanza ‘BN’, “una colección de narrativa en la que la evasión, la sensibilidad y el intimismo serán los ingredientes destacados”.

Más adelante, la nota de Ediciones B dice: “publicará grandes historias de autores españoles y extranjeros que tendrán como ingredientes comunes la calidad literaria y la evasión, el intimismo y la autorrealización como ejes de sus hilos argumentales.”

 

Lo de montar Alevosía –siendo una traición a la idea original de Jacobo Fitz-James Stuart- tenía sentido porque Siruela no se había lanzado abiertamente a editar esos libros tan descaradamente comerciales. Pero lo de Ediciones B nos parece simplemente redundante. ¿No está ya desde hace tiempo Ediciones B publicando ese tipo de novelas? Véase solo como ejemplos las novelas de Sarah Lark o las de esta. Además, lo de Lark se ha vendido bastante bien.

Vamos a ver, Ernest Folch i Folch, director de Ediciones B: ¿Es que no has aprendido nada de tu padre Xavier Folch i Recasens o de Vallcorba, cuando comenzaste tu carrera en Quaderns Crema en 1996? ¿De qué se trata? ¿De presentar una nueva colección, una idea original que da cuerpo a una nueva línea editorial dentro del grupo, o de sacar una nota de prensa para que los medios culturales y las páginas tontas de los periódicos (que les encanta el copia pega) divulguen en nombre de la editorial y los dos nuevos lanzamientos? ¿Eres editor o publicista?

Una ventana al Bósforo

Primeros números de la nueva colección.

Ya saben, queridos lectores. Si quieren libros en los que encontrar “sensibilidad, intimismo y autorrealización”, compre los nuevos ejemplares de la nueva colección de Ediciones B. Sólo por si no había quedado claro, Ernest.

La nota de prensa está redactada de puño y letra por Ernest Folch i Folch. Léanla dos veces y entenderán lo que Ernest Folch i Folch cree que las lectoras españolas –las que compran en masa- quieren de un libro:

Ingredientes para cocinar un best-seller del Chef Folch i Folch.

1ºUna mujer.

2º Que se encuentra en una situación muy difícil que –me juego el cuello- va a superar.

3º De esa superación va a salir una nueva mujer más completa, más fuerte, más mejor y más güena.

4º En un país exótico.

5º En un tiempo pasado (más de 70 años atrás).

6º Un amor prohibido con un hombre –muy vivido y con mucho mundo- de otra cultura.

7º Una trama “soft” con espías o traficantes o camelleros o políticos corruptos o…. Pero muy de fondo, que lo principal es la sensibilidad y el intimismo de nuestra chica.

8º Machismo y misoginia que harán sufrir a nuestra heroína, pero le permitirán auto compadecerse y, al tiempo, que la lectora se identifique con ella.

9º Más amor.

 

No somos tan tontas, Ernesto.

Las negritas son mías, as usual.

PD: Lean, como curiosidad, esta noticia de EL PAÍS DE 1987. Así nos intentaban vender Ediciones B hace 27 años.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | 41 comentarios

GRANDES MOMENTOS DE LA HISTORIA DE LA CRÍTICA LITERARIA. Siglos XIX, XX y XXI. Tomo Quinto. 35º capítulo.

Continuando con nuestro titánico e ímprobo esfuerzo de recopilar las mejores reseñas de los dos últimos siglos y lo que llevamos del actual, copiamos fielmente -letra por letra y sin saltarnos ni una coma-, para que ustedes la disfruten y, sobre todo, para facilitar la labor de los historiadores de la literatura en castellano de los siglos venideros, la reseña que el 4 de julio de 2014 (AQUÍ) publicó la ilustre Care Santos en EL CULTURAL, ese compendio de erudición y conocimiento. Solo destacar –por lo que tiene de innovación y gozosa ruptura con el clasicismo- la forma en que Santos termina su recensión: “Léanlo”.

La vida real de Esperanza Silva

Beatriz Rodríguez Delgado

Casa de Cartón. Madrid, 2014.

148 páginas, 14 euros.

Un viaje del nacimiento a la muerte. Así podría resumirse esta primera novela de la sevillana Beatriz Rodríguez Delgado (1980), aún [sic] a riesgo de no decir nada de este libro que sorprende a cada página y que resulta todo un descubrimiento. La autora estructura su historia a partir de escenas independientes, casi fogonazos de la existencia de su protagonista. Podría haber escrito un libro de relatos si no hubiera elegido [sic] un nexo sutil pero persistente entre episodios. Los distintos capítulos son presentados con el nombre de una técnica pictórica –dripping, grisalla o lápiz, por citar algunos- cuyos procedimientos trata de emular la autora en cada fragmento. Hay que añadir un estilo meticuloso, atrevido con el lenguaje, que busca al lector menos conformista.

Sin embargo, lo mejor es el calado psicológico de los personajes. Se comprende que eso es lo que pretendía la autora al presentarnos este mosaico de tramas: abordar un estudio profundo de las psicologías de sus actores. Lo hace con imaginación desbordante, que le lleva a idear historias que mucho tienen de leyenda, con una sutileza poco común. En uno de los capítulos, unos adolescentes reparan por primera vez en la belleza de un amanecer. El lector entiende lo que ese pequeño gesto significa: han crecido. No necesitamos más explicaciones. Léanlo.

Care Santos

PD: “han crecido”

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | 3 comentarios

PENGUIN RANDOM HOUSE Y PLANETA: CONDENADOS A “FUSIONARSE”

-¡Margaret, Margaret, en Planeta no paran!

-Vamos a ver, Daphne, ¿a qué viene ese escándalo?

- Mira y fíjate: ayer se quedaban con el 100% de Círculo de lectores y, en noticia de hace unas horas, me entero de que jubilan a Beatriz de Moura, lo que significa la integración de hecho de Tusquets en el grupo. Y hace un año lo de Grup 62.

-Nada, tonterías. No sé por qué alborotas tanto. Esto es lo que las campeonas de Mus llamamos engordar para morir.

-Has cambiado de marca de ginebra, ¿verdad sargento? Como si lo viera. Hasta que no vuelvas a encontrar la dosis…

- Daphne, estoy completamente sobria. Planeta, en el nuevo escenario internacional del libro, no tiene futuro como grupo independiente.

-Argumenta. A ver si me convences.

- Según la última clasificación de los 56 grupos editoriales más grandes del mundo (con datos cerrados a 2013), publicada por Publisher Weekly el pasado 27 de junio, Planeta, que en 2011 era el 6º grupo por ingresos del mundo con 2.304 millones de dólares, ha pasado a ser el 8º en 2013 con unos ingresos de 2.161 millones de dólares. La facturación en 2012 había subido a 2.597 millones de dólares, pero mira el bajón que ha pegado en un año. Para que puedas comparar, te copio aquí la clasificación del año pasado de Publisher Weekly.

- La crisis es lo que tiene.

- No Daphne, te equivocas. En ese mismo periodo de dos años, Random House ha incrementado su cifra de negocio en más de un 60%  pasando de 2.274 millones de dólares en 2011 a 3.664 millones en 2013. Subiendo del puesto 8º al 5º del mundo.

-Ya, sargento, pero…

- Une a esto los problemas que ha tenido Planeta en los últimos años para refinanciar su deuda.

- ¿Quién no tiene problemas con los bancos?

-Los americanos, los ingleses y los alemanes no los tienen, querida amiga Daphne.

-Sigues sin convencerme, Margaret.

-No había terminado. ¿Te has enterado del órdago que ha echado Amazon en el mercado norteamericano metiendo mano a un grupo del tamaño de Hachette (2.851 millones de $ de ingresos en 2013)? Como bien cuenta Guillermo Altares (aquí): ” España no se ha visto alcanzada todavía por la primera guerra mundial del libro, pero, como afirma un editor alemán que también pidió no ser identificado, “llegará cuando Amazon tenga la fuerza suficiente”.”

-Jeff Bezos es calvo, Maggie.

-Tú sí que no te enteras. Amazon obtuvo unos ingresos declarados de 74.450 millones de dólares en 2013. La compañía de Bezos el calvo factura 35 veces más que Planeta y 8 veces más que Pearson, el grupo editorial más grande del mundo.

-Pero los españoles somos campeones del mundo de futbol y… ¡¡Po-de-mos!!

-Únele a esto la compra que acaba de hacer Andrew “el chacal” Wylie quedándose con los derechos de los autores en castellano que Carmen Balcells tenía. Lo de Wylie -ni un pelo de tonto- es un claro movimiento para ocupar el mercado latinoamericano, uno de los que mayor crecimiento tiene. Solo un ejemplo: en EEUU los hispanohablantes ya son 55 millones, 10 más que hace cinco años. Wylie sabe que la próxima batalla se va a celebrar en el mercado latino y a rio revuelto…

-Sí, sargento, pero Felipe VI, el nuevo rey, ha dicho que España va a ser…

-Hoy también se ha publicado esto -con base en un comunicado del grupo- sobre Penguin Random House. Mira cómo se están posicionando en el mercado en castellano. Los dueños de este grupo son Bertelsman (alemanes), en un 53%, y Pearson (ingleses) con un 47%. Estos dos players están viendo las barbas de su vecino -Hachette- afeitar y saben que cuando Bezos decida morder la manzana del castellano no les queda más remedio que ser mucho más potentes. Aquí la nota de prensa -sin editar- de PRH.

-Me empiezas a convencer, Margaret. Entonces, ¿tú no crees que Felipe VI y su señora -con lo majos y guapos que son- puedan defender a nuestra editorial?

-Mira, en menos de un año veremos la creación de Planeta Penguin Random House. Pondrán el nombre de Planeta delante, pero… Y lo vamos a ver porque de otro modo Amazon se las va a pasar por la piedra a todas ellas una tras otra. Planeta meterá en ese nuevo grupo su negocio literario, dejará fuera los libros de texto, los periódicos y lo audiovisual, pero, querida y atontada Daphne: blanco y en botella.

-Jo, sargento…

-Me apetece que se produzca esto que anuncio sólo por un motivo: para leer las estupideces que los periodistas culturales como Winston Manrique Sabogal, Juan Cruz o Peio H. Riaño publicarán. Ya verás. Cosas como “Megafusión en las letras latinoamericanas”, “Planeta se pone a la cabeza del negocio editorial en español”. Cosas así veremos, acuérdate.

 

 Más información

Con su buen hacer de siempre, Xavi Ayén, en La Vanguardia de hoy, entrevista a Beatriz de Moura y a Juan Cerezo (nuevo director editorial de Tusquets). Además, escribe un artículo sobre cómo está hoy el cotarro en España. Artículo que con todo el sentido titula a la Zweig “El mundo (editorial) de ayer”. Yo en mi escrito de arriba no he querido hablar de las edades y las enfermedades de los que hasta hoy han sido los popes de la edición en nuestro país, me parecía de mal gusto. Xavi Ayén no ha tenido reparo. La verdad es que por desgracia es un dato que va a influir. Pinchen abajo para leer el análisis de Ayén.

ayer

 MÁS

En homenaje a doña Beatriz de Moura y como muestra de agradecimiento por los más de 45 años dedicada a la edición, incluyo este link a “LUZ”, un artículo de la propia doña Beatriz sobre el arquitecto Oscar Tusquets, su primer marido y cofundador de la editorial del mismo nombre. El link conduce a la página oficial de Oscar Tusquets.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | 22 comentarios

NOS4A2

En estos días, Suma de las letras edita “NOS4A2“, la última novela de Joe Hill, uno de los hijos escritores de Stephen King. Vean la portada en USA.

Y ahora observen la portada en España:

Portada de NOS4A2

¿No ven la diferencia? La editorial española, que como todo el gremio considera al lector español poco menos que tontito, ha aprovechado el espacio que ocupa “A NOVEL” -cosa que aquí no se usa- para poner “(NOSFERATU)”, que es a lo que suena en inglés -pronunciando los números- el título. No sea que el subnormal que compra libros de terror en nuestro país no se dé cuenta, cuando esté ante la mesa de novedades, que esta novela es de ese género. No ha bastado, a juicio de los editores, la sangre en la matrícula. De buena fuente nos llega que estuvieron tentados de ponerle además una faja con la siguiente leyenda: “Con este aterrador thriller Joe Hill deja las novelas de Stephen King, su padre, a la altura de las aventuras de Heidi. Michiko Kakutani; The New York Times“. Pero les pareció demasiado. Menos mal.

¿Incurre la editorial en el “spoiler” con eso de Nosferatu? No lo sé, no he leído la novela. De todos modos tiene la cosa narices.

¿A que más de uno de entre ustedes se ha acordado de Christine, la gran novela de su padre?

Vean la web de Owen King, el otro hijo escritor de Stephen King. Aquí el que no corre, vuela.

Esto me recuerda el negocio que tienen montado nuestros más reputados escritores de libros de autoayuda y sus hijas (aquí). Pero en el mundillo literario español no son los únicos (aquí).

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | 6 comentarios

200 NÚMEROS DE LA REVISTA QUÉ LEER

Desde hace unos años, los Reyes Magos (que son unos cabrones), sólo nos traen malas noticias. ¿Por qué no abdican también esos incompetentes? En enero de 2012, sus graciosas majestades -fueron ellos, un republicano Papa Noel no lo hubiera permitido- nos anunciaron que MC Ediciones, empresa que publicaba y publica la revista Qué Leer (y entonces 70 cabeceras más) se declaraba en concurso de acreedores. La empresa presentó un plan de viabilidad mediante el cual cerraba las revistas no rentables (la mayoría) y se quedaba con las que tenían futuro, entre ellas Qué Leer. Hoy la cosa va mejor y el 13/02/14, con su correspondiente anuncio en el BOE, se cerró el concurso de acreedores y se pasó a la fase de convenio.

En aquellos duros momento de hace dos años y medio nos pusimos en contacto con Milo Krmpotic, redactor jefe de la revista y entonces (como ahora) uno de los dos únicos -con Antonio Iturbe- empleados de la publicación literaria. En los primeros meses de Patrulla de Salvación, Milo entraba mucho a comentar en nuestro blog y luego nos enrollábamos contando cotilleos por gmail y eso. Hoy Milo está disgustado conmigo y cuando le mando alguna pregunta me responde con monosílabos y si hay suerte con onomatopeyas. Es lo que tiene la guerra, los amigos duran poco. Pero a lo que iba: nos contó con detalle lo que estaban sufriendo con el concurso de acreedores y la escasez de medios con que trabajaban. No les voy a dar detalles, pero hay que reconocer que Antonio y Milo le echaron un par.

nº 200

Porque conocemos todo aquello y porque compramos la revista desde su primer número (hace 19 años), nos alegramos tanto de que hayan cumplido los 200 números. ¡¡Enhorabuena!!

La revista, fundada por el matrimonio Elisenda Nadal-Jesús Ulled, nació en 1995 con la intención de que fuera la Fotogramas de los libros, totalmente alejada del coñazo que eran -y son- las revistas y suplementos literarios de la época. El primer consejo editorial de la revista estuvo formado -¡atención!- por Jorge de Cominges (director), Antonio Iturbe (redactor jefe), Margarita Riviere, Sergio Vila-Sanjuan y la citada pareja Nadal-Ulled. ¡Casi na! Todo esto nos lo recuerda Toni Iturbe en un imprescindible artículo sobre la historia de estas dos centenas de ejemplares en las páginas centrales de este número 200 de Qué Leer. Muchas cosas han pasado en esta gaceta de la actualidad literaria. Quien no recuerde, por ejemplo, las crónicas de Anibal Lector, demuestra que no se ha enterado de gran cosa en lo referente a edición de libros en la España de estas dos últimas décadas. ¿Y los cabreos que nos hemos cogido por los dichosos tinteros en las reseñas? Más de 4.000 críticas literarias publicadas por Qué Leer en estos 19 años.

En los años entorno a 2005 se llegaron a vender más 100.000 ejemplares (dato EGM) mensuales. En aquella época, se criticaba la revista diciendo que era “el HOLA de los libros”. Los números de hace 10 años -era época de bonanza económica y de mayor gasto en libros por parte del consumidor- estaban plagados de anuncios, de reportajes sobre fiestas literarias, entregas de premios y demás colorín. Este nº 200 que tengo en las manos sólo tiene un 10% de páginas dedicadas a la publicidad. Hoy la revista -quizás porque ya no debe pleitesía a los grandes anunciantes- es un inmejorable mostrador en el que enterarse de lo que ocurre en el mundo editorial español. Para que vean, unas gafas: Además de las reseñas y las noticias de actualidad, pueden ustedes leer en este número un extenso artículo sobre John Dos Passos, entrevistas con Maruja Torres, Maha Akhtar y Xavi Ayen (autor del insuperable  “Aquellos años del Boom“, RBA, 2014) y un largo y divertido reportaje sobre literatura juvenil entre otras cosas. Se habla de superventas, sí, pero también de libros como este que lo van a comprar tres personas: el autor, su novia y su padre. Y, a lo mejor, algún estudiante despistado de medicina. Aunque Olmos diga en la reseña en la revista que es cojonudo. Qué iba a decir Alberto de un libro rarito como este. (Aquí la reseña) También hay una entrevista, en la sección “Bestiario Editorial” de la última página, con los editores (independientes) de dicho volumen.

QL

nº 201

Si eres un perroflauta letraherido de esos que no quiere saber nada sobre libros que no sean los de Tao Lin y David Foster Wallace, no compres Qué Leer. Si eres tan cultureta que te dan arcadas sólo con oír nombres como los de Dan Brown o John Grisham, no compres Qué Leer. Pero si eres una persona inteligente -sin prejuicios- que no quiere irse a la tumba sin haberlo probado todo (literariamente se entiende); que necesita comparar y así elegir lo mejor, entonces compra Qué Leer. Si te interesa saber qué pasa en el mundo editorial; qué se lee entre el público que sigue encendiendo un libro con la última página del anterior, entonces, definitivamente, compra Qué Leer. Si leer es un placer para ti, compra Qué Leer. Osti, tú: perdón por la última frase, parece de una sinopsis o de una faja.

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | 7 comentarios